Noticias de Israel en español 24 horas en directo

La Habana celebra renovación del cementerio judío más antiguo de Cuba

AP

Habana (AP) – Algunos de los revestimientos de mármol de las tumbas están destruidos y las lápidas se encuentran en el suelo de musgo. En algunas tumbas, la vegetación penetra a través de grietas de cemento.

Pero poco a poco el cementerio judío más antiguo de Cuba está empezando a recuperarse, al igual que los recuerdos de muchos de los primeros antepasados judíos de la isla.

La restauración es el resultado de una iniciativa de la oficina del historiador de la ciudad, administrada por el gobierno, para arreglar la Habana antes del 500 aniversario de su fundación en noviembre. En toda la ciudad, se pavimentan calles, se pulen monumentos y se restauran sitios históricos.

También se están llevando a cabo esfuerzos para restaurar sitios que han pasado desapercibidos durante mucho tiempo, incluyendo el cementerio judío en el área de Guanabakoa, en el lado este de La Habana, el cual ha sido casi completamente ignorado.

“Cuando visito el cementerio, me siento muy tranquilo y en paz. Para mí es como estar con mi madre, mi única hermana y sobrina”, dijo Adela Dvorin, presidenta del Consejo Judío de Cuba, junto a una tumba decorada con pequeñas piedras que los judíos usan para rendir homenaje a las víctimas.

Las rocas, que se cree simbolizan la eternidad, se encuentran junto a las inscripciones con los nombres de los enterrados. Muchas de las palabras de consuelo están escritas en yiddish o español y decoradas con la Estrella de David.

La gente enterrada aquí escapó del fascismo durante la guerra. Son los fundadores de la comunidad, que compraron la tierra para convertirla en un cementerio”, dijo David Prinstein, vicepresidente del Consejo Hebreo. “Tiene valor histórico y sentimental”.

La estrella de David decora una tumba erosionada por musgo en el cementerio judío de Guanabacoa, en el este de La Habana, Cuba, el 7 de junio de 2019. (Ramón Espinosa / AP)
La estrella de David decora una tumba erosionada por musgo en el cementerio judío de Guanabacoa, en el este de La Habana, Cuba, el 7 de junio de 2019. (Ramón Espinosa / AP)

Según él, durante muchos años, la comunidad judía fue incapaz de recaudar los 200.000 dólares necesarios para renovar completamente los terremos. Los judíos de Estados Unidos contribuyeron al mantenimiento de algunos de los entierros, pero el cementerio en su conjunto quedó en gran medida destruido.

Pilar Vega, ingeniera de la Cancillería Histórica, informó en la televisión local que hay unas 1.100 tumbas en el cementerio. Según ella, unas 50 tumbas fueron reparadas a finales de este año y se espera que otras 150 sean removidas. No dijo si se renovaría todo el cementerio, aunque añadió que también se había habilitado una sala especial donde se lavaban ritualmente los cadáveres y se vestían de acuerdo con los ritos funerarios judíos.

Vega no dijo cuánto gastó el Estado en el proyecto.

El esfuerzo de restauración en La Habana se produce cuando Cuba se enfrenta a una grave crisis económica, a la que los expertos han culpado a una combinación de un embargo comercial de la administración Trump y el cese de los envíos venezolanos de combustible subsidiado que Cuba utilizó para generar electricidad y obtener divisas en el mercado abierto. La falta de liquidez del país ha dificultado el pago a los acreedores y proveedores, lo que ha provocado una escasez de productos básicos como el pollo y la harina.

A lo largo de los años, la comunidad judía no ha sido inmune a los altibajos políticos de la isla.

Muchas familias judías abandonaron el país después de la revolución de 1959, dejando atrás a sus muertos de acuerdo con la costumbre judía que prohíbe exhumar los cuerpos a menos que sean llevados a Israel. Otros abandonaron sus tradiciones religiosas en medio del profundo secularismo que se afianzó durante los primeros años del gobierno de Castro. Algunos judíos se trasladaron a Israel en medio de las crisis económicas periódicas de las décadas siguientes.

“Las familias se van y muchos incluso olvidan a los que quedaron aquí”, se lamentó Prinstein, quien dijo que el cementerio también había sido saqueado durante las décadas de abandono.

No fue hasta la década de 1990 que el judaísmo en la isla recobró fuerza, en parte gracias a los esfuerzos de un destacado cirujano, José Miller. Ayudó a los judíos dispersos por toda Cuba a reconectarse con sus raíces en un momento en que el gobierno comunista desalentaba a las denominaciones religiosas. Miller, que murió en 2006, está enterrado en un lugar prominente del cementerio.

En la actualidad viven en Cuba unos 1.500 judíos, la mayoría de ellos ancianos.

La tierra para el cementerio de Guanabacoa fue comprada en 1906 por miembros de la primera sociedad hebrea de la isla. Fue inaugurado en 1910 por judíos y sus descendientes de Europa Central y Oriental, muchos de los cuales huyeron de la persecución en el período comprendido entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

El cementerio también tiene un monumento de tres metros (10 pies) que rinde homenaje a los 6 millones de judíos que murieron en el Holocausto. Una media docena de pastillas de jabón que los nazis hicieron con grasa humana de los campos de concentración están enterradas cerca.

Dworin, que perdió a casi toda su familia durante la Segunda Guerra Mundial, dijo que era una colegiala en Cuba cuando se inauguró el monumento en 1947. Sus padres habían dejado una pequeña ciudad en la actual Polonia antes de que estallara la guerra en 1939, pero su abuela y sus tíos se quedaron atrás, dijo.

En un día reciente, un grupo de trabajadores fregaron lápidas y reconstruyeron varias instalaciones en el cementerio. Otras reparaciones también se han hecho más visibles, como una calle pavimentada cercana.

No somos el único problema del país. Hay muchos lugares que requieren la atención de la oficina del historiador, así que estamos eternamente agradecidos por su interés y amistad con el pueblo judío”, dijo Dworin.

Vía The Times of Israel

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More