Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

¿Es Jerusalem una ciudad islámica sagrada?

POR IMAM TAWHIDI, líder espiritual musulmán nacido en Irán, es presidente de la Asociación Islámica del Sur de Australia.

Esta es una pregunta que la mayoría de los musulmanes en el mundo político y académico intentan evitar, simplemente porque abre una discusión bastante incómoda.

Jerusalem es el hogar de alrededor de 400,000 musulmanes, pero ¿es una ciudad sagrada según el Islam?

Esta es una pregunta que la mayoría de los musulmanes en el mundo político y académico intentan evitar, simplemente porque abre una discusión bastante incómoda. De hecho, un musulmán que haga tal pregunta podría enfrentar serias consecuencias; como ser asociado a alguien que duda de su fe.

Hasta 2014, era un islamista que aborrecía a los judíos y estaba abierto a librar una guerra contra ellos. Hoy, sin embargo, soy amigo de muchos líderes religiosos judíos. Esta transición no fue política, fue más bien teológica. En resumen, comencé a cuestionar ciertas afirmaciones que me enseñaron mis maestros y la comunidad musulmana. Comencé preguntándome: ¿Jerusalem realmente pertenece al Islam y a los musulmanes?

Para responder a esta pregunta de vital importancia, debemos investigar cómo las ciudades se vuelven sagradas según el Islam.

Ciudades sagradas en el Islam

A lo largo de la historia humana, cada religión ha sido asociada con un área que ha sido santificada, respetada y venerada. El Islam no es diferente. Hay decenas de ciudades sagradas en el Islam, tales como La Meca, Medina, Qum, Karbala y Najaf, debido a los claros versos del Corán que reconocen su gloria o los dichos del profeta Mohammad que aseguran a los musulmanes su exaltación.

Hay una gran diferencia entre que una ciudad sea sagrada a los ojos de Allah y que sea una ciudad sagrada islámica. Por ejemplo, todas las tumbas proféticas, lugares de nacimiento y áreas donde se produjeron milagros se consideran sagradas en el Islam, pero no son lugares específicamente islámicos. Un lugar sagrado islámico es un lugar donde un importante evento islámico ha tenido lugar por Allah o por el profeta Mohammad.

Jerusalem en las escrituras islámicas

El Santo Corán declara muy claramente que la Tierra Santa, Jerusalem, pertenece a la nación judía de Moisés, los israelitas:

“Y [mencione, oh Muhammad], cuando Moisés dijo a su pueblo: «Oh pueblo mío, recuerda el favor de Allah sobre ti cuando Él nombró entre vosotros profetas y te hizo poseedor y te dio lo que no le había dado a nadie entre el mundo»”, (Corán: 5:20 en adelante).

El versículo anterior también deja en claro que Allah “no le dio (esta tierra a) a nadie en el mundo” que no sea la nación judía.

De este versículo, y otros de contexto similar, entendemos que Jerusalem es una ciudad sagrada según Dios, pero no es una ciudad islámica sagrada, debido al hecho de que su carácter sagrado se estableció antes de la existencia del Islam.

Después de la aparición del Islam, en el año 621 EC, se cree que el Profeta Mohammad realizó un viaje nocturno milagroso y espiritual a la Mezquita de Al-Aqsa (la Mezquita más alejada). Este evento se reporta en el Corán en el siguiente verso:

“Exaltado es Aquél que llevó a su Siervo de noche desde la Mezquita Sagrada (Meca) a al-Masjid al-Aqsa (la Mezquita más alejada), cuyos alrededores hemos bendecido, para mostrar El de nuestros signos …” (Corán 17: 1).

Se deben abordar dos asuntos vitales con respecto al versículo anterior:

  1. Que el profeta Mohammad viaje a un lugar no hace que ese lugar sea “islámico”.
  2. Hay poca evidencia de que la “Mezquita de Al-Aqsa” se encuentre realmente en Jerusalem, y hay una gran cantidad de musulmanes que creen que “la Mezquita más lejana” es una referencia a una mezquita en los cielos, no en la tierra; debido al hecho de que la actual mezquita de Al-Aqsa no existió durante la vida del profeta Mohammad, lo que hace imposible que la haya visitado.

Mensajeros del judaísmo y del cristianismo habían llegado a Jerusalem para predicar sus escrituras siglos antes que el profeta Mohammad. Por lo tanto, no puede ser históricamente exacto decir que Mohammad llevó el Islam a Jerusalem antes que ellos.

Hasta la migración de Mohammad a Medina en 622 EC y el establecimiento oficial del Islam en ella, el Islam era una religión minoritaria en comparación con las dos religiones bien establecidas del judaísmo y el cristianismo. Además, los ciudadanos de Jerusalem que se convirtieron al Islam simplemente cambiaron su propia fe, no toda la historia de Jerusalem.

Por lo tanto, ni las escrituras islámicas ni la historia afirman que Jerusalem es una ciudad islámica sagrada.

El Islam llega a Jerusalem

En mayo de 632 EC, el profeta Mohammad nombró a Usama ibn Zaid como comandante de su ejército para responder a los romanos en una batalla acordada dentro de Palestina.

