De qué forma los eruditos extremistas promueven el terrorismo y la violencia

Por: A. Z. Mohamed

(Youtube)

Prominentes estudiosos musulmanes continúan argumentando que el Corán y el profeta Mahoma no incitan a la intolerancia ni a matar a cristianos y judíos. Sin embargo, muchos estudiosos parecen estar dispuestos a hacer todo lo posible para ocultar esta “verdad inconveniente”.

Tomemos, por ejemplo, al jeque Ahmed El-Tayeb, el Gran Imán de Al-Azhar, la preeminente universidad sunita de Egipto, quien recientemente afirmó que “no hay un solo versículo en el Corán que exija matar a judíos o cristianos”.

Si bien es cierto que el Corán no exige específicamente matar a cristianos y judíos, el Hadiz, un registro de las palabras, las acciones y la silenciosa aprobación del profeta Mohammed, se refiere a matar a todos los judíos.

Sin embargo, el Corán se refiere a los cristianos y judíos como incrédulos, y pide a los musulmanes que luchen y maten a los incrédulos.

El Gran Imán de Al-Azhar hizo su reclamo en un discurso pronunciado en El Cairo, Egipto, en presencia del presidente Abdel Fattah El-Sisi, altos funcionarios del gobierno y clérigos de Al-Azhar el 11 de junio durante la celebración anual de Laylat al-Qadr (“Noche del Decreto”).

En su discurso, el principal clérigo musulmán reconfirmó la condena anterior de Al-Azhar de un llamado de muchos intelectuales y políticos en Francia a reconsiderar como obsoletos los versos del Corán que provocan el odio, matando a judíos y otros incrédulos, y que promueven el antisemitismo y el odio a otros no musulmanes.

La declaración francesa dice:

“… solicitamos que los versos del Corán que piden la muerte y el castigo de judíos, cristianos e incrédulos sean [denunciados] por las autoridades teológicas [islámicas], al igual que las incoherencias de la Biblia y el antisemitismo católico abolido por el Vaticano II, para que ningún creyente pueda confiar en un texto sagrado que pida cometer un crimen”.

Los siguientes son algunos ejemplos de versículos en el Corán que se refieren a judíos y cristianos como incrédulos y hacen un llamado a los musulmanes para que luchen contra ellos:

  “Ciertamente no han creído lo que dicen: ‘Alá es el Mesías, el hijo de María'” (Corán 5:72, traducción de Sahih International)

Debido a que todos o la mayoría de los cristianos creen en la trinidad y creen que Jesucristo es Dios, son considerados incrédulos por el Corán y los musulmanes:

“Entre los judíos están los que distorsionan las palabras de sus usos [apropiados] y dicen: ‘Escuchamos y desobedecemos’ y ‘Oímos pero no nos oímos’ y ‘Ra’ina’, retorciendo sus lenguas y difamando a la religión. Y si había dicho [en cambio], ‘Oímos y obedecemos’ y ‘Espéranos [para entender],’ habría sido mejor para ellos y más adecuado. Pero Allah los ha maldecido por su incredulidad, porque ellos no creen, excepto por unos cuantos.” (Corán 4:46, traducción internacional de Sahih)

Según el último verso, todos los judíos, con excepción de unos pocos, son malditos e incrédulos.

    “[Recuerda] cuando tu Señor inspiró a los ángeles: ‘Estoy contigo, así que fortalece a los que han creído. Pondré terror en los corazones de los que no creyeron, así que golpéalos sobre los cuellos y golpéalos en cada yema de los dedos. ‘”(Corán 8:12, traducción de Sahih International)

Este versículo y otros claramente piden a los musulmanes que hagan la guerra a los incrédulos.

“Oh, tú que has creído, pelea con los incrédulos de los incrédulos y deja que encuentren en ti la dureza”. (Corán 9: 123, traducción internacional Sahih)

“Combatan a aquellos que no creen en Allah o en el último día y que no consideran ilegítimos lo que Allah y su Mensajero han hecho ilegal y que no adoptan la religión de la verdad de aquellos a quienes se les dio las Escrituras – [luchar] hasta que entreguen el jizyah voluntariamente mientras sean humildes”. (Corán 9:29, traducción internacional de Sahih)

Debido a que los judíos o los cristianos son “incrédulos”, los musulmanes aparentemente deben obedecer las órdenes de Dios y luchar contra ellos y matarlos.

Son versículos como estos los que inspiran a los terroristas musulmanes a llevar a cabo ataques contra los no musulmanes. Más aún, son versículos como estos en los que los predicadores musulmanes continúan confiando para incitar a los no musulmanes.

Como se puede ver, el Corán es bastante claro acerca de la necesidad de luchar y matar a los “incrédulos”. Sin embargo, ese detalle no impide que los clérigos musulmanes de alto rango, como el Gran Imán de Al-Azhar, sigan afirmando que el Corán solo exhorta a los musulmanes a defenderse contra la “agresión”.

El Hadiz también pide a los musulmanes que luchen y maten a judíos:

  Al-Bujari (3593) y Muslim (2921) narraron del Hadiz de Ibn ‘Umar (que Allah esté complacido con él) que dijo: “Escuché al Mensajero de Allah (las bendiciones y la paz de Allah sean con él) decir: “Los judíos lucharán contra ti y tú prevalecerás sobre ellos, luego una roca dirá: ‘Oh musulmán, aquí hay un judío detrás de mí; mátalo.”

