Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Soleimani de Irán “jugó un papel importante” en la violenta represión de protestas en Irak

AP

BAGDAD: El gobierno de Irán envió a facciones armadas respaldadas por Irán para reprimir las manifestaciones y matar a los manifestantes, dijeron el martes altos funcionarios de seguridad y políticos iraquíes.

Se dice que los grupos dependen directamente del general Qasem Soleimani, comandante de la Guardia Revolucionaria de Irán (IRGC).

“El general vino personalmente a Bagdad hace unos días para gestionar la crisis”, dijo un alto funcionario de seguridad en Bagdad. “Dio las órdenes de tratar brutalmente a los manifestantes, e incluso de matarlos para sembrar el terror en los corazones de los demás”.

“Por orden suya, los líderes de seguridad iraquíes fueron excluidos de (lidiando con las protestas), Internet fue bloqueada, la mayoría de los periodistas locales que cubrían las manifestaciones fueron amenazados y algunas estaciones de televisión por satélite locales y árabes fueron incendiadas”.

En la última semana se han producido manifestaciones generalizadas en Bagdad y en siete provincias del sur, dominadas por los chiítas, para protestar contra la corrupción, los altos niveles de desempleo y la falta de servicios básicos diarios. Se volvieron violentos cuando la policía antidisturbios iraquí utilizó balas reales y gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes que intentaban llegar a la sede del gobierno y de los partidos políticos.

En los últimos ocho días, más de 180 personas han muerto y 7.000 han resultado heridas, incluyendo personal de seguridad, y docenas de edificios gubernamentales, sedes de partidos políticos y vehículos militares han sido incendiados, dijeron fuentes de seguridad.

Las imágenes de vídeo grabadas por manifestantes y activistas revelan que muchos de los manifestantes que murieron estaban desarmados y no se encontraban lo suficientemente cerca de los servicios de seguridad o de los edificios gubernamentales como para constituir una amenaza.

Uno de los videos vistos por Arab News mostraba a un joven manifestante corriendo por un pequeño mercado popular para escapar de sus perseguidores. Cuando se detuvo para hablar con alguien, un pistolero se acercó y, desde una distancia de menos de un metro, le disparó en la cabeza.

En un discurso pronunciado el lunes por la noche, el presidente iraquí Barham Salih reconoció que se había utilizado fuerza excesiva contra los manifestantes, pero añadió que las autoridades no dieron ninguna orden de utilizar fuerza letal, y que los asesinos son delincuentes.

“Dirigirse a manifestantes pacíficos y a las fuerzas de seguridad a balazos es inaceptable en Irak, que hemos aceptado y prometido ser una democracia en la que se fomentan los derechos y las libertades”, dijo.

“El gobierno y los comandantes de los servicios de seguridad nos aseguran que no hubo órdenes de disparar, y que estos abusos, la violencia excesiva y los ataques (de manifestantes) con balas reales, no fueron (el resultado de) una decisión del estado y sus agencias. En consecuencia, los autores son criminales y forajidos”.

Los jefes de seguridad dijeron que el primer ministro Adil Abdul Mahdi hizo caso omiso de sus recomendaciones de no utilizar la fuerza contra los manifestantes siempre y cuando no constituyeran una amenaza para los ciudadanos o el Estado, y de tratar de calmar su ira. En lugar de dar un tiempo para encontrar una solución pacífica, ordenó a las facciones armadas aliadas con el gobierno que se ocuparan de la situación, dijeron los funcionarios de seguridad.

Se dice que las facciones que salieron a la calle son la Organización Badr, el mayor grupo armado chiíta, Asaib Ahl Al-Haq, las Brigadas Sayyid Al-Shuhada y Saraya Al-Khorasani. Los líderes de seguridad, políticos y activistas dijeron que estos grupos desempeñaron un papel fundamental en la represión de las manifestaciones y el asesinato de los manifestantes.

Las autoridades iraquíes bloquearon el martes el acceso a Internet por octavo día consecutivo en un intento de controlar las protestas e impedir que los manifestantes compartieran vídeos e imágenes que esperan que ayuden a obtener más apoyo nacional e internacional.

La mayoría de los periodistas y activistas iraquíes y extranjeros que informaron o supervisaron las protestas abandonaron Bagdad la semana pasada tras recibir advertencias de que se habían dictado órdenes de detención contra decenas de ellos en virtud de la legislación sobre terrorismo, cuyo castigo incluye la pena de muerte o la prisión perpetua.

Vía Arab News

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More