Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Cómo Chávez destruyó la economía de Venezuela

Por: Joshua Curzon

Steemit

Es una característica común de los regímenes totalitarios que sus líderes no enfrenten la responsabilidad. Para ejercer el control total sobre un estado, los regímenes totalitarios erosionan sistemáticamente los sistemas financieros, judiciales y políticos diseñados para verificar el poder del ejecutivo. Tales regímenes también buscan establecer un monopolio sobre la información. Venezuela no es una excepción a esta regla.

La compañía petrolera estatal de Venezuela, PDVSA, es la principal fuente de ingresos de divisas en Venezuela y la fuente principal de ingresos del gobierno. Si bien sus ganancias se transfirieron previamente al Ministerio de Finanzas, Chávez decretó que el gasto lo realizaría directamente PDVSA bajo su control personal, sin responsabilidad ni transparencia sobre cómo se gastaron los fondos. En las instrucciones de Chávez, PDVSA dejó de publicar sus estados financieros consolidados en 2003.

Esto comenzó un período de robo y soborno casi inigualable en la era moderna. Sin los datos financieros publicados, era imposible rastrear a dónde iba el dinero de PDVSA (y, por extensión, de Venezuela). Para el año 2006, se habían transferido $ 22.5 mil millones a cuentas en el extranjero, de los cuales $ 12 mil millones no se habían contabilizado. Se sospecha que Chávez utilizó este dinero ya sea robándolo directamente o usándolo para comprar apoyo político en el extranjero. Por supuesto, esta suma no incluye los miles de millones en petróleo subsidiado canalizado a Cuba para pagar la inteligencia y otros servicios.

Chávez también fue uno de los primeros en adoptar la idea fraudulenta del banco de desarrollo que se haría famosa por el escándalo del 1MDB. En 2001, Chávez creó BANDES, un banco de desarrollo, y FONDEN, un fondo de desarrollo. Miles de millones de dólares del dinero del petróleo se lavaron a través de estas instituciones a lo largo de los años, y en 2011 se descubrió que $ 29 mil millones habían desaparecido de FONDEN. Nadie ha oído hablar de FONDEN, pero, en comparación, el escándalo de 1MDB que ha captado la atención de los medios de comunicación mundiales implica unos escasos 4.500 millones de dólares. Es una realidad deprimente que Chávez estaba por delante de la curva en sus esquemas financieros corruptos, y que el resto del mundo está detrás de la curva para hacer que el régimen chavista rinda cuentas.

Chávez también se aseguró de que su gobierno ya no fuera responsable ante el sistema judicial. Jueces independientes y honestos fueron reemplazados por títeres del régimen chavista. Esto dio como resultado que el espectáculo de los jueces del Tribunal Supremo cantara la canción de la campaña de Chávez “Uh, ah, Chávez no se va” (Chávez no se va) al final de su sesión inaugural en 2006. Chávez emitió órdenes a los jueces, tratándolos como subordinados. Cuando un juez liberó a un prisionero detenido ilegalmente, Chávez hizo que arrestaran al juez, a pesar de que no existía una base legal para hacerlo. En consecuencia, Chávez, Maduro y otros líderes del régimen actúan con total impunidad. En 2003, Chávez despidió a 18.000 trabajadores de PDVSA porque realizaron una huelga, algo que no solo está fuera de su autoridad sino también una violación de la ley laboral venezolana.

Chávez también aseguró una ausencia de responsabilidad electoral al manipular el sistema electoral. Los miembros y el personal del Consejo Nacional Electoral de Venezuela, que dirige las elecciones, son chavistas comprometidos. Ya en 2004-5, el registro electoral se corrompió ampliamente, ya que contenía casi 17 millones de votantes registrados; matemáticamente imposible en un país con una población de 26 millones, 60 por ciento o más de los cuales eran demasiado jóvenes para registrarse. Además, el Consejo Electoral recopiló información sobre cómo los individuos habían votado y permitió que el gobierno chavista accediera a estas listas. Por supuesto, esto resultó en que los venezolanos que habían votado “de manera incorrecta” perdieran sus empleos, se les negaran los documentos de identidad o se los discriminara. Sin una votación secreta, los venezolanos temen votar contra el régimen.

Los medios no pueden responsabilizar al gobierno, ya que ahora está bajo el control total del régimen. En 2004, Chávez promulgó la “Ley de Responsabilidad Social de Radio Televisión”, que otorga a su régimen la autoridad para controlar los contenidos de radio y televisión. Estas restricciones se extendieron a Internet en 2010. Estos controles se han aplicado tanto por la censura brutal como por el cierre de la televisión independiente y estaciones de radio, pero también a través del régimen que utiliza fondos corruptos para comprar medios independientes.

Por último, Venezuela se ha convertido en un país sobre el que ya no se dispone de datos precisos. Los datos básicos, como las cifras oficiales del PIB, las importaciones y la inflación, se publicaron por última vez en 2014, las estadísticas de pobreza en 2013 y las estadísticas de salud en 2015. Cuando la ministra de salud publicó en 2017 datos que muestran un aumento del 66% en las muertes maternas, fue despedida de inmediato. Al controlar los datos, el régimen puede desviar las críticas que sugieren que el país ha experimentado un colapso económico como el de Zimbabwe en los años noventa.

No habría sido posible para Venezuela haber experimentado un colapso socioeconómico tan completo sin la completa erosión de la supervisión y la rendición de cuentas. Sin rendición de cuentas, Chávez y Maduro han podido enriquecerse a sí mismos y a sus seguidores, convertir a Venezuela en un estado proxy cubano y causar la muerte de miles y el éxodo de millones de sus compatriotas. Resolver esta situación dependerá de la restauración de los controles y balances adecuados, ya que sin ellos cualquier régimen futuro puede desviarse por el mismo camino. Uno debe esperar que pronto Venezuela pueda superar estos obstáculos y brillar como un ejemplo de gobierno estable para América Latina.

Vía Adam Smith

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More