Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Brasil otorga su aprobación tácita a la soberanía de Israel sobre Jerusalem

YONATAN ZINDEL / FLASH 90

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, hizo un gesto tácito en dirección al reconocimiento de la soberanía de Israel sobre Jerusalem, incluso en la Ciudad Vieja, cuando visitó el Muro Occidental, uno de los lugares más sagrados del judaísmo, junto con el primer ministro Benjamin Netanyahu.

El lunes, entró en la historia del Estado judío moderno al convertirse en el primer líder mundial en ejercicio en visitar el Muro Occidental junto con un primer ministro israelí en funciones.

La presencia de Netanyahu designa la soberanía israelí sobre el área, que está profundamente arraigada en la historia judía, pero cuyo estatus a los ojos de la comunidad internacional está cargado de controversia.

La geopolítica de un evento que de otra manera parece ser rutinario para los visitantes de la Tierra Santa, un viaje al Muro Occidental es tan sutil que puede ser difícil de notar.

Para las celebridades, es una parada de rutina. Desde Liz Taylor a Madonna, desde Justin Bieber a Justin Timberlake, han ido a ver las grandes piedras que formaban parte del muro exterior del Segundo Templo hace más de 2.000 años.

Los papas han mostrado venias y los políticos han hecho posturas icónicas; los ex presidentes de los Estados Unidos también: Bill Clinton con una kipá en la cabeza y Barack Obama colocando una nota en sus grietas.

Pero ni Clinton ni Obama hicieron la visita mientras estaban en el cargo, precisamente porque temían el mensaje simbólico que podrían enviar, incluso cuando respetaban el significado bíblico y religioso del antiguo muro, que sobrevivió a la destrucción romana de Jerusalem.

Los judíos podrían haber rezado allí durante siglos, pero el muro, al igual que la Ciudad Vieja de Jerusalem, está fuera de los límites de las líneas anteriores a 1967 y, por lo tanto, es parte del este de Jerusalem, que fue mantenida por Jordania durante los primeros 19 años de la historia de Israel.

La comunidad internacional sostiene que el este de Jerusalem es un «territorio ocupado» y debería ser parte de los límites finales de un Estado palestino. Esto incluye los lugares más sagrados del judaísmo: el Monte del Templo y el Muro Occidental adyacente. El Monte es también el tercer sitio más sagrado del Islam, conocido por el nombre árabe Al-Haram Al-Sharif.

La comunidad internacional no ha reconocido la anexión de Israel del este de Jerusalem en 1980; de hecho, tampoco sostiene que Israel tenga soberanía sobre el oeste de Jerusalem, que ha mantenido desde 1948.

Los líderes internacionales han logrado visitar el oeste de Jerusalem, mientras se saltan el tema de la soberanía.

Pero una visita al este de Jerusalem con un líder israelí es más espinosa debido a la declaración que parece hacer con respecto a la condición de un “Estado palestino”.

Incluso Timberlake, un músico y no un diplomático, se metió en problemas con Instagram en 2014, al publicar una fotografía de él mismo en el Muro Occidental con el hashtag #Israel.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rompió ese tabú en 2017 cuando visitó el Muro Occidental. Pero incluso él fue diplomáticamente circunspecto en la forma en que lo hizo, con un intento de parecer neutral al permanecer allí sin ningún funcionario israelí. En cambio, lo acompañaron un líder religioso, el rabino del Muro Occidental, el rabino Shmuel Rabinovitch y su personal.

Otros dignatarios internacionales han seguido desde entonces el liderazgo de Trump dirigiéndose al Muro Occidental con Rabinovitch, incluido el canciller austriaco Sebastian Kurz y el príncipe real británico William.

En mayo pasado, Estados Unidos reubicó su embajada en el oeste de Jerusalem, una medida que reconoció la soberanía israelí sobre esa sección de la ciudad. Washington ha insistido en que la medida no prejuzga su opinión sobre las fronteras futuras de la ciudad, incluida la posibilidad de que el este de Jerusalem sea la futura capital de un “Estado palestino”. Solo Guatemala ha seguido los pasos de América abriendo una embajada de Jerusalem.

El mes pasado, Estados Unidos dio otro paso dramático, cuando Netanyahu se unió al Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, para visitar el Muro Occidental.

Netanyahu había esperado que, durante su viaje de cuatro días a Israel, Bolsonaro anunciara que Brasil se convertiría en el tercer país en reubicar su embajada.

El líder brasileño, que ha hablado apasionadamente de las raíces judeocristianas que unen a ambos países, es un apasionado partidario de Israel. Los evangélicos de su país lo apoyan en su amor por Israel y quieren que tome una posición firme sobre el estatus de Jerusalem. Pero la industria agrícola teme el impacto de la reacción musulmana en su industria de carne halal.

Al final, Bolsonaro eligió el camino medio, anunciando la apertura de una oficina de comercio, que muchos ven como el primer paso para un futuro movimiento de embajada.

Sin embargo, agregó una imagen visual para marcar su compromiso con Jerusalem, una que jugará bien para él en casa y ayudará a Netanyahu a reforzar sus credenciales diplomáticas antes de las elecciones del 9 de abril.

El lunes por la tarde, Bolsonaro no solo se enfrentó a la lluvia, también se arriesgó a una reacción internacional y se unió a Netanyahu en el Muro Occidental.

Los dos hombres colocaron sus manos sobre sus piedras por un momento y luego escucharon a Rabinovitch recitar una oración sobre la paz de Jerusalem.

La ciudad de “Jerusalem está unida, y debemos mantenerla unida”, dijo Netanyahu.

Vía Jerusalem Post

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More