Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Jerusalem es el corazón palpitante de la historia judía

Por Pini Dunner / En: Algemeiner / Traduccion de Noticias de Israel

webmexicanosunidos.com

Si busca en Google de algún tema judío, es casi seguro que será redirigido a myjewishlearning.com. Este sitio web es uno de los varios medios de comunicación que conforman los “70 Faces Media”, la organización de medios judíos sin fines de lucro más grande de Norteamérica, que está financiada por varias organizaciones benéficas judías importantes, entre ellas la Fundación Samuel Bronfman, la Fundación William Davidson y la Federación UJA de la ciudad de Nueva York.

Según la sección “acerca de Nosotros” en su página, myjewishlearning.com “ofrece miles de artículos, videos y otros recursos para ayudarle a navegar en todos los aspectos del judaísmo y la vida judía”.

Este sitio es sin duda una de las librerías más grandes en línea para el judaísmo y el mundo judío, lo que hace que las afirmaciones de su artículo sobre la festividad del Yom Yerushalayim sean increíbles:

A diferencia del Yom Ha’atzmaut, que es un día para celebrar la existencia y el éxito del moderno Estado judío de Israel, el Yom Yerushalayim puede molestar a algunos judíos políticamente liberales fuera de Israel, debido a los continuos conflictos sobre el futuro de la ciudad. Incluso algunos judíos, que creen que la ciudad debe permanecer indivisa y bajo el control israelí, prefieren no distinguir el Yom Yerushalayim como un día de alegría debido a la situación profundamente emocional, violenta y controvertida que rodea las porciones árabes de Jerusalem.

El Yom Yerushalayim, o Día de Jerusalem, es el aniversario anual de la reunificación de Jerusalem, cuando los judíos de todo el mundo celebran la liberación del Este de Jerusalem el 7 de junio de 1967, y especialmente de la Ciudad Vieja y el Monte del Templo, del control de los jordanos, que habían capturado el este de la ciudad durante la Guerra de Independencia de Israel, expulsado a todos los judíos de sus hogares y eliminado la presencia judía permanente que había persistido allí a través de los siglos.

En un día agobiante de junio en 1967, por primera vez desde la era romana, los judíos finalmente estaban en posesión y control de su capital, Jerusalem, el corazón palpitante de la vida judía desde los días del rey David, hace unos 3.000 años.

¿Por qué un sitio web que profesa promover el aprendizaje judío y el judaísmo elegiría enfocarse en los judíos cuya desconexión con su herencia judía es tan profunda, que no ven la milagrosa hegemonía judía sobre Jerusalem como el cumplimiento de incontables profecías, es más que desconcertante?

Estudié en una Yeshiva de Jerusalem a finales de los años ochenta. En esa época, poco más de 20 años después de la reunificación, la ciudad era una metrópoli animada, con lujosos parques públicos y modernos suburbios junto a barrios antiguos que fueron renovados y modernizados.

La vieja ciudad, que estaba terriblemente debilitada bajo el dominio jordano, era accesible y renovada, y el acceso a los lugares sagrados estaba abierto tanto a judíos como a no judíos. Ya entonces, decenas de miles de visitantes de todo el mundo venían cada año a alojarse en hoteles de categoría mundial y a disfrutar de este antiguo tesoro, una ciudad que no sólo era vigorizante sino también segura.

Hoy, 30 años después de mi estancia en Yeshiva, Jerusalem se ha superado a sí misma aún más – es una ciudad próspera con todas las comodidades modernas y un sistema de transporte público que supera a muchos en el mundo occidental. Además, el judaísmo y la vida judía están floreciendo, incluyendo una amplia gama de instituciones de la Torá y numerosas sinagogas para judíos de todos los colores y tonalidades.

¿Qué otra prueba más necesitamos del advenimiento de los tiempos mesiánicos que la reconstrucción de las ruinas de Jerusalem en este reluciente faro de la vida judía? Justo ante nuestros ojos, podemos ver la realización de la profecía bíblica.

En 1718, el rabino viajero judío italiano Immanuel Chai Ricci visitó Safed en el norte de Israel, y decidió establecerse allí mientras estudiaba la cábala. En 1731, publicó Hon Ashir, una obra ecléctica que contenía un comentario sobre la Mishná y un poema musicalizado.

Rabí Ricci como se le conocía también usó el libro para describir su tiempo en Tzfeet, observando el cumplimiento de la profecía en Bechukothai, como se dijo en el Talmud (Sotah 49b) sobre la era mesiánica, “y Galilea estará en estado de destrucción” (Lev. 26:33): “Su tierra será devastada, y sus ciudades serán destruidas”.

Según el rabino Ricci, “Vi con mis propios ojos cómo Galilea estaba en ruinas, pero gracias a Dios también me alegré de ver… que cada día se construyen nuevas casas, y creo que es realmente una señal de que el Mesías está en camino”.

No importa Galilea, imagínese si el rabino Ricci visitara Jerusalem tal como es hoy en día, y viera las ruinas de esta antigua ciudad santa eclipsada por innumerables barrios florecientes llenos de vida y vigor, repletos de judíos orgullosos que han regresado a su patria ancestral.

Yom Yerushalayim no es sólo una celebración de aniversario, es un día que refleja nuestra redención final. Y si aún hay personas que encuentran esta directriz principal judía un poco extraña ante cuestiones políticas no resueltas, es posible que necesiten reflexionar sobre su verdadero compromiso con la identidad judía.

Sin embargo, este es ciertamente el caso de que no hay lugar para tales personas en el artículo sobre Yom Yerushalayim.

Vía algemeiner

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More