Al día siguiente, Usama partió para su expedición, pero luego supo que Mohammad había muerto y, por lo tanto, regresó a Medina. El califa Abu Bakr luego le ordenó a Usama que aumentara su ejército a 3.000 hombres y atacara a los habitantes del Reino de Moab y al Darum bizantino, para matar o capturar a tantos como pudiera y Usama lo hizo.

Este evento demuestra que hasta la desaparición del profeta Mohammad, no hubo musulmanes en lo que hoy se conoce como Palestina, y que fue habitada por los romanos bizantinos.

Además, el profeta Mohammad no haría la guerra contra una ciudad llena de musulmanes. En realidad, el Islam como religión llegó oficialmente a Palestina en el año 636 EC, cuatro años después de la muerte de Mohammad y durante el reinado del segundo califa del Islam, Omar.

El califato islámico realizó un ataque a Jerusalem, que era gobernada por los romanos bizantinos. La ciudad fue colocada bajo un sitio de cuatro meses a partir de noviembre de ese año. Después de cuatro meses de penurias y carnicerías, el patriarca ortodoxo de Jerusalem, Sofronio, entregó Jerusalem al califa Omar en 637 EC. Cuando el califa Omar se dio cuenta de que el islam era todavía una religión minoritaria en la región, adoptó el sistema jizyah, obligando a los cristianos y al pueblo judío a pagar impuestos al califato islámico.

Después de realizar una masacre de los ciudadanos de Jerusalem, nuestro califa Omar llegó a Jerusalem para nombrar a sus gobernadores. Luego construyó lo que hoy se conoce como “la mezquita de Aqsa”, que muchos musulmanes creen erróneamente que fue construido por el profeta Mohammad.

La mezquita en Jerusalem con su cúpula dorada es conocida por los musulmanes como “Qubbat al-Sakhrah” (Cúpula de la roca), y fue completada en 691 EC por la Dinastía Umayyad, el siguiente califato islámico. Podría decirse que no está permitido que los musulmanes oren dentro de la Mezquita de Al-Aqsa y el Qubbat al-Sakhrah, ya que están construidos sobre tierras ocupadas e invadidas.

En el siglo IX, la dinastía fatimí, un califato islámico chiíta, gobernaba una gran área del norte de África. También eran terroristas que invadieron Palestina y masacraron a cristianos en Jerusalem por ponerse del lado de los romanos bizantinos, que habían intentado recuperar su tierra conquistada. El notorio califa del califato fatimí, Al-Hakim, causó mucho daño a toda la región, incluso mató a Juan VII, el patriarca de Jerusalem, un acto de provocación que sentó las bases para la Primera Cruzada. Debido a la derrota de los cruzados, los musulmanes se convirtieron en la mayoría, por la espada y no por la pluma.

Para entonces, toda la costa mediterránea de Palestina había sido capturada, seguida de una serie de masacres del pueblo cristiano y un genocidio que se extendió hasta Damasco y Beirut. El islam se convirtió en la religión establecida de Palestina en el siglo IX y se convirtió en la religión mayoritaria de la región a lo largo de la era mameluca, entre 1250 y 1516.

Por lo tanto, nosotros los musulmanes no entramos en Palestina como predicadores y convertimos a su nación en musulmanes. Asesinamos a sus líderes y llevamos a cabo masacres en serie dirigidas por califas islámicos terroristas sunitas y chiítas. Los ciudadanos de Palestina pueden convertirse al Islam, pero de ninguna manera Palestina puede considerarse tierra musulmana. Por supuesto, muchos pueden disputar esta posición, pero el hecho es que los judíos estaban en esta tierra mucho antes de que surgiera incluso el cristianismo. Sus antiguos vínculos culturales permanecen intactos, como se dice en cada Pascua, “El año que viene en Jerusalem”.

Nuestros antepasados ​​árabe-musulmanes salieron de sus desiertos como conquistadores y no como discípulos, y como guías que no buscan la guía de otros. Creían que tenían suficiente conocimiento y sabiduría, y que no necesitaban aprender nada de los demás. Este engaño de mis correligionarios persiste hasta nuestros días, a pesar de que el mundo ha cambiado.

Eventos perturbadores en la historia islámica

Por otro lado, no entiendo la lucha musulmana por Jerusalem. Las leyes islámicas prohíben estrictamente evacuar las necesidades fisiológicas en dirección a La Meca, de hecho, los baños en todos los países islámicos y la mayoría de los hogares musulmanes no están orientados a La Meca, por respeto a la ciudad santa. Sin embargo, Bukhari informa que nuestro profeta Mohammad solía evacuar sus necesidades fisiológicas, deliberada y repetidamente mientras se enfrentaba a Jerusalem, aunque en su lugar podría haber enfrentado otra dirección.

¿Tiene sentido que los palestinos estén muriendo por Jerusalem cuando su amado Profeta solía preferir defecar hacia ella? 

Si Palestina es tierra judía o si Israel es un Estado son dos debates completamente diferentes. Un musulmán puede rechazar que Israel sea un Estado, pero no puede negar el hecho de que toda la región, incluida Palestina, es de hecho tierra judía.

Vía The Jerusalem Post
Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More