Noticias de Israel en español 24 horas en directo

China está desarrollando su propio avión espacial X-37B

Por: David Axe | En: The National Interest | Traduce: Noticias de Israel

Una compañía china afirmó que está trabajando en un avión espacial reutilizable similar al secreto X-37B de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. A diferencia del X-37B, que se lanza en órbita sobre un cohete Falcon, el vehículo chino despegaría en pleno vuelo desde el ala de un gran avión «nodriza».

No está claro qué tan avanzado está el diseño chino, cuándo podría volar por primera vez y si el gobierno chino se ha comprometido a adquirir el vehículo. Tampoco está claro exactamente por qué Pekín querría un avión espacial al estilo X-37B.

Algunos observadores han especulado que el X-37B podría ser un arma disfrazada capaz de interceptar y manipular los satélites enemigos. Si eso fuera cierto, un avión espacial chino también podría representar una amenaza militar. Pero de hecho, el X-37B es casi con toda seguridad un vehículo de prueba cuya misión principal es albergar pequeños experimentos científicos. Si se convirtiera en una realidad, la propia versión de Pekín del X-37B probablemente emprendería misiones similares.

La televisión estatal china informó sobre el concepto de avión espacial el 7 de marzo. Una animación que acompaña al informe muestra una elegante nave nodriza bimotor que transporta el avión espacial a gran altura. El motor de un solo cohete del avión espacial eleva el vehículo a una órbita baja, donde abre las puertas de la bahía dorsal y despliega un pequeño satélite. El avión espacial regresa a la Tierra y aterriza como un avión.

Un gráfico en el informe de noticias indicaba que el avión espacial estaría listo para orbitar en 2030.

El nuevo vehículo, que según se informa está siendo desarrollado por la empresa estatal China Aerospace and Industry Corporation, es en realidad el segundo concepto de avión espacial más importante que ha aparecido en China en los últimos años. En 2008, un vehículo robótico similar en forma y tamaño al X-37B de 29 pies de largo fue fotografiado bajo el ala de un bombardero chino.

En enero de 2011, el vehículo chino, supuestamente llamado «Divine Dragon», voló en su primer vuelo de prueba atmosférica. No está claro si el desarrollo de Divine Dragon continuó después de 2011.

Ocho años después de que el X-37B iniciara su primera misión operativa en 2010, los méritos de un avión espacial reutilizable siguen siendo objeto de un intenso debate. El X-37B es esencialmente un satélite pequeño, reutilizable, con una menor duración por misión en comparación con los satélites de un solo uso. Donde muchos satélites pueden funcionar hasta una década en órbita, la misión más larga del X-37B a principios de 2018 fue la cuarta, que comenzó en mayo de 2015. Duró 717 días.

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos insiste en que el X-37B es estrictamente un anfitrión tecnológico para pequeños experimentos. El X-37B de 5 toneladas es «una forma reutilizable y más efectiva de probar la tecnología en el espacio y devolverla para su examen», dijo Richard McKinney, entonces subsecretario adjunto de la Fuerza Aérea para programas espaciales, en 2011. El costo del X-37B está clasificado, pero es casi seguro que asciende a miles de millones de dólares para desarrollo y operaciones hasta 2018.

Las limitaciones del vehículo estadounidense respaldan las afirmaciones de la Fuerza Aérea con respecto a su propósito. Para las misiones militares, el X-37B está en desventaja en comparación con las naves espaciales desechables. «Construir esta capacidad de retorno en el avión espacial añade toneladas de masa extra en comparación con las naves espaciales de maniobra que no están diseñadas para regresar a la Tierra», explicaron Laura Grego y David Wright, de la organización sin fines de lucro Union of Concerned Scientists, en una entrada de blog. «y su carga útil en órbita y reduce la cantidad de maniobras que puede hacer con una determinada cantidad de combustible».

El propio avión espacial de China, si llegara a ser operativo, sufriría las mismas desventajas que los satélites convencionales. Además, al optar por lanzar el avión espacial desde una aeronave nodriza, en lugar de sobre un cohete, China Aerospace and Industry Corporation asume la carga de desarrollar también una nueva aeronave muy grande.

Aunque un bombardero pesado podría lanzar un pequeño avión espacial en algunas misiones, vale la pena señalar que el principal usuario de aviones nodriza en los Estados Unidos -la compañía de lanzamiento de estratolanzamiento del multimillonario Paul G. Allen- está desarrollando un nuevo avión de seis motores para ese fin. El avión Stratolaunch, que en marzo de 2018 todavía estaba siendo sometido a pruebas en tierra, «hará que el acceso al espacio sea más cómodo, fiable y rutinario», prometió la compañía.

Stratolaunch ha estado trabajando en su primera nave nodriza desde por lo menos 2011, e inicialmente proyectó que el avión costaría $300 millones. Si Pekín espera desplegar un avión espacial y una nueva nave nodriza para 2030, necesita apresurarse… y estar preparado para gastar mucho dinero.

Fuente The National Interest

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More