En Sahih Muslim (2922), se relata desde el Hadiz de Abu Hurayrah que el Mensajero de Allah (que la bendición y la paz de Allah sean con él) dijo: “La Hora no comenzará hasta que los musulmanes luchen contra los judíos y los musulmanes los matarán a ellos, hasta que un judío se esconda detrás de una roca o un árbol, y la roca o el árbol dirá: Oh musulmán, oh esclavo de Allah, hay un judío detrás de mí, ven y mátalo. Excepto el gharqad (un árbol espinoso), porque es uno de los árboles de los judíos”.

Irónicamente, el Gran Imán de Al-Azhar lamentó “que quienes publican estas declaraciones [en el manifiesto de antisemitismo] no sepan cuánto odio podrían crear estas palabras en los corazones de más de 1.500 millones de musulmanes”.

El Gran Imán eligió conscientemente ignorar el hecho de que muchos musulmanes odian y desprecian a los no musulmanes. Estos musulmanes están actuando de acuerdo con lo que el Corán y el Hadiz les dicen acerca de los incrédulos:

  “Seguramente encontrará a la gente más intensa en animosidad hacia los creyentes [para ser] los judíos y los que asocian a otros con Allah”. (Corán 5:82, traducción internacional de Sahih)

    “Oh, vosotros que habéis creído, no toméis a los judíos y a los cristianos como aliados. Son [de hecho] aliados el uno del otro. Y quien sea un aliado para ellos entre ustedes, es cierto que es uno de ellos. De hecho, Alá no guía a los malhechores”. (Corán 5:51, traducción internacional de Sahih)

    “Y los judíos dicen: ‘La mano de Alá está encadenada’. Sus manos están encadenadas, y malditas están por lo que dicen … Y lo que te ha sido revelado por tu Señor seguramente aumentará a muchos de ellos en transgresión e incredulidad. Y hemos lanzado entre ellos animosidad y odio hasta el día de la Resurrección … Y luchan por toda la tierra [causando] corrupción, ya Alá no le gustan los corruptos “. (Corán 5:64, traducción internacional de Sahih)

En su intento por negar que los versos del Corán engendren el antisemitismo y el odio de los no musulmanes, El-Tayeb, el Gran Imán de Al-Azhar, citó el siguiente verso del Corán:

   “No son [todos] iguales; entre la Gente de las Escrituras hay una comunidad de pie [en obediencia], recitando los versos de Allah durante los períodos de la noche y postrándose [en oración]. Creen en Allah y el Último Día, y prescriben lo que es correcto y prohíben lo que está mal y se apresuran a las buenas acciones. Y esos están entre los justos (Corán 3: 113-14, traducción de Sahih International)

Sí, hay referencias positivas a los judíos en el Corán; Un verso incluso representa a los judíos como el grupo preferido de personas:

   “Y ciertamente les dimos a los Hijos de Israel las Escrituras, el juicio y el profetismo, y les proporcionamos cosas buenas y las preferimos a los mundos”. (Corán 45:16, traducción internacional de Sahih)

Además, los versículos 5:21 y 17: 104 del Corán establecen que la Tierra Santa fue prometida a los judíos.

Los eruditos musulmanes argumentan, en respuesta, que los versos que favorecen a los judíos se refieren solo a los judíos que se convirtieron en verdaderos creyentes, y no a la mayoría a quien Allah llamó “kufaar” (incrédulos).

Además de absolver al Islam de cualquier conexión con el odio, la violencia y el terrorismo, El-Tayeb acusó al Manifiesto de antisemitismo de provocar el terrorismo, diciendo: “Tal audacia sobre la santidad de los demás es una de las principales causas del terrorismo”. Sin embargo, parece haber un punto ciego sobre una “audacia recíproca sobre la santidad de los demás” cuando se trata de respetar a los no musulmanes.

En la misma celebración de Laylat al-Qadr, el presidente El-Sisi, en su breve discurso, que se produjo después del largo discurso de El-Tayeb, dijo:

“Me gustaría rendir homenaje a los sinceros eruditos de Al-Azhar y el Ministerio de Awqaf [Dotaciones] que están trabajando para corregir los conceptos erróneos acerca de la religión islámica tolerante y su enfoque medio moderado, para abordar y contrarrestar el extremismo y la ideología desviada y defender los valores humanos, morales y de amor en toda la humanidad “.

El presidente El-Sisi merece ser elogiado universalmente por sus palabras.

El Gran Imán, por otro lado, claramente no comparte las opiniones de su presidente sobre el Islam. Al continuar haciendo la vista gorda a los versos del Corán y el Hadiz que incitan a la intolerancia y el odio hacia los no musulmanes, el imán está frustrando cualquier intento de convertir el Islam en una religión tolerante y moderada. Su enfoque solo sirve para promover la violencia, el extremismo y el terrorismo.

A.Z. Mohamed es un musulmán nacido y criado en el Medio Oriente.

Vía www.gatestoneinstitute.org
Comentarios