Israel acelera sus planes de ataque contra el programa nuclear de Irán

Mientras Bennett se reúne con Biden: las Fuerzas de Defensa de Israel aceleran sus planes de ataque contra el programa nuclear de Irán

(Sraya Diamant/Flash90

Las Fuerzas de Defensa de Israel están trabajando a toda máquina para desarrollar sus planes para atacar el programa nuclear de Irán a la luz de la marcha de la República Islámica hacia la tecnología necesaria para un arma atómica, y el estancamiento de las negociaciones entre Washington y Teherán sobre el asunto, dijo el Jefe del Estado Mayor de las FDI Aviv Kohavi a los periodistas esta semana.

“El progreso del programa nuclear iraní ha llevado a las FDI a acelerar sus planes operativos, y el presupuesto de defensa que se ha aprobado recientemente está destinado a abordar esta cuestión”, dijo Kohavi, hablando con los corresponsales militares antes del Año Nuevo Judío.

El ministro de Defensa, Benny Gantz, lanzó una amenaza similar el miércoles, diciendo a los diplomáticos extranjeros que Israel podría tener que tomar medidas militares contra Irán.

“El Estado de Israel tiene los medios para actuar y no dudará en hacerlo. No descarto la posibilidad de que Israel tenga que actuar en el futuro para evitar un Irán nuclear”, dijo Gantz.

“Irán está a solo dos meses de adquirir los materiales necesarios para un arma nuclear. No sabemos si el régimen iraní estará dispuesto a firmar un acuerdo y volver a la mesa de negociaciones y la comunidad internacional debe construir un ‘Plan B’ viable para detener a Irán en su camino hacia un arma nuclear”, añadió.

Aunque se cree que Irán está a dos meses de obtener el material fisible necesario para una bomba, las Fuerzas de Defensa de Israel han evaluado que se necesitarían al menos varios meses más a partir de ese momento antes de que Teherán fuera capaz de producir un arma lanzable, necesitando ese tiempo para construir un núcleo, realizar pruebas e instalar el dispositivo dentro de un misil.

Los comentarios públicos y combativos de Gantz y Kohavi se produjeron poco después de que el primer ministro Naftali Bennett aterrizara en Washington para su primera reunión en persona con el presidente estadounidense Joe Biden y su equipo, con el programa nuclear de Irán como tema principal de la agenda.

“Al final, el objetivo es alcanzar un acuerdo ‘más largo, más fuerte y más amplio’ que el anterior”, dijo Gantz el miércoles. “El programa nuclear iraní podría incitar una carrera armamentística en la región y en el mundo entero”.

El ministro de Defensa, Benny Gantz, habla con diplomáticos extranjeros en una sesión informativa, el 25 de agosto de 2021. (Ariel Hermoni/Ministerio de Defensa)

Israel espera un nuevo acuerdo nuclear que contemple límites permanentes al enriquecimiento de uranio de Irán y mecanismos de supervisión más sólidos. Las FDI creen que la única manera de lograr este objetivo es con una amenaza creíble de un ataque militar.

Las FDI han dado a conocer esta opinión al Pentágono, con el que mantienen una relación estrecha y abierta, aunque Estados Unidos no participa activamente en los planes de Israel, según ha sabido The Times of Israel.

El mes pasado, Bennett, Gantz y el ministro de Finanzas, Avigdor Liberman, acordaron un presupuesto de defensa de 58.000 millones de NIS (18.000 millones de dólares) para el próximo año, de los cuales casi 2.000 millones de NIS (620 millones de dólares) se destinan a los esfuerzos militares para hacer frente a Irán.

Los fondos, así como los miles de millones adicionales que se espera que se repartan, están destinados a la compra de equipos y municiones que serían necesarios para llevar a cabo un ataque contra las instalaciones nucleares de Irán. Estas están repartidas por todo el país bajo la protección de un avanzado sistema de defensa aérea, así como de importantes defensas físicas, algunas de ellas enterradas muy por debajo del suelo, lo que las hace impermeables a todas las bombas, excepto a las más pesadas y potentes.

