Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Los Estados árabes reclaman la herencia de sus judíos expulsados

El 30 de noviembre las comunidades judías de todo el mundo celebraron eventos para recordar el éxodo masivo de refugiados judíos de los países árabes e Irán. Casi un millón de personas fueron desplazadas en los últimos 50 años, dejando miles de millones de dólares en propiedades.

Los gobiernos árabes no sólo nunca han indemnizado a los judíos por sus casas y negocios robados, sino que están llevando a cabo una campaña perniciosa para reclamar la propiedad comunal y el patrimonio judío como su patrimonio nacional.

Las sinagogas no se pueden mover y, claramente, es mejor que los Estados árabes las conserven como monumentos de una comunidad extinta que no las conserven en absoluto. Sin embargo, estos Estados también declaran que los pergaminos de la Torá, los archivos comunales y los libros forman parte de su patrimonio cultural.

Por ejemplo, el gobierno egipcio afirma que todos los pergaminos de la Torá y los archivos judíos, bibliotecas, registros comunales y cualquier bien mueble de más de 100 años de antigüedad son “antigüedades egipcias”. Sin embargo, los judíos consideran que los pergaminos de la Torá son de su propiedad exclusiva. Está prohibido comprarlos o venderlos. Los judíos que huyen a menudo han dado prioridad a los pergaminos y libros sobre sus posesiones personales.

¿Qué tiene que decir el derecho internacional? La Convención de La Haya de 1954 sobre la protección de los bienes culturales en caso de conflicto se introdujo para poner fin a los saqueos masivos que siempre han tenido lugar durante la guerra y, en particular, durante la Segunda Guerra Mundial. También existe el entendimiento postcolonial de que los nuevos Estados que surgieron en el siglo XX tienen la propiedad de su propio patrimonio cultural; los días en que Reino Unido podía enviar los mármoles de Elgin desde Grecia, o Napoleón podía saquear los antiguos obeliscos egipcios como “botín de guerra”, han terminado.

En Egipto, los registros de nacimientos, matrimonios y muertes de judíos de Alejandría y El Cairo desde mediados del siglo XIX se conservaban en las dos sinagogas principales de cada ciudad. Pero en 2016, los funcionarios del gobierno se llevaron los registros que se almacenarán en los Archivos Nacionales egipcios.

Los judíos egipcios que viven en el extranjero ni siquiera pueden obtener fotocopias de los certificados, a menudo la única identificación judía formal que tienen los judíos egipcios para probar su linaje o identidad para el entierro o el matrimonio. Los esfuerzos repetidos desde 2005 para interceder ante las autoridades egipcias han sido en vano.

La política del gobierno egipcio ha sido respaldada por el pequeño remanente de la comunidad judía del país. Su líder, Magda Haroun, tiene la intención de dejar los activos de la comunidad al gobierno. Incluso ha sugerido que dos pinturas en el Louvre que una vez fueron propiedad de un judío egipcio deberían encontrar el camino de regreso a Egipto.

Bajo el dictador iraquí Saddam Hussein, miles de libros, manuscritos y otros documentos fueron confiscados en hogares, escuelas y sinagogas judías y almacenados en la sede del servicio secreto iraquí en Bagdad. En 2003, el archivo fue descubierto en el sótano inundado después de que el edificio fuera bombardeado por los Estados Unidos.

Los estadounidenses enviaron el archivo a Washington para su restauración y firmaron rápidamente un acuerdo diplomático prometiendo devolver el material al gobierno iraquí. Los Estados Unidos gastaron más de 3 millones de dólares para restaurar y digitalizar el archivo, que desde entonces se ha exhibido en todo el país. La colección incluye una Biblia hebrea con comentarios de 1568, un Talmud babilónico de 1793 y una versión de 1815 del texto místico judío Zohar, así como objetos más mundanos como informes escolares y una guía telefónica de Bagdad.

