Noticias de Israel en español 24 horas en directo

F-35s Vs. el mundo: ¿Quién ganará el gran concurso de cazas de Canadá?

Por David Axe | En: The National Interest | Traduce: Noticias de Israel

Dos de las cuatro compañías que competían para construir nuevos cazas para la Real Fuerza Aérea de Canadá a principios de julio de 2019 amenazaron con abandonar el concurso.

La firma estadounidense Boeing y la europea Airbus, constructoras del F/A-18E/F Super Hornet y del Eurofighter Typhoon, respectivamente, afirmaron que el gobierno canadiense ha inclinado injustamente la competencia de los cazas hacia la empresa estadounidense Lockheed Martin.

Lockheed fabrica el caza furtivo F-35. Canadá tiene una participación de $500 millones en el programa F-35. La empresa sueca Saab, con su caza Gripen, también está compitiendo para reemplazar los antiguos y antiguos F/A-18 de la RCAF.

“Boeing y Airbus han escrito formalmente a Ottawa expresando su preocupación por los requisitos actuales”, informó Reuters.

“Pat Finn, máximo responsable de compras del Ministerio de Defensa, confirmó que una de las cuatro empresas había enviado una carta formal, pero no dio detalles”, añadió el servicio de noticias. “La última solicitud de propuestas está prevista para el 17 de julio de 2019 y aún se están considerando modificaciones”.

“Continuamos involucrando a los cuatro”, dijo Finn a Reuters. “Hemos tenido algunos comentarios (tales como)’Si no se hacen cambios en tal lugar, entonces francamente consideraríamos la posibilidad de no pujar'”.

Las objeciones de las compañías son sólo las últimas complicaciones del vacilante esfuerzo de Canadá por comprar un nuevo caza para su atribulada fuerza aérea.

En mayo de 2019, el gobierno canadiense se retractó de la exigencia de que el proveedor del nuevo caza de la RCAF también canalizara el trabajo en los aviones a empresas canadienses.

Los Estados Unidos habían objetado el requisito y amenazado con retirar de la competición al caza furtivo F-35 fabricado por Lockheed para sustituir los 85 F/A-18 actuales por hasta 88 nuevos reactores.

Los F/A-18 en servicio RCAF se conocen como CF-18.

Los beneficios industriales recíprocos son comunes en las competiciones de caza. La idea es que una empresa que construye aviones para un país extranjero también debe asegurarse de que las empresas de ese país obtengan subcontratos para suministrar piezas para el esfuerzo principal de producción. De esta manera, una licitación del gobierno a una empresa extranjera también apoya algunos puestos de trabajo nacionales.

Hubo un problema cuando Ottawa relanzó su competencia de 19.000 millones de dólares para reemplazar los F/A-18 de la década de 1980, que carecen de actualizaciones clave y se están volviendo rápidamente obsoletos, según los propios auditores del gobierno canadiense. El RCAF quería que el F-35 compitiera en la competición junto con el Gripen, el Eurofighter y el F/A-18E/F.

Pero Canadá ya es socio en el programa internacional F-35. Después de pagar $500 millones en el esfuerzo de desarrollo del avión, Canadá se convirtió en elegible para porciones del proceso de producción. Durante los últimos 20 años, las empresas aeroespaciales canadienses han recibido contratos por un valor no inferior a 1.500 millones de dólares para construir piezas para el F-35.

La oficina del programa F-35 en los Estados Unidos afirma que reparte el trabajo sobre la producción de F-35 estrictamente por méritos. Al exigir que el programa F-35 garantice a las empresas canadienses una cierta cantidad de trabajo como plazo para competir por el contrato de caza de RCAF, Ottawa violó su acuerdo con el programa F-35.

Después de que Washington amenazó con retirar el F-35 de la competencia canadiense, Ottawa retrocedió. “El gobierno canadiense permitirá un’enfoque flexible’ en la determinación de los beneficios industriales para el nuevo programa de cazas, dando paso a Lockheed Martin y al gobierno de Estados Unidos para que liciten por el proyecto”, reportó el National Post.

Pero las concesiones a Washington y Lockheed parecen haber fracasado. Si Boeing y Airbus abandonan el concurso, Canadá tendrá pocas opciones y ningún medio para obligar a Lockheed a mantener bajos los costes y cumplir los plazos. Si Saab también se retira, la adquisición de cazas por parte de Canadá podría convertirse en una actividad no competitiva y potencialmente no iniciada desde el punto de vista político.

La posibilidad de un nuevo fracaso programático debería preocupar a los funcionarios canadienses encargados de las adquisiciones. En los últimos años, las compras fallidas de cazas han enturbiado la política del país.

En 2010, el gobierno del Partido Conservador de Canadá anunció planes para adquirir 65 nuevos cazas furtivos F-35 para 2020. Pero el gobierno nunca comparó justamente el F-35 con los tipos de caza rivales como el Eurofighter Typhoon, concluyó el Auditor General de Canadá en un informe de 2018.

“La Defensa Nacional no manejó el proceso para reemplazar la flota del CF-18 con la debida diligencia.”

En 2015, el candidato del Partido Liberal Justin Trudeau hizo del F-35 un tema importante en su campaña para primer ministro. Trudeau ganó. Y en 2017, Ottawa retiró su propuesta de comprar F-35 y, en su lugar, lanzó la competencia actual para adquirir 88 cazas.

El avión entraría en servicio en 2032, lo que significa que los viejos Hornets tendrían que seguir volando 12 años más de lo que el gobierno había planeado originalmente. Ottawa consideró brevemente la posibilidad de adquirir 18 F/A-18E/Fs de Boeing para reforzar los Hornets de modelo temprano, pero el gobierno canceló el plan durante una disputa comercial entre Estados Unidos y Canadá en 2017.

Fuente The National Interest

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More