La última vez que Israel hizo este tipo de planes, en 2011-2012, el gobierno invirtió unos 11.000 millones de NIS (3.380 millones de dólares) en la preparación del ataque, que finalmente no se llevó a cabo, según reveló el ex primer ministro Ehud Olmert en 2013.

El primer ministro Naftali Bennett sube al avión con destino a Estados Unidos (Cortesía de Avi Ohayon/GPO)

Sin embargo, la lucha contra el programa nuclear iraní es solo un aspecto de la guerra silenciosa que Jerusalén mantiene con Teherán.

“Las FDI operan constantemente y de diversas maneras para minimizar la influencia de Irán en Oriente Medio”, dijo Kohavi.

Las FDI llevan mucho tiempo luchando contra Irán y sus apoderados en Siria, especialmente la milicia terrorista libanesa Hezbolá, que opera en el país desde el estallido de la guerra civil siria en apoyo del dictador Bashar Assad. En los últimos dos años y medio, las FDI han realizado al menos 31 ataques contra objetivos de Hezbolá en Siria, aproximadamente la mitad de ellos contra depósitos de armas y la otra mitad contra las posiciones del grupo en los Altos del Golán sirios, cerca de la frontera con Israel.

En los últimos meses, ha surgido un frente adicional en este conflicto, con Israel e Irán enfrentándose cada vez más en el mar. La Armada israelí ha realizado más de una docena de ataques contra barcos iraníes cuando se dirigían a Siria en los últimos dos años, según informó el Wall Street Journal en marzo.

Irán, a su vez, ha atacado varios buques de carga de propiedad israelí o vinculados a Israel, incluido uno el mes pasado, el Mercer Street, que fue alcanzado por un dron armado que mató a dos miembros de la tripulación.

“Nuestra evaluación es que el vehículo aéreo no tripulado empleado en el ataque del Mercer Street fue lanzado desde territorio iraní y aprobado por los líderes iraníes”, dijo Gantz a los embajadores extranjeros el miércoles.

El futuro del JCPOA

Desde que el presidente de EE. UU., Joe Biden, asumió el cargo a principios de este año, su administración ha participado en negociaciones indirectas en Viena con Irán sobre su programa nuclear y una vuelta conjunta al acuerdo nuclear de 2015, conocido formalmente como el Plan de Acción Integral Conjunto.

El acuerdo limitaba los niveles a los que Irán podía enriquecer y almacenar uranio, junto con una serie de otras actividades necesarias para crear un arma nuclear, a cambio de un alivio de las sanciones.

Israel, entre otros, denunció duramente el JCPOA, principalmente debido a su insuficiente mecanismo de supervisión, que mantenía a los inspectores internacionales alejados de ciertos emplazamientos, y a sus llamadas “cláusulas de extinción”, según las cuales las restricciones al enriquecimiento de uranio de Irán terminan en 2031, En ese momento, Teherán podrá producir la cantidad de material fisible y el grado de pureza que desee sin la amenaza de sanciones, aunque seguirá teniendo prohibido técnicamente producir un arma atómica en virtud del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares, también conocido como TNP.

De izquierda a derecha, Ernest Moniz, John Kerry, Mohammad Javad Zarif y Ali Akhbar Salehi reunidos en Suiza en marzo de 2015 (Departamento de Estado de EE. UU.)

En 2018, bajo el mandato del entonces presidente Donald Trump, Estados Unidos derogó el JCPOA, con el apoyo del gobierno israelí, calificándolo de “horrible acuerdo unilateral que nunca, nunca debería haberse hecho” y poniendo en marcha una serie de aplastantes sanciones económicas a Irán y a los funcionarios iraníes.

A principios de este año, Teherán comenzó a enriquecer uranio hasta el 60 por ciento de pureza -un nivel con muy pocos usos no militares- y empezó a investigar la conversión de la forma gaseosa de uranio producida por el proceso de enriquecimiento en uranio metálico, un proceso que es necesario dominar para fabricar un arma nuclear. Esto es, con mucho, lo más cerca que ha estado Irán de producir el material necesario para una bomba atómica. Antes de la firma del JCPOA de 2015, Irán había enriquecido uranio hasta un nivel de pureza del 20% y aún no había comenzado la investigación práctica del uranio metálico.

