Cómo los “boligarcas” convirtieron a Venezuela en uno de los países más pobres del mundo

Artículo de Haley Zaremba en Oil Price

Venezuela se encuentra en la cima de la mayor reserva de petróleo probada del mundo. El país alberga lo que se estima son unos 296.500 millones de barriles, lo que representa un impresionante 20 por ciento de las reservas mundiales de petróleo. ¿Cómo es posible que un país tan rico en recursos se haya convertido en una de las naciones más pobres del mundo? Hasta hace relativamente poco, Venezuela era el país más rico de Sudamérica. Sin embargo, esos días han terminado definitivamente. “Venezuela está sufriendo una de las crisis humanitarias más graves del mundo”, escribe el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). “La inflación está fuera de control y la industria petrolera del país, que una vez alimentó la economía, está en ruinas. Uno de cada tres venezolanos no tiene suficiente para comer, y cerca de 5 millones de venezolanos, más de uno de cada seis, han huido del país”.

En cuanto al imperio petrolero de Venezuela: “La caída de Venezuela de superpotencia petrolera a productor en decadencia puede ilustrarse en una imagen: una sola plataforma de perforación trabajando las mayores reservas de petróleo del mundo”, informó World Oil a principios de este verano. En mayo, la nación con más petróleo en el mundo sólo tenía una plataforma petrolífera y una de gas en funcionamiento.

“Eso marca un descenso del 96% desde enero, cuando la perforación cayó a niveles no vistos desde 1963”, escribe World Oil. “Tener una sola plataforma de crudo activa lleva al país al principio de su industria petrolera, mucho antes de que se convirtiera en miembro fundador de la Organización de Países Exportadores de Petróleo”.

¿Cómo es que esta otrora poderosa nación se volvió tan inestable económicamente? La respuesta corta es la corrupción. La respuesta completa implica una larga y compleja historia sobre cómo los bancos del mundo ayudaron a los “boligarcas” de Venezuela a saquear una nación y trasladar la riqueza de todo un país al extranjero, dejando la economía doméstica en ruinas. (“Boligarca” es una referencia irónica a la rica élite de Venezuela, un variante fonética de “oligarca” mezclada con la figura icónica de la independencia dl país, Simón Bolívar, a quien a finales de la década de los ochenta el presidente Hugo Chávez idolatraba y de quien la moneda venezolana – Bolívares – lleva el nombre).

Un nuevo alijo de informes bancarios secretos obtenidos por BuzzFeed News y compartidos con el ICIJ documenta estas transgresiones financieras con un detalle insoportable. Conocido como los Archivos FinCEN, esta filtración “muestra cómo los boligarcas movieron vastas sumas de dólares en dinero público fuera de Venezuela, incluyendo dinero destinado a la vivienda y otros servicios básicos, incluso cuando la economía del país se estaba colapsando” e “incluye más de 2.100 informes de actividades sospechosas presentadas por los bancos a una agencia del Departamento del Tesoro de EE.UU. conocida como la Red de Ejecución de Delitos Financieros”.

Además de destacar las exorbitantes sumas de dinero que las élites venezolanas como Alejandro Ceballos Jiménez y su familia lograron sacar del país y llevarlas a cuentas bancarias en el extranjero, estos documentos también “revelan el papel fundamental que desempeñan los bancos de Europa y los Estados Unidos para facilitar el flujo de dinero desde Venezuela, a pesar de las flagrantes banderas rojas que señalan las irregularidades financieras” y revelan que el Wall Street de Londres y Nueva York es un lugar instrumental de estas transferencias financieras corruptas. “Los principales bancos mundiales también jugaron un papel”, informa el ICIJ. “JPMorgan Chase, con sede en Nueva York, y Standard Chartered, con sede en Londres, procesaron transacciones cuestionables mientras actuaban como bancos corresponsales, un papel de intermediario en el que los bancos multinacionales conectan a los prestamistas más pequeños con el sistema financiero mundial”.

Si bien los bancos informaron de más de 4.800 millones de dólares en transacciones sospechosas con vínculos a Venezuela entre los años 2009 y 2017 (casi el 70 por ciento de las cuales implicaban dinero público e implicaban íntimamente al gobierno venezolano, a menudo en compañía petrolera estatal, como actor directo) nunca sabremos sobre la mayoría del dinero que salió de Venezuela. Lo que sí sabemos es que está muy poco reportado.

Si un banco “sabe, sospecha o tiene razones para sospechar” que una transacción financiera involucrada en EE.UU. implica ganancias mal habidas o no tiene un propósito comercial aparente, está obligado a reportar esa transacción a la FinCEN. Los prestamistas tienen la responsabilidad de investigar a aquellos a los que prestan dinero para actividades ilegales.  “En cambio, los documentos de los archivos de la FinCEN muestran que los bancos a menudo presentan informes sólo en respuesta a la mala prensa sobre los clientes – y a veces, cuando se enfrentan a investigaciones sobre sus propias acciones”.

Muchos de los “boligarcas” que saquearon la nación continúan ganando lucrativos contratos gubernamentales en Venezuela, y continúan sacando ese dinero de la economía doméstica. EE.UU., a pesar de todo y su línea dura en Venezuela, ha hecho relativamente poco para detener este proceso o reprender a sus propios bancos que están íntimamente involucrados y están reduciendo en gran medida sus deberes de informar sobre las transacciones sospechosas de Venezuela.

Mientras que la administración Trump ha “sancionado a más de 90 funcionarios del gobierno y las instituciones estatales de Maduro, incluyendo el Banco Central de Venezuela y la compañía petrolera estatal”, muchas otras entidades privadas se han salido con la suya por sus crímenes y mucho dinero. “La mayoría de los socios comerciales del gobierno venezolano han evitado repercusiones, a pesar de las flagrantes banderas rojas en sus actividades financieras. De al menos 26 personas, empresas y entidades gubernamentales con transacciones sospechosas relacionadas con fondos públicos citadas en los archivos de la FinCEN, tres han sido sancionadas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros”.

La economía venezolana no se recuperará pronto mientras siga siendo uno de los países más corruptos del mundo, aunque sea el más rico en petróleo. ¿Y esa única plataforma petrolífera? Sus días pueden estar contados.