Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Cinco puntos sobre las elecciones en Argentina

Fuente: Latin America Risk Report

El presidente electo en Argentina, Fernández enfrenta una crisis económica y una situación política que rápidamente podría volverse en su contra.

Fernández ganó por un margen menor al esperado

Con el 48% de los votos, Alberto Fernández superó la barrera del 45% que necesitaba para ganar en la primera vuelta. Fue un triunfo para la alianza de las distintas facciones del peronismo el organizar y llevar a sus votantes a las urnas.

Contrario a las opiniones de muchos expertos y a la encuesta publicada, Macri ganó significativamente después de las elecciones primarias mientras que Fernández se mantuvo firme. Al no alcanzar la marca del 50% tanto en PASO como en la primera ronda, la pregunta de si Fernández habría ganado una segunda ronda tiene el potencial de atormentar los primeros meses de su mandato.

Ahora es la crisis económica de Fernández

Los mercados esperaban una victoria mucho mayor de Fernández. Dada esa expectativa, no está claro cómo se moverán esta semana, pero es bastante probable que caigan en los próximos meses a medida que la crisis económica de Argentina se desarrolle y el gobierno incumpla con sus deudas.

Inicialmente los mercados cayeron con la victoria de Fernández en PASO, lo que significa que su administración ya es dueña de esta crisis económica de alguna manera. Los ciudadanos argentinos, apoyen o no a Fernández, probablemente seguirán sacando dinero del sistema bancario por temor a un posible colapso. Las empresas que operan en Argentina se están preparando para realizar controles de divisas significativos y duraderos.

Es probable que Macri sea lo más cortés posible durante la transición para evitar que cualquier posible culpabilidad cambie una vez que Fernández llegue a la presidencia.

Macri será un formidable líder de la oposición y Fernández puede actuar para neutralizarlo

Como un pequeño premio de consolación por estar en un segundo lugar, la coalición de Macri controlará una porción significativa de la cámara baja del Congreso, tal vez lo suficiente como para bloquear la legislación. Esto debería obligar a la nueva administración a llegar a un acuerdo. Macri y sus aliados tienen una posición fuerte para aprovechar cualquier debilidad.

Una cosa que Macri debe temer es una investigación politizada sobre algún aspecto de su administración que conduzca a cargos de corrupción. Aunque todavía no se ha descubierto nada, Fernández podría tratar de calumniar a su predecesor como una moneda de cambio en las negociaciones y una distracción de otros asuntos que su administración podría enfrentar, incluyendo sus propios problemas de corrupción.

Fernández confirma un cambio en las relaciones exteriores

Si bien su dirección económica está por verse, parece probable que Fernández mueva la política exterior de Argentina en una dirección más radical. En los últimos días, pidió la liberación de Lula en Brasil (en conflicto con Bolsonaro), felicitó a Evo Morales por su reelección (algo que muy pocos gobiernos han hecho), e indicó que abandonará el Grupo de Lima y otros esfuerzos para presionar a Nicolás Maduro desde su cargo (a pesar de las vagas críticas al historial de derechos humanos de Maduro durante la campaña).

Si bien esto es negativo para la región, también puede ser una señal de que Fernández está ofreciendo al ala de Cristina Kirchner de su coalición la agenda de política exterior a cambio de dirigir una agenda económica más moderada. Por otra parte, tal vez eso sea sólo una ilusión.

El ambiente político podría volverse contra Fernández rápidamente

Fernández ganó con menos de una mayoría. Se enfrenta a una crisis económica en curso, que aún no ha tocado fondo, y aún no ha anunciado un plan para resolverla. La guerra comercial mundial podría crear una recesión o continuar con los bajos precios de las materias primas, haciendo que la economía argentina sea mucho más difícil de arreglar. Las elecciones argentinas confirman un sentimiento nacional y continental anti-incidente. Fernández se enfrenta a una fuerte coalición de oposición. Las ciudades más grandes del país, incluyendo la capital, Mendoza y Córdoba, serán los baluartes de la oposición. Su propia coalición incluye varios movimientos populistas que no tuvieron problemas en protestar contra Cristina Kirchner para obtener influencia durante sus momentos económicos más difíciles. Su vicepresidente es notoriamente corrupto, mientras que muchos votantes siguen enojados por la corrupción en el país.

Ese ambiente político amenaza con volverse rápidamente contra el nuevo presidente electo de Argentina. Su luna de miel será corta y su capital político limitado. Las protestas son probables a medida que la economía se enfrenta a una nueva recesión en 2020.

Conclusión

La pérdida de Macri encaja en un ambiente antigubernamental en la región que también está detrás de muchas de las protestas en otros países. En las próximas semanas escribiré sobre cómo los acontecimientos del cuarto trimestre de 2019 podrían extenderse a un 2020 aún más volátil.

Vía Latin America Risk Report

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More