Covid-19: Perú sufre la tasa de mortalidad excesiva más alta del mundo

Análisis de Luke Taylor en British Medical Journal

Covid-19: Perú sufre la tasa de mortalidad excesiva más alta del mundo

Un pariente reza en el cementerio Mártires 19 de Julio en las afueras de Lima, Perú, el 20 de agosto. Perú tiene una de las cifras de muertes relacionadas con el coronavirus per cápita más altas del mundo, según la Universidad Johns Hopkins. Raúl Sifuentes / Getty Images

Perú fue elogiado por imponer medidas rápidas contra la pandemia desde el principio, así que por qué el exceso de muertes es tan alto, se pregunta Luke Taylor.

En marzo de 2020, cuando el dolor financiero causado por el bloqueo nacional de Perú empezó a hacer mella, miles de familias huyeron de la capital de Lima hacia sus pueblos rurales.

Con niños pequeños y posesiones atadas a sus espaldas, caminaron hasta cientos de kilómetros a través de los Andes para regresar con sus familias en busca de refugio y apoyo. En abril, alrededor de 170.000 peruanos habían solicitado ayuda a su gobierno local para regresar al campo. Muchos habían perdido sus empleos tras el cierre de los comercios y la orden de quedarse en casa el 16 de marzo (1). Algunos de los que decidieron que era mejor volver a casa caminando que quedarse en la capital fueron repelidos por la policía, que disparó gases lacrimógenos en un intento de detenerlos (2).

El gobierno de Perú había actuado con rapidez, imponiendo un bloqueo apenas 10 días después de que se denunciara el primer caso. Se esperaba que el dolor sufrido por sus ciudadanos fuera de corta duración y se justificara finalmente con una victoria sobre el virus. En lugar de ello, la migración masiva de las familias peruanas se ha convertido en un símbolo de su incapacidad para comprender a su pueblo.

“¿Por qué el Ministerio de Salud no contrató autobuses para llevar a la gente a determinados destinos y pagarles la cuarentena durante dos semanas?”, se pregunta Valeria Paz-Soldán, que dirige programas de vigilancia de la salud pública en Perú para la Universidad estadounidense de Tulane. “Hubo muy poca consideración por la realidad de la gente que se quedó en el lugar equivocado en el momento equivocado”.

Un año después, Perú tiene el nada envidiable récord de más de 2610 por millón de muertes entre su población de 33 millones de habitantes, casi el doble que EE.UU. y la mayor cantidad de cualquier nación grande (3). En el momento de redactar este informe, el gobierno informaba de que 47.000 peruanos habían muerto por el covid-19 hasta la fecha, aunque las cifras de exceso de muertes sugieren que, debido a la falta de pruebas, el total real está más cerca de 85.000.

Fundamentos rocosos

El elevado número de muertes se explica en parte por la debilidad del sistema sanitario del país. “Durante décadas hemos tenido un sistema sanitario infrafinanciado, con una atención primaria deficiente y hospitales anticuados. Cuando llegó la pandemia, teníamos profesionales de la salud mal pagados y un número muy bajo de camas de cuidados intensivos”, dice Patricia García, ministra de Salud de Perú en 2016-17.

El gasto en salud ha pasado del 4,5% del producto interior bruto (PIB) a principios de siglo a cerca del 5% en la actualidad (la media de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico es del 8,8% del PIB), pero no es suficiente para compensar las crecientes cargas sanitarias, como la obesidad, que han añadido tensión al sistema sanitario.

Perú cuenta con 1656 camas de UCI para su población de 33 millones de personas (4); la vecina Colombia -donde el sistema sanitario apenas ha dado abasto para atender los ingresos por Covid-19- cuenta con unas 1800 camas sólo en la capital, Bogotá, donde residen 8 millones de personas.

“Si añades capas adicionales de estrés a un sistema sanitario que ya estaba al borde del colapso, tendrás el colapso”, dice Mateo Prochazka. Prochazka es uno de los epidemiólogos peruanos que declararon a The BMJ que el mayor reto al que se enfrentaron como estudiantes de medicina fue el de liberar camas en los hospitales, que siempre están al límite de su capacidad. El Covid-19 puso el sistema al límite. Muchas de las muertes excesivas en el país se debieron probablemente a personas que padecían otras enfermedades y que no pudieron ser tratadas debido al colapso del sistema sanitario.

Faltan soluciones locales

Perú también cumple con la lista de características que han obstaculizado las respuestas a la pandemia en toda América Latina: poblaciones y geografías diversas; pobreza profunda; viviendas estrechas y multigeneracionales; y falta de laboratorios para realizar pruebas. La lista es larga y, en la mayoría de los casos, más grave en Perú que en sus vecinos regionales.

Estos factores contextuales son críticos a la hora de considerar cualquier táctica de control de la pandemia, dice García, señalando la escasez de agua y electricidad, la falta de confianza en el gobierno tras años de inestabilidad política y un mercado laboral que depende del empleo informal. El hecho de que alrededor de tres cuartas partes de las personas trabajen en empleos informales significa que tienen que arriesgarse a contraer el Covid-19 o a pasar hambre durante el cierre. Al igual que en otros países sudamericanos, la mayoría de la gente acabó optando por lo primero.

