Irán niega haber hackeado el teléfono de Benny Gantz

Gantz rechazaría la invitación de Trump a la Casa Blanca

Cortesía: Azul y Blanco

El miércoles, Irán negó los informes en Israel de que había hackeado el teléfono celular del candidato electoral Benny Gantz, acusando al Estado judío de difundir afirmaciones falsas para avivar la “Iranofobia”.

El jueves pasado, las noticias del Canal 12 informaron que la inteligencia iraní había logrado acceder al teléfono de Gantz y todo su contenido. Un informe de seguimiento el sábado por la noche dijo que no se había guardado información de seguridad confidencial en el teléfono de Gantz en el momento de la violación, pero sugirió que el incidente fue “vergonzoso” para él.

Pero Teherán negó estos informes con vehemencia ese miércoles temprano, cuando el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Bahram Qasemi, dijo a los periodistas que Israel estaba “fabricando varios tipos de reclamos irrelevantes para crear una atmósfera hostil contra Irán“, según la agencia oficial de noticias IRNA.

Qasemi acusó a Jerusalén de “distribuir mentiras” y hacer uso de la propaganda para culpar a Irán de cualquier incidente en el mundo.

El partido Azul y Blanco de Gantz ha dicho que la historia del hackeo telefónico se filtró en un intento de desviar la atención de las revelaciones de Case 3000, que involucran nuevas acusaciones de que el primer ministro Benjamin Netanyahu podría haber ganado millones de shekels del llamado asunto submarino.

Al mismo tiempo, el partido le solicitó al fiscal general Avichai Mandelblit que investigue quién filtró la noticia a la prensa.

Gantz dijo el lunes que el hecho de que su teléfono había sido hackeado fue “indudablemente filtrado”, pero que cualquier reclamo de impropiedad por su parte fue “nada más que un borrón”.

Según un informe publicado el domingo, el teléfono celular del ex primer ministro Ehud Barak fue hackeado hace meses y su contenido aparentemente fue vendido a Irán.

Una fuente con conocimiento del caso Barak dijo al programa de investigación “Uvda” del Canal 12 que Irán no era responsable de la violación de la seguridad, sino que parece haber comprado la información a piratas informáticos extranjeros.

La fuente dijo que la violación no fue el resultado de una negligencia por parte de Barak, y que no se había accedido a materiales vergonzosos.

Tanto Barak, ex jefe de las FDI y ministro de Defensa que fue primer ministro desde 1999 hasta 2001, y el Shin Bet se negaron a comentar sobre el informe.

El martes, la Oficina del Primer Ministro negó un informe saudí de que los teléfonos de la esposa y el hijo del primer ministro, Sara y Yair Netanyahu, fueron hackeados por Irán.