Nuevos misiles, nuevos riesgos: implicaciones de las armas de precisión de Irán

Por Jim Lamson | War on the Rocks

Nuevos misiles, nuevos riesgos: implicaciones de las armas de precisión de Irán

Desde 2017, las pruebas de la nueva capacidad de armas de precisión de Irán han llovido por todo Oriente Medio. En los últimos cinco años, la Guardia Revolucionaria ha utilizado misiles balísticos, misiles de crucero y aviones no tripulados de gran precisión para atacar diversos objetivos, como el EIIL en Siria, las milicias kurdas en Irak, instalaciones petroleras en Arabia Saudí, una base aérea estadounidense en Irak y un petrolero vinculado a Israel frente a la costa de Omán. Las fuerzas iraníes también utilizaron misiles tierra-aire en el derribo intencionado de un dron de reconocimiento estadounidense y en el derribo accidental del vuelo 752 de Ukraine International Airlines sobre Teherán.

Irán ha ampliado los tipos y despliegues de armas de ataque de precisión en todos sus servicios militares. En consecuencia, estas armas constituyen un pilar fundamental de la estrategia militar iraní: para la disuasión, para la defensa y para el apoyo a sus socios del “Eje de la Resistencia”. Mientras que la preocupación de Occidente se centraba en el posible uso de misiles por parte de Irán como sistemas vectores nucleares, sus misiles se han convertido ahora en una amenaza convencional en sí mismos.

Los responsables políticos y los planificadores militares de Estados Unidos están trabajando para contrarrestar los avances de Irán en materia de armas de precisión. Pero Washington no ha tenido en cuenta el modo en que esta nueva capacidad ha aumentado la autoconfianza estratégica de Irán y ha incrementado el riesgo de una rápida escalada en caso de crisis. A menos que los esfuerzos tradicionales para restringir las nuevas armas de Irán resulten eficaces o sea factible negociar límites a las mismas, Estados Unidos y sus aliados deberían tomar medidas para mejorar la estabilidad estratégica y reducir el riesgo de una escalada inadvertida.

Irán depende cada vez más de las armas de precisión

El importante papel de las armas de ataque de precisión en los arsenales tanto de la Guardia Revolucionaria como del ejército convencional iraní, el Artesh, ha aumentado en los últimos años, y ambas fuerzas han desplegado estas armas en sus servicios individuales. Durante años, la fuerza aeroespacial de la guardia ha desplegado misiles balísticos, misiles de crucero de ataque terrestre y aviones no tripulados, mientras que la fuerza aérea del Artesh ha desplegado misiles de crucero antibuque lanzados desde el aire. Las marinas de la guardia y de Artesh han operado misiles de crucero antibuque y sus fuerzas de defensa aérea han operado misiles tierra-aire. Pero las cosas se han ampliado en los últimos años. En 2021, los comandantes iraníes destacaron el despliegue de misiles balísticos, tradicionalmente un monopolio de la fuerza aeroespacial de la guardia, por parte de la fuerza terrestre y la marina del cuerpo de la guardia. Además, las fuerzas aéreas del Artesh desplegaron un misil de crucero de ataque terrestre de largo alcance, otra munición tradicionalmente reservada a las fuerzas aeroespaciales de la guardia. Los servicios militares tanto de la Guardia Revolucionaria como del Artesh utilizan ahora drones armados y suicidas, como demuestran las pruebas de drones suicidas de largo alcance realizadas por el Artesh el año pasado, así como su despliegue por las fuerzas terrestres de la guardia. Por último, las fuerzas terrestres de la guardia y el Artesh han incorporado cohetes guiados a sus arsenales. En resumen, todos los servicios militares de la Guardia Revolucionaria y el Artesh están ahora repletos de armas de ataque para uso ofensivo y defensivo.

