Dos meses y medio después de que los misiles balísticos iraníes impactaran contra una base de Estados Unidos en el centro de Irak, hiriendo ligeramente a más de 100 soldados, EE.UU. finalmente desplegó baterías Patriot en Irak. Se instalarán en la base de Ayn al-Assad y en Erbil, según los informes. Los Estados Unidos se están retirando de media docena de bases y puestos en Irak a medida que el coronavirus se propaga y los proxys de Irán llevan a cabo ataques.

Los misiles Patriot fueron solicitados en enero y los generales estadounidenses, como el jefe del CENTCOM Kenneth McKenzie y el general Pat White, han estado yendo y viniendo a Bagdad. El senador Jim Inhofe también vino a Bagdad en febrero y parece que Estados Unidos ha estado presionando a Bagdad para llevar pasar los sistemas de defensa aérea.

La cuestión para los Estados Unidos es que los estadounidenses están en Irak ayudando a liderar la coalición anti-ISIS y están allí a petición del gobierno iraquí. Sin embargo, las crecientes tensiones entre Irán y Estados Unidos en el último año han provocado ataques aéreos contra bases que albergan tropas estadunidenses en Irak y represalias americanas contra los proxys iraníes, enojando al gobierno iraquí.

Los partidos pro-iraníes en el parlamento quieren que Estados Unidos se retire, no que traiga más sistemas de armas. Parece que EE.UU. está ahora consolidando bases, dejando puestos más pequeños y trayendo sistemas Patriot, tal vez como un intercambio con Bagdad o como una forma razonable de defender un número menor de lugares.

Los proxys apoyados por Irán, liderados por Kataib Hezbolá han lanzado ataques con cohetes sobre una serie de instalaciones en los últimos años, incluyendo el Campamento Taji y el K-1 donde tres miembros de la Coalición y un contratista fueron asesinados, así como Q-West, Balad, Besmaya, y Union III cerca de la embajada en Bagdad, y otros lugares. Los Estados Unidos están dejando muchos lugares que son objetivo de los cohetes y se quedarán en menos lugares. El entrenamiento está terminando. Otros socios de la Coalición se están yendo.

Cada vez más parece que los Estados Unidos están ocupando un número cada vez menor de puestos. Los misiles Patriot defenderán las instalaciones clave en Ayn al-Assad y probablemente defenderán la importante presencia de Estados Unidos en Erbil en la región del Kurdistán. A diferencia de otras partes de Irak, la región del Kurdistán nunca ha visto ataques a las fuerzas de Estados Unidos o disparos de cohetes contra sus puestos. La región del Kurdistán está en gran medida libre de ataques terroristas y es segura.

Los Estados Unidos han sido reticentes en el pasado a mover fuerzas a la región del Kurdistán porque parecería beneficiar a los kurdos y enviar el mensaje de que los EE.UU. no están tan comprometidos con el resto de Irak. Pero los hechos ahora dictan la realidad. Las fuerzas de EE.UU. aparentemente se retiraron de otro puesto en Mosul el lunes mientras la consolidación continúa y las fuerzas de EE.UU. están dejando áreas donde podrían ser objetivo.

Los grupos pro-iraníes difunden rumores de que atacarán a los americanos. Un grupo llamado “Liga de Revolucionarios” dijo que iba a atacar a los americanos esta semana en la base de Ayn al-Assad. El ex primer ministro iraquí Adel Abdul Mahdi ha pedido a los grupos que no ataquen a los Estados Unidos sin órdenes de Bagdad. Mientras tanto, los rumores en Washington dicen que Estados Unidos ha elaborado planes para atacar a Kataib Hezbolá y destruir totalmente la organización. Si tal ataque ocurre, los misiles Patriot podrían llegar a ser utilizados.