El primer ministro, Benjamin Netanyahu, habló el miércoles con la canciller alemana, Angela Merkel, luego de su reciente anuncio de que no buscará la reelección, agradeciéndole por contribuir a la seguridad de Israel.

«Seguiremos trabajando juntos para avanzar en nuestros objetivos compartidos», dijo Netanyahu al líder alemán, según un comunicado de su oficina.

Merkel, que ha dirigido Alemania desde 2005, anunció el mes pasado que no buscaría un quinto mandato como canciller y que dimitiría como presidenta del partido gobernante Unión Demócrata Cristiana (CDU) cuando seleccione un nuevo líder en diciembre.

Su anuncio se produjo después de que la CDU y su partido hermano bávaro sufrieran una serie de reveses en las elecciones estatales, lo que erosionó aún más su ya inestable autoridad tras la pobre actuación de la alianza electoral en las elecciones nacionales de 2017.

Aunque Merkel sigue siendo personalmente popular, muchos analistas creen que luchará para aferrarse a la cancillería hasta 2021, cuando está programada la próxima votación a nivel nacional.

La canciller alemana, Angela Merkel, llega a la reunión semanal del gabinete del gobierno alemán en la cancillería de Berlín, el 24 de octubre de 2018. (Markus Schreiber / AP)

Durante sus más de 13 años en el cargo de canciller, Merkel destacó el compromiso de Alemania con Israel y su lucha contra el antisemitismo a la luz del Holocausto y también subvencionó parcialmente las compras israelíes de submarinos de fabricación alemana.

Sin embargo, se ha encontrado con Netanyahu en una serie de problemas, entre ellos la construcción de poblados israelíes en Judea y Samaria, y el acuerdo internacional destinado a limitar el programa nuclear de Irán.

Merkel se reunió con Netanyahu el mes pasado durante un viaje a Jerusalem, donde reiteró el compromiso de Alemania con la seguridad de Israel y dijo que está de acuerdo con Netanyahu sobre la necesidad de evitar que Irán obtenga capacidades de armas nucleares. Al mismo tiempo, dijo que Jerusalem y Berlín no están de acuerdo sobre la mejor manera de lograr su objetivo común.

Alemania es el mayor socio comercial de Israel en Europa y durante las últimas décadas ha sido uno de sus aliados más fuertes. Israel se estableció tres años después del final de la Segunda Guerra Mundial, y el gobierno alemán pagó miles de millones en reparaciones a los sobrevivientes del Holocausto y se posicionó como líder en la lucha contra el antisemitismo.