Hasta hoy, Jessica Kwong fue reportera política de Newsweek. Más específicamente, era su trabajo vigilar a la administración Trump, la familia Trump y la carrera por la presidencia de 2020. Hoy, sin embargo, fue despedida. ¿La razón? El Día de Acción de Gracias, publicó un artículo en el que afirmaba que el presidente y la primera dama planeaban pasar las vacaciones jugando al golf, tuiteando “y más”. Lamentablemente para ella, el presidente Trump voló en secreto a Afganistán, donde se reunió con las tropas (y les sirvió pavo).

Después de que el presidente Trump aterrizó, los usuarios de Twitter pro Trump la criticaron legítimamente. Uno de sus críticos más feroces fue el primer hijo, Donald Trump Jr. “El presidente pasa su Día de Acción de Gracias con las tropas estadounidenses desplegadas en Afganistán, incluido el almuerzo”, escribió en Twitter. “Mientras tanto, en las Fake News…”

Ese tweet fue retuiteado más de 8,000 veces, lo que era una señal segura de que la historia sobre el engaño de Newsweek se había vuelto viral.

Después, y cuando incluso Kwong y sus amigos de Newsweek no pudieron negar la presencia del presidente Trump en Afganistán, la historia se actualizó, al igual que el tuit de Kwong en el que compartió el artículo original.

Fue, escribió, “un error honesto”. No fue agradable, no, pero podría pasarle a cualquiera.

Sin embargo, eso no fue una gran explicación. Como Donald Trump Jr. escribió en Twitter, “[no] no fue un ‘error honesto’ que trataste de hundir a Trump y terminaste hundiéndote en ti misma…”.

Al empleador de Kwong, Newsweek, le tomó un poco de tiempo, pero la revista finalmente decidió tomar medidas. “Newsweek investigó las fallas que llevaron a la publicación del informe inexacto de que el presidente Trump pasó el Día de Acción de Gracias tuiteando y jugando golf en lugar de visitar a las tropas en Afganistán”, dijo un representante de Newsweek al Washington Examiner. “La historia ha sido corregida, y el periodista responsable ha sido despedido. Continuaremos revisando nuestros procesos y, si es necesario, tomaremos más medidas”.

Que esto sea una lección para Jessica Kwong. Todos podemos tener opiniones, y podemos tener acalorados debates sobre ellas. Sin embargo, no todos tenemos derecho a inventar hechos.