Los avances en el programa nuclear iraní han llevado a las FDI a acelerar sus planes operativos, y el presupuesto de defensa que se ha aprobado recientemente pretende hacer frente a esto

Sin embargo, según las evaluaciones de los servicios de inteligencia de las FDI, estos avances, aunque preocupantes, no parecen ser un esfuerzo de Teherán por “salirse” y producir un arma atómica lo antes posible, sino una parte de sus continuas maniobras de riesgo con EE. UU. durante las renovadas negociaciones del presidente Joe Biden.

Aunque Irán ha seguido enriqueciendo uranio al 60% desde que lo hizo por primera vez a mediados de abril, según el Organismo Internacional de la Energía Atómica, no ha hecho ningún avance importante en su programa nuclear desde entonces.

El retorno mutuo al acuerdo por parte de Estados Unidos e Irán fue considerado en su día como una conclusión inevitable. Pero las conversaciones en Viena se estancaron a principios de este verano, sobre todo con la elección del partidario de la línea dura Ebrahim Raisi, que asumió la presidencia a principios de este mes, y el futuro de este esfuerzo diplomático ya no está claro, según las evaluaciones de las FDI.

El presidente de Irán, Ebrahim Raisi, habla ante el Parlamento para defender la selección de su gabinete, en la capital, Teherán, el 21 de agosto de 2021. (Atta Kenare/AFP)

Biden y los miembros de su administración habían dicho que su plan era volver al JCPOA con Irán y utilizarlo como trampolín para un acuerdo más sólido con Teherán para frenar no solo su programa nuclear, sino también su desarrollo de misiles balísticos y otras acciones perturbadoras en Oriente Medio, especialmente su apoyo a grupos terroristas en toda la región.

Los militares israelíes no creen que Irán vaya a seguir este plan, ya que han perdido la fe en el gobierno de Estados Unidos tras la retirada de Trump del acuerdo.

De hecho, el responsable de Biden en las conversaciones nucleares con Irán, Robert Malley, dijo a Politico a principios de este mes que el futuro de las conversaciones era “solo un gran signo de interrogación” en este momento.

Las amenazas convencionales de Irán

Aunque la amenaza de un arma nuclear iraní sigue siendo la principal prioridad de las FDI, el ejército israelí considera que las actividades militares convencionales de Irán son una fuente de gran preocupación.

En el pasado, las FDI se centraron principalmente en la lucha contra el aliado de Irán, Hezbolá, en el Líbano y sus otros apoderados en Siria. Pero la proliferación de misiles de crucero de largo alcance y de “drones suicidas” portadores de explosivos a los apoderados iraníes en todo Oriente Medio ha obligado a las FDI a operar cada vez más lejos de sus fronteras para contrarrestar los ataques antes de que lleguen a Israel. Se sabe que este tipo de municiones avanzadas están en posesión de apoderados iraníes en Siria, Irak y Yemen.

Remolcadores amarrados junto al buque cisterna MT Mercer Street, gestionado por Israel, frente al puerto de Fujayrah, en los Emiratos Árabes Unidos, el 3 de agosto de 2021. (Karim Sahib/AFP)

La campaña naval de los militares contra Irán, en concreto contra sus envíos de petróleo a Siria, cuyos beneficios habrían ido a parar a grupos terroristas de la región, es una continuación de estos esfuerzos.

Según las evaluaciones de las FDI, estas operaciones han impedido que entre 1.500 y 2.000 millones de dólares lleguen a los representantes iraníes.

Aunque Irán ha tomado a veces represalias a estos ataques, como en el caso de la calle Mercer, en general se ha abstenido de responder a la mayoría de ellos, lo que las FDI atribuyen a la disuasión que han creado contra Teherán, lo que hace que Irán no esté dispuesto a emprender acciones más agresivas contra Israel.