Este nuevo énfasis en los misiles de precisión y los aviones no tripulados también puede verse en los ejercicios militares iraníes. En noviembre, el Artesh utilizó misiles de crucero, drones armados y suicidas, y misiles tierra-aire para atacar objetivos durante su ejercicio “Zolfaghar 1400”. En el ejercicio “Gran Profeta 17”, realizado en diciembre, las tres fuerzas de la Guardia Revolucionaria -la aeroespacial, la naval y la terrestre- recurrieron a las armas de ataque en sus operaciones ofensivas y defensivas simuladas, incluidos los ataques coordinados con misiles balísticos y drones contra una maqueta de la instalación nuclear israelí de Dimona. Las organizaciones de investigación de la Guardia Revolucionaria y Artesh también han intensificado su participación en el desarrollo de armas de ataque de precisión. Esto ha ampliado la base nacional de investigación, desarrollo e industria del país, que tradicionalmente ha estado dominada por las organizaciones de desarrollo y producción del Ministerio de Defensa, como la Organización de Industrias Aeroespaciales, la Organización de Industrias de Aviación y la Organización de Industrias de Defensa.

Como resultado de estos esfuerzos, las armas de ataque de precisión iraníes son ahora fundamentales para la estrategia militar del país. Irán ha utilizado las armas de precisión para responder a lo que denomina amenazas “semiduras” (nimeh-sakht), como el terrorismo y el asesinato, y para hacer frente a la amenaza “dura” (sakht) del conflicto armado mediante la disuasión y la defensa. Estas armas son una parte importante de la disuasión, la piedra angular de la estrategia militar de Irán. Apoyan la estrategia de “disuasión activa” (bazdarandegi-e fa’el) declarada por Irán y su doctrina de “disuasión defensiva y ofensiva” (bazdarandegi-e defa’i va tahajomi), que hace hincapié en la amenaza de respuestas ofensivas y defensivas decisivas para disuadir a los adversarios de Irán. Las armas de ataque de precisión de Irán lo hacen proporcionando los medios para amenazar con represalias -y posiblemente con el derecho de preferencia- contra las acciones del enemigo y para amenazar con altos costes si los adversarios atacan o invaden.

Las declaraciones de los funcionarios iraníes hacen hincapié en tres componentes principales de la disuasión: capacidad, resolución y vulnerabilidad. Las armas de ataque de precisión son fundamentales para los tres. En primer lugar, Irán está aumentando sus capacidades cualitativas y cuantitativas en toda la gama de armas de ataque con misiles y drones. En segundo lugar, Irán ha manifestado su determinación de utilizar estas armas de forma abierta o encubierta contra sus adversarios estatales y no estatales. En tercer lugar, está intentando reducir sus propias vulnerabilidades mejorando la capacidad de supervivencia de sus armas de ataque de precisión. Irán también está intentando explotar las vulnerabilidades percibidas de sus adversarios amenazando con atacar ciudades e instalaciones nucleares israelíes, así como bases y fuerzas militares estadounidenses en la región.

Además de la disuasión, las armas de ataque de precisión también desempeñan un papel fundamental en los planes de defensa y guerra asimétrica de Irán en caso de que falle la disuasión. Por ejemplo, Irán dependería en gran medida de estas armas si alguna vez cumpliera sus amenazas de cerrar el Estrecho de Ormuz. También desempeñan un papel importante en la dimensión militar de la estrategia de “resistencia” de Irán, incluido su apoyo a sus socios del Eje de la Resistencia, como el Hezbollah libanés y los Houthis yemeníes.

 El riesgo de una rápida escalada

Es probable que la dependencia de Irán de las armas de ataque de precisión para apoyar su estrategia militar y sus objetivos de seguridad nacional siga aumentando. No es de extrañar que los países occidentales, en particular Estados Unidos e Israel, estén cada vez más preocupados y, al parecer, consideran que la capacidad de ataque convencional de Irán es un peligro más inmediato que su programa nuclear. El Mando Central de Estados Unidos ha puesto de manifiesto su preocupación por el hecho de que Irán haya alcanzado el “overmatch” en la región y ha subrayado las medidas que ha adoptado como respuesta, entre ellas el refuerzo de la disuasión, la mejora de las defensas activas y pasivas y el redespliegue de fuerzas.

