Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Primera doctora etíope de las FDI lucha por sus derechos como inmigrante

Por: Maayan Jaffe-Hoffman / En: Jpost / Traducción de Noticias de Israel

Foto: cortesía

La primera doctora etíope-israelí de las FDI, la Dra. Hadas Malada-Matzri, fue una de las activistas más enérgicas del pasado mes de julio, cuando miles de etíopes-israelíes salieron a la calle con un furor inusitado, después del mortífero tiroteo contra Salomón Tékah, de 18 años.

La atención de los medios que generaron los disturbios abrió una plataforma para que los miembros de la comunidad pudieran hablar sobre los desafíos que han enfrentado como inmigrantes negros a Israel.

Malada-Matzri recurrió a los medios de comunicación social y habló de que sus compañeros la llamaban “kushit” y de los pacientes, incluido un piloto con rango de coronel, que se negaba a ser tratado por ella. Una mujer soldado dijo que no quería ir a la “doctora etíope maloliente”.

Malada-Matzri también contó la vez que llevó a dos de sus hijos pequeños a una cita en la clínica de salud maternoinfantil de Ofakim y que los niños y niñas de una escuela cercana la sometieron a lanzamientos de piedras y insultos.

Pero Malada-Matzri no ha dejado que el racismo le impida tener éxito o hablar en nombre de su pueblo.

Emigró a Israel en 1988 a la edad de cuatro años como parte de la misión de rescate de la Operación Salomón. En ese momento, sufría de desnutrición y malaria. Pasó sus primeros seis meses en Israel en rehabilitación y ha dicho en entrevistas que esta experiencia fue lo que la llevó a convertirse en doctora.

Su familia se estableció en Beer Sheva, donde Malada-Matzri fue a la escuela y se destacó. Hacia el final de su carrera en la escuela secundaria, fue identificada por el Departamento de Recursos Humanos de la FDI y colocada en el programa de reservas académicas de la FDI, donde se especializó en medicina.

Malada-Matzri se graduó de la escuela de medicina de la Universidad Ben-Gurion en el Néguev. Se desempeñó como Oficial Médico con el rango de Capitán de la Fuerza Aérea Israelí en la Base Hatzerim durante cinco años.

Hoy en día, se especializa en medicina familiar y trabaja en la región sur del Servicio de Salud de Clalit.

Malada-Matzri es conocida por su trabajo en la lucha contra la prohibición del Ministerio de Salud de la sangre donada por los etíopes-israelíes. También es una voluntaria activa en programas que ayudan a enseñar y entrenar a estudiantes etíopes.

“Comprendí que hay todo tipo de prácticas inadecuadas en el sistema de salud cuando se trata de nuestra comunidad, y que si no venimos de abajo hacia arriba para cambiarlas, entonces no cambiarán”, dijo Malada-Matzri en una entrevista con el Fondo Nuevo Israel.

Atribuye su éxito a su familia. “Mis 10 hermanos y yo recibimos charlas diarias sobre la importancia de la educación”, dijo. “Mi madre se presentó a las reuniones de la escuela, incluso cuando no entendía una palabra.”

También señaló que “Mis padres modelaron la acción social para nosotros. Nos vino de forma natural”.

Vía The Jerusalem Post

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More