Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

El retorno de Bolivia a un Estado democrático

Artículo editorial de The washington Times | Traducido por Noticias de Israel

Evo Morales tenía un problema. Era el año 2016, y el presidente de Bolivia de tres períodos, un ardiente izquierdista y el primer presidente indígena que tuvo la nación sudamericana, tenía muchas ganas de postularse para un cuarto período en 2019. Pero la constitución de Bolivia tenía límites de mandato, y a Evo Morales se le prohibió postularse para otro mandato.

En lugar de intentar poner fin a la Constitución del país, Evo Morales hizo algo responsable: celebró un referéndum público para enmendarla y permitirle que volviera a postularse al cargo. Sin embargo, los bolivianos no estaban de acuerdo con el plan del presidente, y el referéndum fue rechazado por una votación de 51,3 por ciento a 48,7. Evo Morales ha tenido algunos éxitos durante sus tres primeros mandatos, aumentando los ingresos en Bolivia al aprovechar la riqueza de los recursos naturales de su país, pero la población de su país está manifiestamente preparada para alguien nuevo. Se lo dijeron en las urnas.

Entonces Evo Morales hizo algo menos responsable. Su partido “Movimiento por el Socialismo” acudió al más alto tribunal del país, buscando anular los límites de la legislatura. La corte estaba repleta de compinches de Morales, y su partido tenía todo el derecho de esperar un veredicto favorable.

Lo cual hicieron. En un fallo perverso pero hilarante, el Tribunal Supremo de Justicia de Bolivia dictaminó que negarle a Evo Morales la oportunidad de un cuarto mandato representaba una negación de sus derechos humanos. (La lista de lo que constituye un “derecho humano” sigue creciendo.) Y así Evo pudo volver a presentarse.

Lo que no pudo hacer, al parecer, fue ganar un cuarto mandato sin artimañas. La constitución de Bolivia dice que, si una votación está separada por menos de 10 puntos porcentuales, se llevará a cabo una segunda vuelta. Según cuentas razonables, Morales no logró superar ese umbral, y habría tenido que enfrentarse a una segunda vuelta contra su contrincante conservador Carlos Mesa. Pero luego hubo una misteriosa pausa en el recuento de votos durante 24 horas. Cuando el “conteo” comenzó de nuevo, el presidente Evo Morales fue declarado el ganador absoluto.

“Horas después del cierre de las urnas el domingo, los funcionarios electorales dieron a conocer los primeros resultados del recuento rápido que sugería que la contienda estaba cerrada y que se necesitaría celebrar una segunda vuelta de votación”, informó la BBC. “El sitio web oficial dejó de actualizarse durante 24 horas. Cuando finalmente se reanudó, Morales tenía una ventaja de más de 10 puntos porcentuales”.

La Organización de los Estados Americanos, la Unión Europea y los Estados Unidos pidieron que se celebre una segunda ronda. Morales se negó durante días y se atrincheró, declarándose vencedor absoluto. Pronto, miles y miles de bolivianos salieron a las calles a protestar.

Por sus éxitos económicos, Morales siempre fue un autoritario. Yascha Mounk, el politólogo de la Universidad Johns Hopkins, observó que el presidente Evo Morales “concentró cada vez más autoridad en sus propias manos, denunció a la oposición en términos agresivos y colocó a los leales en instituciones clave, desde la emisora pública del país hasta su más alto tribunal”. De hecho, fue la confiscación de los tribunales por parte de Evo Morales lo que le permitió, en primer lugar, postularse para un cuarto mandato.

Durante el fin de semana, la suerte de Evo finalmente se agotó. Después de más de una semana de protestas paralizantes, Morales perdió el apoyo de las fuerzas policiales y militares del país. Renunció, condenando las acciones como un “golpe de estado”. (También, por desgracia, las legisladoras americanas Ilhan Omar y Alexandria Ocasio-Cortez.)

Pero como argumentó Mounk: “Lo que él y algunos de sus más crédulos partidarios occidentales describieron como un golpe de estado fue de hecho algo muy diferente: la prueba de que los bolivianos -como los ciudadanos de muchos otros países alrededor del mundo- se resienten de un gobierno arbitrario. Cuanto más tiempo han sufrido la opresión, más valoran las instituciones democráticas que ahora están amenazadas por los populistas de todo el mundo”.

Se espera que Bolivia regrese ahora a un Estado democrático, y que se celebren elecciones libres lo antes posible. Y tal vez no hace falta decir que Evo Morales no debería ser un candidato.

Vía The Washington Times

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More