Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Solo queda una esperanza para Venezuela

Por Daniel Di Martino / En: National Interest / Traducción de Noticias de Israel

Reuters

La Asamblea Nacional de Venezuela (VNA) ha iniciado formalmente el procedimiento para volver a unirse al Tratado de Río, un pacto internacional que daría terreno legal a la acción militar regional para expulsar al dictador Nicolás Maduro del poder. Es un acierto ya que los líderes democráticos de Venezuela quieren salvar a millones de ciudadanos del hambre y la desesperación, pero no deben detenerse allí. Si Maduro debe ir, y debe irse, la ANV tendrá que activar el Artículo 187 #11 de la Constitución, que solicita apoyo militar internacional, amenazar con el uso de la fuerza es la única esperanza de derrocar al régimen asesino de Maduro y, al mismo tiempo, evitar la posibilidad de una transición falsa que deja a los militares en el poder, incluso si Maduro finalmente desaparece.

El pasado 30 de abril, los venezolanos esperaban alivio. Juan Guaidó, el legítimo presidente interino del país, se lanzó a Twitter y pidió a los manifestantes que le dieran el golpe final a Maduro. Afirmó haber tomado el control de la base aérea militar clave de La Carlota. Además, en su video, Guaidó estaba rodeado de soldados y tenía a su lado al preso político Leopoldo López quien, hasta entonces, había estado bajo arresto domiciliario.

Cuando las protestas estallaron en todas partes, la Guardia Nacional rápidamente mostró que Guaidó no tenía realmente el control sobre los militares. Las fuerzas del régimen mataron al menos a cuatro venezolanos, incluidos dos menores. Además, las escaramuzas resultaron en más de trescientos heridos y más de doscientas cuarenta personas secuestradas, y probablemente torturadas. Mientras tanto, los funcionarios estadounidenses revelaron posteriormente que los hombres fuertes militares de Venezuela habían hecho un trato con Guaidó, pero se habían retirado en el último momento.

Al final, nos recordaron lo que los venezolanos han sabido durante años: no hay negociaciones con el régimen de Maduro.

Después de todo, la negociación ignora hechos bien conocidos sobre los militares de Venezuela y los aliados internacionales del régimen. Desde 2002, el régimen ha lavado el cerebro de los soldados para matar a sus conciudadanos y ha recompensado a los comandantes leales con intereses en el negocio de las drogas del régimen. Los aliados de Maduro, Cuba, Rusia, China e Irán, lo han financiado con decenas de miles de millones de dólares , han llevado a losterroristas de hezbola a entrenar a las milicias asesinas conocidas como colectivos , y han acompañado a espías cubanos al ejército para arruinar cualquier plan para derrocar al régimen. A cambio, estas naciones, especialmente Cuba, obtuve gratis petróleo y derechos de perforación. La negociación con estos actores es inútil porque, con una Venezuela democrática, sus días de narcotráfico y de petróleo gratis patrocinados por el gobierno llegarían a su fin, y ellos lo saben.

A pesar de los aliados internacionales del régimen, los venezolanos disfrutan del contexto internacional más favorable de las últimas dos décadas. Desde 2015, los aliados del régimen y los gobiernos  han sido excluidos de sus cargos en América Latina. Y desde que el presidente Trump asumió el cargo, Estados Unidos ha liderado al mundo sancionando a los miembros del régimen, expulsando al régimen del sistema financiero global, imponiendo un embargo de petróleo y reconociendo al gobierno de Guaidó.

Estos fueron avances excelentes, pero los venezolanos aún enfrentan una crisis humanitaria insoportable. Más de cinco millones de ellos han huido desde que comenzó la revolución socialista en 1999, y se espera que millones más huyan. Peor aún, siete millones requieren asistencia humanitaria urgente. Todo mientras Maduro sigue en el poder.

Más sanciones no son la respuesta. Hay poco más que se pueda sancionar más allá del embargo de petróleo de Estados Unidos. El diálogo tampoco funcionará, ya que cualquier esfuerzo de diálogo futuro entre la resistencia y el régimen olvidará los años de conversaciones fallidas que el régimen ya ha tenido. Y Guaidó realmente no puede ofrecer un mejor trato al ejército que los perdones que ya ha ofrecido, a menos que desee mantener a su cleptocracia en el poder. Este sería el peor resultado posible.

Una verdadera solución debe proporcionar al presidente Guaidó un apalancamiento suficiente para forzar la salida del régimen.

El poder de Guaidó está en el 90 por ciento de los venezolanos que lo apoyan, pero están desarmados. El poder de Maduro, por otro lado, se basa en un ejército y colectivos cada vez más adoctrinados e infiltrados por los cubanos, que pretende seguir utilizando para matar a venezolanos inocentes.

En consecuencia, la única opción con un intento de éxito es el artículo 187 de la Constitución de Venezuela. Su cláusula del número 11 le da a la Asamblea Nacional el poder de autorizar misiones militares extranjeras en Venezuela. Es por eso que la Asamblea Nacional de Venezuela debe solicitar una coalición regional que incluya a Colombia, Brasil, Estados Unidos y otras naciones para llevar a Venezuela la ayuda humanitaria que Maduro bloqueó antes. Casi el 90 por ciento de los venezolanos están de acuerdo con esta opción, y la legítima Corte Suprema ha pedido a Guaidó, durante meses, que la persiga.

Comprensiblemente, la intervención militar de los Estados Unidos asusta a muchos estadounidenses. Pero esta no es otra guerra costosa y contraproducente. Más bien, es la súplica soberana del pueblo venezolano de salvación en forma de una operación militar internacional limitada. Una vez que la coalición está en territorio venezolano, si el ejército no se ha enfocado en Maduro, Guaidó debería llevar a los ciudadanos a marchar hacia el Palacio Presidencial. Le darían a Maduro un ultimátum, y la coalición podría proteger a los manifestantes de los matones de Maduro. Esta imponente amenaza probablemente será suficiente para que los militares de Venezuela se vuelvan contra Maduro, le entreguen a Guaidó el control del país, restauren la democracia y pongan fin a la crisis humanitaria.

No hacer nada resultará en la muerte de millones de venezolanos hambrientos y enfermos, y empujará a varios millones más de refugiados al exilio, una tragedia que la región y la comunidad internacional no pueden permitir. Los líderes democráticos de Venezuela deben unirse y activar el artículo 187 #11, o sufrir las consecuencias de permitir que este régimen narcoterrorista y socialista permanezca en el poder por tiempo indefinido. Los venezolanos no eligieron este destino mortal, y merecen libertad y prosperidad. Que algún día se recuerde que otras naciones tomaron una posición por los venezolanos cuando más lo necesitaban.

Vía nationalinterest

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More