Este año en Jerusalén

Este año en Jerusalém

El presidente de EE.UU., Donald Trump, sostiene un memorándum firmado después de que pronunció una declaración sobre Jerusalén en la Sala de Recepción Diplomática de la Casa Blanca en Washington, DC el 6 de diciembre de 2017. (Saul Loeb / AFP)

El presidente de los Estados Unidos se enfrentó a una decisión difícil sobre el reconocimiento en el volátil Oriente Medio. Él fue personalmente comprensivo con el lado israelí. Muchos de sus amigos y confidentes más cercanos eran judíos, incluso algunos con quienes había participado en empresas comerciales. Pero ahora su Secretario de Estado discutió enérgicamente contra el reconocimiento. La oposición del Secretario fue compartida por casi todo el establecimiento de la política exterior, así como por el New York Times y el Washington Post. Se le advirtió que si procedía con el reconocimiento, la violencia estallaría en todo el Oriente Medio, la posición de Estados Unidos en las Naciones Unidas se debilitaría, y él mismo sería acusado de complacerse por el voto judío.

En contra del consejo de su Secretario de Estado, el Presidente decidió a favor del reconocimiento. El primer ministro de Israel le agradeció y le dijo que su decisión le ganaría un lugar inmortal en la historia judía.

Estos eventos, como relató Clark Clifford, ocurrieron hace 70 años, cuando el presidente era Harry Truman, no Donald Trump; el Secretario de Estado era George Marshall, no Rex Tillerson; el primer ministro era David Ben Gurion, no Benjamin Netanyahu; y el problema era el reconocimiento del Estado de Israel, no el reconocimiento de su capital. Con el beneficio de la retrospectiva, la mayoría estaría de acuerdo con que Truman tomó la decisión correcta en mayo de 1948. La decisión de Donald Trump de reconocer a Jerusalén como la capital del Estado de Israel -aunque casi condenados universalmente por los supuestos expertos en la región de hoy- en última instancia también será vista como el movimiento correcto.

Uno podría defender fuertemente el reconocimiento de Jerusalén como la capital de un Estado Judío basado en la historia y los hechos en la región. El reclamo judío a Jerusalén data de hace 3.000 años, cuando el rey David hizo de la ciudad su capital. Durante siglos, mientras estaba bajo el dominio de los conquistadores extranjeros, los judíos continuaron soñando con regresar a su antigua capital. El Antiguo Testamento menciona la ciudad cientos de veces. «El año que viene en Jerusalén» es una oración que se recita al concluir los servicios de Yom Kippur y los sedarím de Pésaj.

En contraste con el compromiso judío con Jerusalén, durante los cuatro siglos -de 1517 a 1917- cuando la ciudad estaba bajo el control musulmán de los turcos otomanos, no había interés en convertirla en una especie de capital. En cambio, la ciudad era un remanso sin importancia, administrado por un oficial provincial con base en Damasco. Tras el final del mandato británico, el Reino Hachemita de Jordania conquistó el Este de Jerusalén y mantuvo el control desde 1948 hasta 1967. Mientras estaba bajo el control jordano, el Este de Jerusalén fue descuidado y no hubo ningún esfuerzo por convertirla en la capital de un estado palestino.

Durante este mismo período, a los judíos se les negó el acceso al Muro Occidental y otros lugares sagrados en el Este de Jerusalén. El cementerio judío en el Monte de los Olivos fue saqueado y las tumbas profanadas. Por el contrario, desde 1967, cuando el Este de Jerusalén fue recuperado por Israel en una guerra defensiva, Israel demostró un respeto escrupuloso por los derechos de los musulmanes y otras personas no judías para acceder a sus sitios sagrados en la ciudad. Pocas horas después de que Israel obtuviera el control, Moshe Dayan, el Ministro de Defensa de Israel, entregó la autoridad administrativa al Monte del Templo (conocido por los musulmanes como Haram esh-Sharif) a los funcionarios religiosos musulmanes, donde ha permanecido desde entonces. De hecho, los judíos tienen prohibidosegún la ley israelí, rezar en el Monte del Templo.

Viendo la historia y los hechos en la región, uno podría concluir que el reclamo de Israel sobre Jerusalén es válido. Pero la decisión del presidente Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel es una expresión de la política estadounidense . Entonces, en lugar de sopesar los derechos y los registros de los actores regionales, una evaluación objetiva de la decisión del Presidente debería explorar si concuerda con los valores e intereses estadounidenses.

Lo hace.

En primer lugar, la decisión del presidente Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel cumple con los principios democráticos fundamentales. El pueblo estadounidense, a través de sus representantes elegidos, tiene el derecho de establecer una política nacional que incluya la política exterior. Y lo han hecho así. En 1995, el Congreso aprobó la Ley de la Embajada de Jerusalén. La Sección 3 (a) (2) de la Ley establece: «Jerusalén debe ser reconocida como la capital del Estado de Israel». Aunque la Ley permite al Presidente retrasar el traslado real de la embajada si es «necesario para proteger los intereses de seguridad nacional». «No le permite al presidente retrasar el reconocimiento».

En su declaración sobre Jerusalén, el presidente Trump hizo exactamente lo que la ley le exigía: reconoció a Jerusalén como la capital de Israel. Pidió al Departamento de Estado que comenzara el proceso de contratación de arquitectos, ingenieros y planificadores, pero no estableció una fecha para trasladar la embajada.

Vale la pena señalar que la Ley fue aprobada en el Senado por una votación de 93-5. Pasó en la Cámara por una votación de 374-37. En junio pasado, el Senado, reafirmó la Ley con un voto de 90-0. Su resolución «reafirma la Ley de la Embajada de Jerusalén … y hace un llamado al Presidente y a todos los funcionarios estadounidenses para que cumplan sus disposiciones». En estos días amargamente partidistas, es difícil encontrar una política pública en la que los demócratas y los republicanos estén de acuerdo de manera abrumadora como lo hacen con el tema de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel.

