X

Fuerzas iraquíes allanan cuartel general de milicia respaldada por Irán

REUTERS / Thaier al- Sudani

El Servicio Iraquí de Antiterrorismo (CTS) hizo una redada en un cuartel general de Kataib Hezbolá, apoyado por Irán, en el distrito de Dora, al sur de Bagdad, el viernes por la mañana temprano. El CTS confiscó varios lanzadores de cohetes y arrestó a docenas de miembros de la milicia.

Los ataques con cohetes contra las bases de los Estados Unidos han aumentado considerablemente en los últimos tiempos, especialmente después del asesinato en enero del comandante en jefe del Irán, Qasem Soleimani, y de su mano derecha, Abu Mahdi al-Muhandis. Otro aumento de los ataques se produjo cuando el nuevo gobierno iraquí decidió abrir un diálogo estratégico con los Estados Unidos sobre sus relaciones bilaterales; la primera sesión se celebró el 11 de junio y se espera que la próxima se celebre en Washington el mes que viene, en presencia del Primer Ministro iraquí Mustafa al-Kadhimi. Entre los objetivos de los recientes ataques se encuentran la Embajada de los Estados Unidos en la Zona Verde fuertemente fortificada, una base militar estadounidense cerca del Aeropuerto Internacional de Bagdad y la base militar de Taji al norte de Bagdad.

En los últimos meses se han formado nuevas milicias, entre ellas Osbat al-Thairin, Ghabdhat al-Huda, Kataib Thourat al-Ishrin, Ashab al-Kahf, la brigada Thar al-Muhandis y Jond Soleimani. Sin embargo, parece que estos grupos sólo son una tapadera para que Kataib Hezbolá emprenda ataques contra los Estados Unidos en Irak, sin asumir la responsabilidad oficial.

Poco después de la operación del CTS, cientos de miembros de Kataib Hezbolá y sus fuerzas aliadas, incluido Harakat Hezbolá al-Nujaba, se reunieron a las puertas de la Zona Verde y entraron brevemente en la zona, llegando al edificio del CTS y amenazando con atacarlo si sus miembros detenidos no eran liberados en 24 horas.

Unas horas más tarde, se llegó a un acuerdo entre las Unidades de Movilización Popular (UPM) y los CTS, bajo el patrocinio del Primer Ministro, que fue contactado por el jefe de las UPM, Falih al-Fayadh, y el jefe del bloque Fatah de las UPM, Hadi al-Amiri. Según el acuerdo, los detenidos permanecerán bajo custodia hasta su comparecencia ante el tribunal y se formará un comité conjunto para investigar el incidente.

El Mando de Operaciones Conjuntas también emitió una declaración en la que explica las circunstancias y confirma que los detenidos siguen bajo custodia. En la declaración se condenaban los frecuentes ataques de las milicias en la Zona Verde y en instalaciones de propiedad estatal, revelando que se había obtenido información sobre la preparación de nuevos ataques. Por lo tanto, obtuvieron una orden judicial y allanaron el cuartel general de Kataib Hezbolá, donde encontraron pruebas claras, incluidos cohetes y lanzadores de cohetes. La declaración concluyó: “Nosotros, al tiempo que subrayamos la gravedad de este comportamiento y su amenaza a la seguridad del Estado y su sistema político democrático, aseguramos que estas entidades han explotado las capacidades del Estado, lo que no debería permitirse bajo ninguna circunstancia. Afirmamos la insistencia en continuar la marcha para lograr la seguridad del pueblo iraquí y confiamos el asunto al poder judicial y a la autoridad competente”.

En pocas horas, las facciones del PMU apoyadas por Irán mostraron una fuerte reacción, lanzando una campaña contra el primer ministro acusándolo de ser una marioneta de los Estados Unidos.

Kataib Hezbolá, Harakat Hezbolá al-Nujaba, Asaib Ahl al-Haq, la Brigada Abu al-Fadhal al-Abbas y las Fuerzas Zolfaqar pidieron a sus miembros que se dirigieran inmediatamente a sus respectivos cuarteles generales para preparar una respuesta enérgica al gobierno si no se liberaba a los detenidos.

Tras la redada, las fuentes de los medios de comunicación de las facciones difundieron la noticia de que el CTS estaba acompañado por fuerzas estadounidenses y los detenidos fueron entregados a los Estados Unidos, y que aviones teledirigidos estadounidenses están volando sobre Bagdad para despertar la ira de sus miembros y partidarios. Una fuente informada de alto nivel del CTS negó ambos informes.

Jawad al-Telibawi, un prominente líder de Asaib Ahl al-Haq, tuiteó inmediatamente después de la redada: “Los hombres del movimiento de resistencia y del PMU son hombres iraquíes. No aceptamos ningún asalto. Así que no jueguen con fuego”.

Abu Ali al-Askary, (cuyo nombre real no se conoce pero es presentado por Kataib Hezbolá como su líder en materia de seguridad), criticó a Kadhimi en un tuit, llamándolo “mutante cuyo nombre es Kadhimi” y acusándolo de querer escapar del crimen que cometió contra Soleimani y Muhandis al cooperar con los Estados Unidos en la operación de asesinato.

En una declaración, la brigada Thar al-Muhandis amenazó con “cortar las manos de los que asaltan a los Mujahedeen y cortar la cabeza de la persona que les dio esta orden”.

En otra declaración, Kataib Thourat al-Ishrin llamó a los que tomaron medidas contra Kataib Hezbolá, es decir, al gobierno de Kadhimi, a los agentes de EE.UU. y a los hijos de la embajada de EE.UU., advirtiéndoles: “Somos los amos de este juego y lo lideraremos”.

El primer ministro se enfrenta a una difícil elección, comprometido en un diálogo estratégico con los Estados Unidos, cuyo primer paso es proteger a las tropas estadounidenses y a la embajada en Irak, y al mismo tiempo presionado por las milicias que no están dispuestas a acatar las órdenes del Estado.

Kadhimi había advertido previamente a los grupos que están detrás de los repetidos ataques a la Zona Verde. En un tweet después de un ataque contra el Monumento del Soldado Desconocido, escribió: “Los cohetes que apuntaron al Monumento del Soldado Desconocido en Bagdad tienen como objetivo socavar nuestra estabilidad y nuestro futuro – esto es inaceptable. No toleraré que grupos de delincuentes secuestren nuestra patria, para crear caos y encontrar excusas para mantener sus estrechos intereses. Seguimos cumpliendo nuestro compromiso de proteger nuestra soberanía y promover la dignidad de nuestro país y de nuestros ciudadanos”.

Categorías: Medio Oriente
Relacionado