Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Evo Morales convirtió a Bolivia en un narcoestado

Por: Mary Anastasia O’Grady

Cuando el ex presidente boliviano Evo Morales llegó a la Ciudad de México la semana pasada en busca de asilo, el canciller mexicano Marcelo Ebrard lo recibió en el aeropuerto. El fotógrafo de Associated Press Eduardo Verdugo captó el momento en una película, con Ebrard sonriendo a Morales y sosteniendo suavemente el lado de la cara del boliviano con su mano.

El socialista sudamericano, que había gobernado Bolivia como un tirano durante 14 años ininterrumpidos, huyó de su país después de que el ejército le dijera a principios de este mes que no usaría la fuerza contra los manifestantes que protestaban por unas elecciones fraudulentas. México se apresuró a pintar a Morales como víctima de un golpe de Estado, y el gesto de afecto de Ebrard frente a las cámaras pareció estar diseñado para aumentar la simpatía del público.

Sin embargo, ¿cuántos mexicanos saben que Morales es también secretario general de la Federación Boliviana de Cocaleros, uno de los mayores productores y distribuidores de cocaína en el hemisferio occidental? ¿Y cuántos saben que Morales pisoteó los derechos de los indígenas de las tierras bajas de la Amazonía cuando se opusieron a la expansión del negocio de la coca?

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, tiene la misión de escribir el relato de “Evo”. Los mexicanos merecen la verdad.

Evo Morales gobernó Bolivia no como un socialdemócrata sino como un autoritario. Al igual que Hugo Chávez en Venezuela y Daniel Ortega en Nicaragua, en los primeros años de su mandato utilizó su popularidad y el auge de los productos básicos para destruir las instituciones democráticas de su país.

Pero la popularidad de Morales disminuyó cuando los precios de las materias primas cayeron, la economía se desaceleró y el gobierno se quedó sin dinero. En un referéndum de 2016 sobre si se le debe permitir postularse para un cuarto mandato, los bolivianos votaron en contra.

Se presentó a las elecciones del 20 de octubre de este año. Cuando los bolivianos rechazaron su candidatura, simplemente se declaró ganador. Pero el 10 de noviembre la Organización de Estados Americanos dijo que su auditoría de los resultados de las elecciones reveló evidencia de fraude. Cuando la policía nacional se puso del lado de los manifestantes y los militares sugirieron que Morales se retirara por el bien del país, anunció su renuncia.

México está dando vueltas a una historia diferente. Pero así es como Evo subió al poder en primer lugar, bajo el pretexto de la propaganda. El mérito es del genio de los socialistas bolivianos, que reconocieron que podían utilizar los frutos del capitalismo puro y el poder del populismo para imponer una jerarquía marxista.

En la década de 1980, con la guerra contra las drogas en Sudamérica, el lobby cocalero necesitaba ayuda política. Tenía bolsillos profundos y muchos pueblos indígenas marginados desde hace mucho tiempo, incluidos, entre otros, los cocaleros, por su parte.

Al asociarse con los cocaleros, los discípulos bolivianos de Fidel Castro pudieron abandonar su lucha armada contra el gobierno. “Lo reemplazaron con una estrategia que combinaba la acción política, los movimientos sociales y el narcotráfico en una sola organización”, me dijo Hugo Achá, investigador del Centro para una Sociedad Libre Segura en Washington, en una entrevista telefónica la semana pasada. Esta fue la génesis del Movimiento al Socialismo, el partido de Morales, dijo el Sr. Achá.

Evo Morales comenzó su carrera en el sindicato de la coca como secretario de deportes en 1981 y poco a poco fue ascendiendo. En 1996 fue jefe de la federación de cocaleros.

En 1997 inició su carrera política como congresista. Como explicaba el diario español El País el 12 de noviembre, desde entonces, “uno de sus principales objetivos, el mismo que mantuvo durante su mandato presidencial, fue la defensa, protección e industrialización de la hoja de coca”. Como presidente boliviano siguió siendo jefe de la federación de cocaleros y fue reelegido para este último cargo el año pasado.

Oficialmente, Morales abogó por la coca con el argumento de que el cultivo y la masticación de la hoja son prácticas antiguas entre los indígenas bolivianos. Pero no hay dinero ni poder para vender las hojas a los locales. Para ello los cocaleros tienen que exportar la materia prima o, mejor aún, fabricar cocaína en casa para venderla en el extranjero.

Como presidente, Morales lideró un auge en el negocio de la cocaína en Bolivia. La policía maltrató a la población indígena del Amazonas en 2011 cuando marchó en contra de su plan de abrir nuevas áreas de cultivo de coca en sus tierras ancestrales protegidas.

Durante un tiempo se echó atrás. Pero en 2016, poco después de perder el referéndum sobre la reelección, hizo aprobar una ley que eliminaba la protección de las tierras y predijo que se construirían carreteras allí. El mensaje era que los derechos de los indígenas carecían de sentido.

Morales convirtió a Bolivia en un verdadero Estado del narcotráfico. La estrategia tuvo tanto éxito, según el Sr. Achá, que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, conocidas como FARC, están trabajando para replicarla en ese país.

Los mexicanos podrían preguntarse por qué, cuando su democracia está luchando por su vida contra las organizaciones de narcotraficantes, López Obrador convierte en héroe a uno de los mafiosos más grandes de Latinoamérica.

Vía WSJ

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More