En segundo lugar, la decisión concuerda con los principios constitucionales que rigen la división del trabajo entre las tres ramas de nuestro gobierno federal. El Congreso es la única rama facultada para celebrar audiencias, llamar testigos y recopilar información. Lo hace en forma de «hallazgos», que tienen derecho a la deferencia de las otras ramas.

Cuando el Congreso aprobó la Ley de la Embajada de Jerusalén, hizo tales hallazgos. Al evaluar la decisión del presidente Trump, vale la pena contar lo que el Congreso encontró:

(1) Cada nación soberana, conforme a las leyes y costumbres internacionales, puede designar su propio capital.

(2) Desde 1950, la ciudad de Jerusalén ha sido la capital del Estado de Israel.

(3) La ciudad de Jerusalén es la sede del Presidente, el Parlamento y el Tribunal Supremo de Israel, y es sede de numerosos ministerios gubernamentales e instituciones sociales y culturales.

(4) La ciudad de Jerusalén es el centro espiritual del judaísmo, y también es considerada una ciudad santa por los miembros de otras religiones.

(5) De 1948 a 1967, Jerusalén fue una ciudad dividida y negada a los ciudadanos israelíes de todas las religiones, así como a los ciudadanos judíos de todos los Estados, el acceso a lugares sagrados en el área controlada por Jordania.

(6) En 1967, la ciudad de Jerusalén se reunificó durante el conflicto conocido como la Guerra de los Seis Días.

(7) Desde 1967, Jerusalén ha sido una ciudad unida administrada por Israel, y se ha garantizado a las personas de todas las religiones el pleno acceso a los lugares sagrados dentro de la ciudad.

Estos hallazgos son bases sólidas para reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y para eventualmente trasladar nuestra embajada a esa ciudad. Ahora muchas personas, aquí y en el extranjero, pueden estar en desacuerdo con estos hallazgos. En mayo pasado, por ejemplo, la UNESCO aprobó una resolución que negaba cualquier reclamo de Israel a Jerusalén y se refirió a Israel solo como la «potencia ocupante». Sin duda, muchos intelectuales estadounidenses, especialmente académicos en los departamentos de Estudios del Oriente Medio, apoyarían el punto de vista de la UNESCO. Pero la política exterior estadounidense debe cumplir con los hallazgos del Congreso, no con las últimas tendencias académicas.

Según nuestra Constitución, el deber principal del Presidente es «cuidar que las leyes se ejecuten fielmente«. La decisión del presidente Trump sobre el reconocimiento se basó en los hallazgos del Congreso y fue parte de su deber de ejecución fiel.

En tercer lugar, el discurso del Presidente fue consistente con la tradición de Estados Unidos de respeto al derecho de las naciones soberanas a seleccionar su propio capital (como se menciona en el primer hallazgo del Congreso). En toda la historia, los Estados Unidos nunca han negado la selección de una nación soberana de su capital. Después de la Segunda Guerra Mundial, cuando Berlín se dividió en cuatro zonas de ocupación, el régimen comunista en Alemania Oriental (conocida como la República Democrática Alemana o RDA), decidió albergar su capital en la zona soviética de la ciudad, en clara violación del acuerdo de posguerra. Sin embargo, los Estados Unidos aplazaron a los comunistas y establecieron una embajada en Berlín Oriental. Para mantener la ficción de que el acuerdo de posguerra todavía estaba vigente, Estados Unidos describió su embajada como su representación la RDA, en lugar de en la RDA.

Si los Estados Unidos estuvieron dispuestos a ceder a Alemania Oriental, un poder hostil, y reconocer a Berlín Oriental como su capital, ciertamente deberíamos estar dispuestos a ceder ante Israel, un aliado cercano, y reconocer a Jerusalén como su capital.

En cuarto lugar, la decisión del presidente Trump sirve al interés nacional porque demuestra al mundo que nuestra palabra es nuestra garantía, aunque una garantía largamente retrasada en la honra. Desde 1995, los Estados Unidos se han comprometido legalmente a reconocer a Jerusalén como la capital de Israel. Desde entonces, todos los candidatos presidenciales estadounidenses han hecho campaña para obtener la oficina prometiendo reconocer a Jerusalén y mover nuestra embajada allí. Una vez en el cargo, cada presidente estadounidense ha encontrado una excusa para evitar ese compromiso. Esta omisión no pasa desapercibida. Nuestros aliados que dependen de Estados Unidos para su seguridad y nuestros enemigos que vigilan cuidadosamente los signos de vacilación, lo notan.

¿Qué clase de señal envía al mundo cuando nuestro gobierno, durante 22 años, logró encontrar una excusa tras otra para posponer su propia promesa de reconocer a Jerusalén? ¿Qué efecto tiene en Corea del Sur y Japón, mientras observan nerviosos a Corea del Norte probar armas nucleares? ¿Qué efecto tiene en Arabia Saudita y los estados del Golfo, ya que ven a Irán expandir su zona de influencia a través de Iraq, Siria y Líbano? Incluso los países que se oponen públicamente a la medida se tranquilizan de manera privada cuando ven que los Estados Unidos cumplen sus compromisos.

Mis lectores saben que he criticado libremente y con frecuencia a Donald Trump. Sobre este tema, el presidente Trump tiene razón. Tan cierto como la tuvo el presidente Truman hace 70 años.

Por: Lawrence J. Siskind | En: The Times of Israel | Traduce: © israelnoticias.com

Lawrence J. Siskind es abogado y ejerce la abogacía en San Francisco, California. Él blogs en www.ToPutItBluntly.com.