Desgraciadamente, Estados Unidos y sus aliados siguen enfrentándose a serios retos a la hora de responder, ya sea tratando de limitar los avances de Irán en las armas de ataque de precisión o de disuadir el uso de las mismas por parte de Irán. Es casi seguro que los países occidentales continuarán con sus medidas tradicionales destinadas a limitar el desarrollo de armas de ataque por parte de Irán, como los controles de exportación nacionales y multilaterales, las sanciones, la presión diplomática y las interdicciones. Sin embargo, estas medidas han tenido poco impacto hasta ahora en la capacidad de Irán para desarrollar, desplegar y transferir armas.

Es probable que las negociaciones para limitar los programas, capacidades o transferencias de armas de ataque de precisión de Irán no sean viables durante algún tiempo, debido al alto nivel de tensiones políticas, al papel fundamental que desempeñan estas armas en la estrategia militar de Irán y a las claras ventajas que le proporcionan. La posición constante de Teherán sigue siendo que las negociaciones sobre estas armas son una “línea roja”. Esto significa que cualquier esfuerzo por limitar las capacidades de Irán o “desvincular” las armas de ataque de precisión iraníes del papel central que desempeñan en la estrategia militar de Irán resultará muy probablemente inviable al menos en un futuro próximo.

Los países occidentales también se enfrentan a un duro reto a la hora de disuadir la amenaza y el uso de armas de ataque de precisión por parte de Irán mientras este crea que tiene ventaja en el equilibrio general de la disuasión. Aunque es probable que los funcionarios iraníes no duden de la capacidad de Estados Unidos e Israel para atacar a Irán, las declaraciones de los militares iraníes sugieren que cuestionan la decisión de Occidente de utilizar la fuerza militar contra Irán y también creen que los objetivos israelíes y las bases estadounidenses en la región son muy vulnerables a los ataques de misiles y drones iraníes. De hecho, los militares iraníes afirman que Irán ha superado la “fase de disuasión” (marhaleh-ye bazdarandegi) y ha llegado a un punto en el que la responsabilidad de disuadir a Irán recae en sus adversarios, y no al revés.

Todas estas dinámicas intensifican el riesgo de una rápida escalada durante una crisis o conflicto con Irán. La confianza en sí mismo y la percepción de ventaja de Irán pueden no estar justificadas, pero no obstante crean el riesgo de una percepción errónea por parte de Irán durante una crisis. Además, el hecho de que Irán confíe en las armas de precisión para dar respuestas rápidas, decisivas y ofensivas a las acciones del enemigo podría conducir fácilmente a un ciclo rápido de escalada de ataques de ojo por ojo en el que Irán utilizaría un número cada vez mayor de estas armas en cada paso. Esto solo se intensificaría por las presiones de “usar o perder” sobre los comandantes iraníes para lanzar ataques antes de que sus propios arsenales sean destruidos.

Estados Unidos y sus aliados deben seguir buscando formas militares y diplomáticas de atenuar la amenaza de las armas de ataque de precisión iraníes. Sin embargo, hasta que estos esfuerzos tengan éxito, deberían buscar formas de reforzar la estabilidad estratégica y reducir el riesgo de una escalada involuntaria en caso de crisis. Estas medidas podrían incluir líneas directas de comunicación entre los mandos militares, canales diplomáticos agilizados utilizando una tercera parte preestablecida, notificación anticipada de ejercicios militares y acuerdos para reducir las posibilidades de incidentes navales o aéreos.


Jim Lamson es investigador asociado en el Centro James Martin de Estudios sobre la No Proliferación del Instituto Middlebury de Estudios Internacionales de Monterey. Anteriormente, Jim trabajó durante 23 años como analista en la Agencia Central de Inteligencia.