Las normas culturales unen a la gente, aumentando las posibilidades de transmisión. La mayoría de los peruanos compran a diario. Abastecerse con una compra semanal significaría romper un hábito de toda la vida. También es imposible para el 40% que no tiene nevera (5). Como resultado, los mercados se convirtieron rápidamente en un importante vector de la enfermedad. Hasta el 86% de las personas en los mercados de Lima dieron positivo durante la primera ola de casos en mayo de 2020 (6). El entonces presidente Martín Vizcarra reconoció la crisis, pero no cerró los mercados por la necesidad de abastecerse de alimentos.

El 9 de noviembre de 2020, Vizcarra se convirtió en el último presidente en ser expulsado de su cargo en una tormenta política, que se sumó al gigantesco desafío de Perú de frenar el virus. Desde entonces, el país ha tenido tres nuevos presidentes, lo que ha provocado protestas masivas.

Sin embargo, el gobierno debería haber hecho más, dicen los expertos en salud pública. Desde los equipos de protección personal hasta las donaciones de alimentos, el apoyo ha sido insuficiente, dice Paz-Soldán, dejando que los particulares y las organizaciones privadas llenen los vacíos.

En los casos en que el gobierno ha sido generoso en su respuesta, ha fracasado en la ejecución. Se alabó su decisión de destinar el 12% del PIB a las personas y empresas que perdieron ingresos a causa de las medidas de cierre. El apoyo a los ingresos podría haber ayudado a la gente a quedarse en casa y a aplanar la curva epidemiológica. Pero para muchos llegó demasiado tarde, ya que el 38% de los adultos peruanos no tienen cuentas bancarias. Además, hizo que se formaran colas frente a los bancos, un nuevo riesgo de transmisión del virus.

Se prometieron alimentos a las familias con bajos ingresos, pero se distribuyeron a través de los municipios locales, que no tenían experiencia en ello. También llegó lentamente, dice Paz-Soldán. Sin embargo, ya existía un sistema que podría haber servido de conducto: los comedores populares -restaurantes de bajo coste que distribuyen alimentos donados por el gobierno con cocineros voluntarios-.

Algunos expertos afirman que el fracaso de Perú se debió a la expectativa de que con sólo imitar las tácticas de contención aplicadas en Europa y Norteamérica se frenaría la propagación. “Si cada intervención se hubiera adaptado al contexto, podríamos haber doblado la curva un poco mejor de lo que lo hicimos”, dice Prochazka, señalando la epidemia de ébola en África Occidental durante 2013-15. Las tácticas iniciales allí fracasaron debido a una respuesta eurocéntrica de las organizaciones internacionales enviadas para ayudar. No tuvieron en cuenta la cultura local, como el hecho de que los funerales tradicionales implicaban el lavado familiar del cuerpo del fallecido. Una vez que las medidas de control se “adaptaron al contexto y se basaron en la comprensión local de la enfermedad y de estas medidas de control”, fueron más eficaces, afirma.

En el momento de redactar este informe, los casos de covid-19 volvían a aumentar, y los hospitales estaban sometidos a una presión más intensa. En gran parte de Lima y en otras nueve regiones, el gobierno había ordenado el cierre de las empresas y que la gente trabajara desde su casa, como lo había hecho desde el 1 de febrero. La información sobre la ayuda financiera es escasa y los casos siguen aumentando.

La primera vacuna del país, la china Sinopharm, se administró el 9 de febrero. Pero la esperanza se ha visto rápidamente ensombrecida por otro escándalo político. Salió a la luz que el ex presidente Vizcarra y otros funcionarios públicos, entre ellos los ministros de Sanidad y Asuntos Exteriores, se habían administrado una dosis antes de que comenzara la vacunación pública, lo que provocó la dimisión del cuarto ministro de Sanidad del país desde el inicio de la pandemia (7).

“En su mayor parte, estamos en peores condiciones que hace un año”, dice Paz-Soldán.

Referencias

  1. Yacila RC, Turkewitz J. Las carreteras del Perú se llenan de familias que huyen del virus. New York Times 30 de abril de 2020. www.nytimes.com/2020/04/30/world/americas/20virus-peru-migration.html
  2. Collyns D. Perú: la policía antidisturbios bloquea la carretera mientras la gente intenta huir en medio del bloqueo. Guardian 20 de abril de 2020. www.theguardian.com/world/2020/apr/20/peru-riot-police-highway-teargas-coronavirus-lockdown
  3. Seguimiento del exceso de muertes por covid-19 en todos los países. Economista . www.economist.com/graphic-detail/coronavirus-excess-deaths-tracker
  4. Barreto C, Mejia M. Unidades de cuidados intensivos de Perú en capacidad a medida que aumentan los casos de virus. Associated Press 11 de enero de 2021. https://apnews.com/article/lima-coronavirus-pandemic-peru-847fb33c1f5c49ca70b66227f0435e2e
  5. Bel PP, Horton J. Coronavirus: ¿Qué está pasando en Perú? BBC News 9 de julio de 2020. www.bbc.co.uk/news/world-latin-america-53150808
  6. Collyns D. “Centros de infección”: cómo se propagó el covid-19 por los mercados de América Latina. Guardian 17 de mayo de 2020. www.theguardian.com/world/2020/may/17/coronavirus-latin-america-markets-mexico-brazil-peru
  7. Perú jura nuevo ministro de Salud tras el escándalo de la vacuna covid. Al Jazeera 13 de febrero de 2021.