F-35 Adir: el caza de Israel que puede vencer al S-300 de Rusia

Artículo publicado el: 11 Oct de 2018 a las 10:00

F-35 Adir: el caza de Israel que puede vencer al S-300 de Rusia

El arribo de los aviones de combate F-35 (llamados “Adir”, en Israel) es un hito importante en el largo proceso de aceptación de los aviones en el servicio de la Fuerza Aérea de Israel (FAI), un proceso que comenzó en 2008, cuando Israel solicitó por primera vez los aviones.

Construidos por Lockheed Martin, los jets tienen una firma de radar extremadamente baja que permite que el avión opere sin ser detectado dentro del territorio enemigo, así como evadir sistemas avanzados de defensa de misiles como el avanzado sistema de defensa de misiles S-300 y S-400 de fabricación rusa.

Israel ya ha probado silenciosamente formas de derrotar al avanzado sistema de defensa aéreo de Rusia, participando en varios ejercicios conjuntos entre las fuerzas aéreas griegas e israelíes sobre la isla de Creta, donde hay un sistema estacionado. Los ejercicios han permitido que los aviones de guerra israelíes recaben datos sobre cómo el sistema avanzado puede ser cegado o engañado.

Los F-35 Adir de Israel fueron diseñados según las propias especificaciones de Israel y están integrados con las cápsulas de guerra electrónica fabricadas en Israel y con armamento israelí, todas instaladas una vez que los aviones aterrizan en Israel.

Los F-35 israelíes tienen componentes construidos por varias compañías locales de defensa, incluyendo Israel Aerospace Industries que produjo las alas exteriores, Elbit System-Cyclone que construyó los componentes compuestos del fuselaje central y Elbit Systems Ltd, que fabricaba los cascos usados ​​por los pilotos.

Israel también es el único país socio que se ha asegurado el derecho de los Estados Unidos para realizar el mantenimiento a nivel de depósito, incluidos los motores de reacondicionamiento y los componentes del fuselaje, dentro de sus fronteras.

Mucho se ha dicho sobre las capacidades especiales del F-35 y el salto tecnológico que da a la IAF. Las impresionantes innovaciones tecnológicas del avión incluyen:

Israel y el F-35

¿Atacará Israel a las fuerzas respaldadas por Irán en Iraq?

Una línea de producción construida en la planta de IAI en Lod produce las alas de F-35 – actualmente tiene una orden para más de 800 pares de alas. Fuentes de la industria de defensa israelí creen que las nuevas órdenes traerán más negocios a la industria israelí, estimada en varios miles de millones de dólares. Además, el casco único del F-35 es el resultado de un desarrollo israelí, y está siendo fabricado por una filial de Elbit Systems en los Estados Unidos.

Los detalles reales de las primeras misiones operacionales del avión Lockheed Martin F-35 Lightning II que se llevaron a cabo en los últimos meses por la Fuerza Aérea de Israel, están sujetas a la seguridad operativa y no se pueden divulgar. Pero el anuncio hecho el martes por el comandante de la IAF, Amikam Norkin, de que los F-35 de Israel que operaron desde la base aérea de Nevatim ya habían participado en misiones de ataque operacionales, fue en sí mismo, tan importante como las mismas misiones.

El F-35 ha estado volando con la IAF durante 17 meses. La velocidad a la que se han entregado es relativamente lenta: solo nueve han sido suministrados hasta ahora por los Estados Unidos, menos de la mitad de la fuerza habitual de un escuadrón caza de la IAF. Sin embargo, la IAF anunció en diciembre que había alcanzado la Capacidad Operativa Inicial (IOC) con el F-35, lo que significa que las aeronaves que ya estaban en servicio, junto con sus pilotos y tripulación de tierra, estaban listas para llevar a cabo operaciones limitadas, y no simplemente vuelos de entrenamiento.

No todas las misiones que el F-35 ha llevado a cabo hasta ahora necesitan esta capacidad. Tomaron parte en un ataque aéreo contra un túnel de Hamás en el límite de la Franja de Gaza. Hamás no tiene radar, pero los F-35 se usaron en esta misión relativamente simple como parte del proceso a través del cual se prueba varias capacidades. Operaciones más complejas contra objetivos iraníes y de Hezbolá al norte de Israel habrían utilizado sus capacidades de sigilo y algunas de ellas no implicaban necesariamente al F-35 lanzando sus propios misiles.

Con el F-35, Israel también tomó atajos para poder operar temprano en el Medio Oriente. Mientras que otros clientes extranjeros han comenzado a capacitarse en sus F-35 en los Estados Unidos utilizando instalaciones de la fuerza aérea estadounidense para dar a sus pilotos su experiencia temprana con el avión, la IAF prefirió no volar el avión en los Estados Unidos. Todo el entrenamiento que sus primeros pilotos hicieron allí fue en simuladores. La primera vez que un piloto israelí despegó en un F-35 fue de Nevatim en el Negev, la mañana después de que el avión aterrizó allí en un vuelo de entrega en diciembre de 2016.

Entre las razones particulares por las que la IAF se ha apresurado a llevar al F-35 al servicio operativo, ha sido la decisión del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán de intentar impulsar sus propias capacidades a través de la frontera israelí: operando aviones teledirigidos desde las bases en Siria y trabajando con el régimen de Assad para mejorar sus capacidades de defensa aérea. Otra circunstancia que ha cambiado en los últimos dos años ha sido la presencia del ejército ruso, con sus avanzados sistemas de defensa antiaérea S-300 y S-400. Mientras Israel y Rusia tienen un sistema eficiente de “desescalada” que asegura que las dos naciones no se enfrentan entre sí por Siria, la presencia rusa, así como la de otras fuerzas aéreas que operan en la región con intensidad creciente, significa, como dijo un alto oficial IAF esta semana: “Debemos tener mucho más cuidado al operar sin ser observados”.

Israel fue el primer país en utilizar los principales aviones de combate estadounidenses anteriores en combate: el F-15 y el F-16. Su éxito operacional con la IAF ayudó a impulsar las ventas para sus fabricantes. Como lo hizo para el Mirage III francés en la década de 1960. Otro invitado a la conferencia de comandantes de la fuerza aérea esta semana fue el CEO de Lockheed Martin, Marillyn Hewson.