Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Trump está tomando el enfoque inteligente hacia Venezuela

Por: Jenny Beth Martin | En: BREITBART | Traduce: Yojanán Sarmiento @jalamuen

iStock / Getty Images Plus

Una situación política muy difícil en Venezuela tiene un impacto directo en los Estados Unidos y en nuestra capacidad de mantener nuestra energía y nuestra seguridad nacional. En cuestión, el mayor yacimiento petrolífero del mundo, y si Estados Unidos mantendrá o no su acceso a tan vastos recursos energéticos. La administración Trump tomó la decisión correcta hace un mes cuando decidió extender por tres meses más las exenciones, permitiendo que varias compañías de energía estadounidenses tuvieran permiso para mantener sus operaciones en Venezuela.

Pero, ¿qué sucederá a finales de octubre, cuando expiren esas exenciones extendidas? Si la administración Trump es inteligente, hará el juego correcto a largo plazo al extender las exenciones indefinidamente, permitiendo que continúe una asociación vital entre los Estados Unidos y Venezuela.

Retrocedamos un poco.

Venezuela -no Estados Unidos, ni Arabia Saudita, ni Irán, ni Rusia, ni ningún otro país- contiene las mayores reservas probadas de petróleo del mundo, estimadas entre 300.000 y 500.000 millones de barriles.

Y aunque la producción de petróleo ha caído significativamente en Venezuela en los últimos años bajo el peso de la mala gestión y la incompetencia del gobierno socialista, esas reservas de petróleo todavía tienen un enorme valor estratégico para cualquier nación que tenga acceso a ellas. Es por eso que Rusia y China están lanzando miles de millones de dólares a Venezuela en este momento, para apoyar al régimen de Caracas con la esperanza de que puedan ganarse el favor, esperar a la administración Trump, y eventualmente poner sus manos en esos campos petroleros.

Después de las elecciones nacionales del año pasado en Venezuela, que fueron consideradas ilegítimas por la comunidad internacional, Estados Unidos y decenas de otros gobiernos optaron por no reconocer a Nicolás Maduro como el presidente legítimo de Venezuela. En su lugar, eligieron reconocer a Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, quien fue reconocido por sus colegas asambleístas como el presidente interino de Venezuela el 23 de enero de este año.

Menos de una semana después, en un intento de aumentar la presión y obligar a Maduro a abandonar el poder, el gobierno de Trump impuso duras sanciones económicas contra el régimen. Pero incluso cuando promulgó las sanciones, eximió específicamente a varias compañías petroleras y de servicios petroleros con sede en Estados Unidos, concediéndoles exenciones durante seis meses para permitirles continuar haciendo negocios en Venezuela. Esas exenciones se fijaron para que expiraran a finales de julio. Pero en el último minuto, la administración Trump decidió extender las exenciones por otros 90 días, hasta finales de octubre.

Así que, en aproximadamente 60 días, la administración Trump tendrá que volver a tratar el tema de nuevo. Y, de nuevo, algunos dentro de la administración argumentarán que es hora de poner fin a las exenciones e imponer plenamente las sanciones, forzando así los intereses energéticos de Estados Unidos fuera de la atribulada nación.

Si eso ocurriera, Estados Unidos dejaría miles de millones de dólares en equipos, infraestructura y otros activos que producen energía. Esos activos probablemente serían nacionalizados por el régimen de Maduro, y luego vendidos o intercambiados a Rusia o China a cambio de infusiones a corto plazo de divisas duras tan desesperadamente necesitadas por un gobierno corrupto que ahora se enfrenta a una inflación de más de 100.000 por ciento. Pero sin inyecciones masivas de capital, esos activos se deteriorarían aún más y dificultarían aún más la tarea de reconstrucción en el futuro.

En cambio, la administración Trump debería dejar claro a todos que no tiene intención de obligar a las compañías de servicios petroleros con sede en Estados Unidos a retirarse de Venezuela. Su presencia continua será una parte necesaria de los esfuerzos internacionales para ayudar a reconstruir la economía de la nación después de la partida de Maduro y sus compinches, y el restablecimiento de un gobierno popular y democráticamente elegido.

La industria energética de Estados Unidos ha estado involucrada en Venezuela durante casi un siglo, de hecho, el próximo año se cumplirá el centenario de nuestra alianza energética con Venezuela. Mantener nuestra presencia energética en las operaciones de Venezuela puede no ser la jugada obvia en los esfuerzos de la administración Trump por sacar del poder al corrupto régimen de Maduro. Pero a la larga, es la jugada inteligente.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More