Aunque se enviaron decenas de miles de documentos iraquíes a Estados Unidos, el gobierno iraquí sólo ha formalizado su reivindicación de los 2.700 libros y 30.000 documentos del archivo manchado de agua, que, según afirma, son el “precioso patrimonio cultural” del país, un último vínculo emocional con su antigua comunidad judía y un recordatorio de la antigua diversidad de Irak.

La comunidad judía iraquí en el exilio ha estado librando una amarga batalla para recuperar la colección y evitar que sea devuelta a Irak. Dicen que devolver el archivo, que fue confiscado de las oficinas, escuelas y sinagogas de la comunidad judía, sería como devolver los bienes saqueados por los nazis a Alemania.

Los casos de Irak y Egipto son sintomáticos de un problema mayor. Desde 2004, Estados Unidos está obligado por ley a imponer restricciones a la importación de material arqueológico y etnológico que constituye el patrimonio cultural de un país y ha firmado Memorandos de Entendimiento (MdE) a tal efecto con Argelia, Egipto, Siria y Libia. En enero de 2018, el Consejo Internacional de Museos publicó una “Lista Roja” para Yemen con el objetivo de proteger los manuscritos hebreos y los monumentos de la Torá de abandonar el país. Todos menos 50 judíos han huido del país, tomando todas las posesiones que pudieron, pero incluso éstos podrían ser devueltos a Yemen.

Estos MdE afirman que se trata de [detener] el saqueo, pero su amplio alcance y limitada evidencia de éxito sugiere que su impacto real está proporcionando un vehículo legal para legitimar las confiscaciones extranjeras y las reclamaciones de propiedad ilícitas … Los MOU se basan en una premisa errónea. Es la herencia y el patrimonio de 850.000 judíos indígenas que huyeron de sus hogares y propiedades bajo coacción”, dijo Sarah Levin, de la organización Judíos Indígenas de Oriente Medio y el Norte de África (JIMENA), con sede en California.

Es comprensible que la comunidad internacional desee impedir el saqueo y el contrabando de objetos antiguos y su venta en el mercado internacional del arte. Así es como el Estado Islámico financió gran parte de su conquista del norte de Irak y Siria. Pero hay una distinción entre el robo con fines de lucro y el salvamento legítimo de los pergaminos de la Torá o de los libros que los judíos que huyen se llevan para utilizarlos en la oración.

Ocho objetos sumerios vendidos al Museo Británico fueron enviados recientemente a Bagdad. Pero el archivo judío iraquí no pertenece a ninguna civilización extinta desde hace mucho tiempo: algunos de sus propietarios siguen vivos.

El derecho internacional se basa en la obsoleta asunción de la soberanía territorial. Es necesario actualizarla, en particular para resolver el tira y afloja entre la minoría y el patrimonio nacional, donde la minoría ha sido perseguida y desplazada.

Vía Israel Hayom
1 comentario
  1. Jalamuen dice

    Yo opino que cuando el dueño de un objeto murió y no hay herederos, ese objeto pasa a ser patrimonio cultural del Estado adonde esa persona vivió, creció, se educó y murió. Pero en el caso de los judíos que tuvieron que escapar de los paises arabes donde vivian, dejando sus negocios, sus propiedades, y hasta sus cuentas bancarias -porque no les permitían llevarse nada- que la justicia determine que ademas deben “devolver” a esos paises el patrimonio judío que representan las bibliotecas y rollos de los sifrei Torá es particularmente perverso.

    Algo parecido ocurre con Jabad Lubavitch y Rusia. Bajo la Rusia zarista, los judios vivieron un tremendo infierno. Finalmente los miembros de Jabad Lubavitch se establecieron en Nueva York donde finalmente pudieron vivir en paz. Y Rusia reclama que Jabad Lubavitch le “devuelva” una enorme biblioteca como si alguna vez hubiera sido propiedad de Rusia !! La gente de Jabad Lubavitch puso el dinero… compró o editó e imprimió los libros… los estudió… los cuidó… los conservó… y Rusia los reclama como propios !! Hasta sospecho que los egipcios se inspiraron en los rusos para hacer lo que están haciendo ahora…

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More