Mirando afuera el sábado por la mañana, todo en la superficie indicaba que era un día normal. El desierto de Judea estaba tan majestuoso como siempre en la distancia, las flores florecían gracias a las fuertes lluvias del invierno y los pájaros cantaban.

Pero una inspección más cercana reveló que a pesar de la escena bucólica, faltaba algo: las personas. Mientras que en una mañana normal de Shabat, la gente volvía a casa caminando desde el shul, corriendo o jugando al fútbol con sus hijos, había una notable falta de personas en cualquier parte de la ciudad. El cuasi-cerramiento de Israel se ha afianzado.

Se sintió en todas partes de Jerusalem, desde la foto de los medios sociales, muy difundida, de una puerta de Yafo cerrada en la Ciudad Vieja de Jerusalem y un Kotel vacío, hasta un mercado de Machaneh Yehuda casi desierto y sinagogas vacías. ¿Es esta la imagen a la que tendremos que acostumbrarnos en el futuro inmediato?

En lugar de las cenas familiares de los viernes por la noche o las reuniones de Kabbalat Shabat, los israelíes acudieron a Zoom y a otros sitios de reuniones en línea para tener interacciones caóticas y con retraso. Los padres trataron de mantener a sus hijos ocupados durante todo el fin de semana, al darse cuenta de que el domingo por la mañana seguirían en la misma situación.

A pesar de los informes de que la gente seguía reuniéndose en playas y parques, los israelíes parecían tomarse en serio el nuevo orden mundial. Aun así, había muchos coches en movimiento, y algunas familias salían a las carreteras para el equivalente israelí de un “paseo dominical” sólo para salir de casa.

Todo el mundo se sentía fuera de los límites e implicaciones de esta nueva realidad y el sábado por la noche, había una sensación de satisfacción por haber hecho frente al cierre de Shabat. Para algunos, incluso fue visto como una bendición que permitió los lazos familiares, la reconexión y la contemplación.

Esperemos que la sensación pasajera permanezca después de soportar la segunda semana, la décima o la vigésimo quinta semana de cierre. A medida que el cierre se vuelve inevitablemente más restrictivo, muchas de las salidas que todavía tenemos, ya sea a pie o en coche, probablemente serán prohibidas. Esperemos que tengamos la fuerza interior y la resolución para hacer frente al drástico cambio de estilo de vida que se ha impuesto al país. En este momento, no tenemos otra opción.