Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Crisis entre Estados Unidos y Turquía debido a su “mecanismo conjunto de seguridad” en Siria

Por: Seth J. Frantzman / En: Jpost / Traducción De Noticias De Israel

A finales de julio, Turquía prometió una importante operación militar al este del Éufrates. El área sería devuelta a sus “verdaderos dueños”, como los líderes de Turquía han reclamado durante varios años. El “cáncer” de un “corredor terrorista” sería sustituido por un “corredor de paz”. Ankara dijo a los rusos y a los americanos que sus soldados iban a entrar en Siria.

Entonces no pasó nada. Los EE.UU. se apresuraron y enviaron una delegación a Turquía, incluyendo diplomáticos, el enviado anti-ISIS, James Jeffrey, y negociadores militares. Mientras que el Secretario de Defensa de Estados Unidos advirtió a Turquía sobre una ofensiva unilateral a principios de agosto, Washington y Ankara intentaron llegar a un compromiso.

Ankara es muy hábil con las palabras. “Si la zona segura no se establece y las amenazas hacia nuestro país continúan, lanzaremos la operación en el este del Éufrates”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Mevlut Cavusoglu, el 22 de julio.

“Estamos decididos a destruir el corredor del terror al este del Éufrates, sin importar cómo concluyan las negociaciones con Estados Unidos para establecer una zona segura a lo largo de las fronteras sirias”, dijo el presidente turco Recep Tayyip Erdogan el 27 de julio. El ministro de Asuntos Exteriores continuó diciendo, el 12 de agosto durante las celebraciones de Eid al-Adha, que “Turquía no permitirá que Estados Unidos detenga el proceso de la operación al este del Éufrates”. Así que lo están haciendo con o sin los Estados Unidos. Sin embargo, al mismo tiempo, seis estadounidenses vinieron a discutir el “centro de coordinación” con Turquía en Ankara, en el Ministerio de Defensa.

Entonces, ¿cuál es? ¿Va a poner en marcha Turquía una operación de todos modos, independientemente de que los estadounidenses hagan o no lo que se les dice en Ankara? La Embajada de los EE.UU. en Turquía dice que tan pronto como sea posible, la “implementación rápida” de la zona segura tendrá lugar. Eso significa administrar un área del tamaño de Connecticut que se extiende a lo largo de unos 400 km. a lo largo de la frontera y tiene entre 15 y 30 km. de profundidad. ¿Pero qué tan difícil puede ser eso?

La política de EE.UU. no suele hacer nada “rápidamente”. Se suponía que Estados Unidos debía “retirarse” de Siria en diciembre de 2018, y luego decidió quedarse -en cierto modo- mientras se retiraba parcialmente, según un informe publicado el 6 de agosto en el Pentágono. Así que EE.UU. se retira y no se retira. Habla de zonas seguras y corredores de paz, y Turquía dice que sin duda lanzará una operación.

Turquía ha prometido destruir a los grupos mayoritariamente kurdos asociados con Estados Unidos en el este de Siria. Esto incluye las Unidades de Protección Popular (YPG), que según Turquía están vinculadas al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). También incluye el resto de la sopa de letras de grupos que están todos vinculados en Siria oriental, como las Fuerzas Democráticas Sirias (FAD), un grupo paraguas de fuerzas de seguridad, y los escalones políticos del Partido de la Unión Democrática (PYD) y el Consejo Democrático Sirio. Para Ankara es lo mismo, y hay que sacarlos de la frontera. Ankara dice que estos grupos han depositado su confianza en “fuerzas extranjeras” y que “mañana se encontrarán en la tumba”.

Este es el mismo lenguaje que usaron los líderes turcos en diciembre de 2015 cuando dijeron que el PKK de Turquía “será enterrado en las trincheras que han cavado”. Esto fue durante las batallas contra el partido dentro de las fronteras de Turquía. “Siempre le volamos los sesos a los terroristas. Los estamos enterrando en el trenzado que cavaron y que continuarán cavando”, dijo Erdogan en diciembre de 2018 en un mitin político, según Hurriyet News en Turquía. La retórica no ha cambiado en gran medida, ya que Turquía ha insistido en que devolverá el este de Siria a sus “verdaderos dueños”, como lo hizo en una operación en la zona de África, en su mayoría kurda, en enero de 2018.

Por lo general, los EE.UU. ignoran la retórica y la descartan como mero nacionalismo o electoralismo. Aunque las declaraciones no cambian y Ankara tiende a decir lo mismo año tras año, existe la creencia de que todas las cosas se pueden tapar a través de algunos acuerdos que empujan la crisis unos meses hacia el futuro. “Patear la lata en el camino” es la política real. Está relacionado con otras crisis que se están gestando con Turquía, como el acuerdo del S-400, en el que Turquía compró sistemas rusos de defensa aérea, así como el intento de Estados Unidos de expulsar a Ankara del programa F-35.

El Pentágono dice ahora que las conversaciones entre militares en Ankara “alcanzan un entendimiento inicial sobre un mecanismo de seguridad a lo largo de la frontera siria con Turquía que aborda las preocupaciones de seguridad turcas, mantiene la seguridad en el noreste de Siria para que ISIS no pueda resurgir”. Esto viene después de que el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, dijera el 9 de agosto que las conversaciones entre los Estados Unidos y Turquía han permitido avanzar en el establecimiento de un “mecanismo de seguridad sostenible”. El establecimiento de una zona segura sería un gran paso hacia el logro de la paz y la seguridad.

Pero los Estados Unidos son cautelosos en cuanto a cómo y qué está haciendo. Estados Unidos no informa a sus socios entre las Fuerzas de Autodefensa u otros grupos en el este de Siria cuáles son sus planes. Prefiere ocultar esto en un misterio, que es lo que ha sucedido desde el otoño de 2018. Fue entonces cuando Washington de repente puso una recompensa a tres líderes del PKK, mientras que el Asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, dijo que Estados Unidos no se iría de Siria hasta que Irán se fuera. En diciembre, cuando parecía que los Estados Unidos se marchaban, la COSUDE se apresuró a ver si podía llegar a un acuerdo con Damasco para evitar una ofensiva turca. De cualquier manera, no está claro cómo se materializa una “zona segura”. Dada la retórica de Turquía de prometer una ofensiva militar en Siria, no está claro cómo los próximos seis meses o año continuarán sin una nueva crisis.

¿Estarán las botas de Ankara en el suelo y, en caso afirmativo, dónde? ¿Cómo aceptarán las Fuerzas de Autodefensa que, mientras Estados Unidos los anima a seguir luchando contra ISIS, las partes del norte de Siria que lucharon y murieron para liberar en 2015 sean entregadas a una zona segura? Hay una falta de claridad y transparencia que ha dado lugar a crisis en el pasado. Pero el liderazgo actual en Washington tiende a prosperar un poco con la crisis, casi como si se hubiera convertido en una doctrina. ¿Es una doctrina o, en ausencia de una estrategia a largo plazo, los actores del gobierno estadounidense -como el Pentágono, el Departamento de Estado, el Asesor de Seguridad Nacional y otros- simplemente implementan sus propias políticas y esperan lo mejor?

Vía The Jerusalem Post
Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More