Los talibanes desfilan exhibiendo las armas de EE. UU. capturadas

Los talibanes desfilan exhibiendo las armas de EE. UU. capturadas

Un miembro de los talibanes posa sobre un helicóptero US-60 Black Hawk en Afganistán.

Washington todavía está intentando calibrar el alcance del armamento y la tecnología estadounidenses que han caído en manos de los talibanes tras la caída de Afganistán en manos de los islamistas, aunque se cree que es considerable.

Se cree que el material que ha obtenido el grupo islamista incluye cientos de miles de rifles de asalto, miles de vehículos blindados, docenas de aviones, tanques, artillería, rifles de francotirador, gafas de visión nocturna y mucho más.

Algunos analistas creen que la captura de tan vastas cantidades de sofisticada potencia de fuego, si bien representa una pérdida de miles de millones de dólares en fondos y es embarazosa para Estados Unidos, es sobre todo un golpe de relaciones públicas para los talibanes. La falta de experiencia y recursos impedirá al grupo utilizar el armamento más avanzado de manera eficaz, argumentan.

Matthew Henman, un analista de defensa que es jefe de investigación sobre terrorismo e insurgencia en Janes, dijo a The Wall Street Journal: “Estas incautaciones tienen más valor propagandístico para los talibanes que cualquier aumento real de capacidades”.

Otros señalan que las armas y los coches blindados aumentarán significativamente la capacidad del grupo para aterrorizar potencialmente a los civiles. Y gran parte del equipo que no es útil para los islamistas podría acabar siendo vendido a enemigos estadounidenses que podrían hacer buen uso de él.

Una fuente del Congreso con conocimiento de las discusiones sobre el asunto habló el sábado a la CNN de la preocupación “de que algunas [armas] puedan acabar en manos de otros que apoyen la causa de los talibanes.”

“Mi mayor temor es que el armamento sofisticado se venda a nuestros adversarios y a otros actores no estatales que pretendan utilizarlo contra nosotros y nuestros aliados”.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, dijo el miércoles que el departamento está estudiando la cuestión.

“Obviamente, no queremos ver nuestro equipo en manos de aquellos que actuarían en contra de nuestros intereses, o de los intereses del pueblo afgano”, dijo Kirby a los periodistas.

“Hay numerosas opciones políticas que se pueden tomar, hasta e incluso la destrucción”, dijo, sin dar detalles.

El asesor de seguridad nacional de EE.UU., Jake Sullivan, dijo que los funcionarios estadounidenses “no tienen una imagen completa, obviamente, de dónde han ido a parar todos los artículos de material de defensa, pero ciertamente una buena cantidad de ellos ha caído en manos de los talibanes.”

Los vídeos de islamistas talibanes desfilando en vehículos blindados de fabricación estadounidense, empuñando armas de fuego suministradas por Estados Unidos y subiendo a helicópteros Black Hawk estadounidenses tras la derrota de las fuerzas gubernamentales afganas han avergonzado a la Casa Blanca.

Las redes sociales mostraron a islamistas talibanes portando rifles de asalto M4 y M18 y armas de francotirador M24, conduciendo los emblemáticos Humvees estadounidenses y, en un vídeo, aparentemente vistiendo uniformes tácticos de las fuerzas especiales al estilo estadounidense.

En una carta dirigida al Secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, esta semana, 25 senadores republicanos exigieron responsabilidades por la pérdida de armas.

“Es inconcebible que equipos militares de alta tecnología pagados por los contribuyentes estadounidenses hayan caído en manos de los talibanes y sus aliados terroristas”, decían. “Asegurar los activos estadounidenses debería haber sido una de las principales prioridades del Departamento de Defensa de Estados Unidos antes de anunciar la retirada de Afganistán”.

Según cifras oficiales, el ejército estadounidense suministró al ejército afgano más de 7.000 ametralladoras, 4.700 Humvees y 20.000 granadas en los últimos años.

Los afganos también han recibido de Washington artillería y drones de reconocimiento, así como más de 200 aviones, tanto de ala fija como helicópteros.

Sin embargo, la continuidad de sus operaciones depende en gran medida del apoyo técnico y de las piezas estadounidenses.

Según las fotografías publicadas el miércoles por Janes, los especialistas en defensa, unos 40 aviones militares afganos fueron trasladados a Uzbekistán durante la semana pasada para escapar del avance de los talibanes, entre ellos cinco helicópteros UH-60 Black Hawk y 16 rusos Mi-17 y 10 aviones de ataque A-29 Super Tucano.

En su reducción de 16 meses, el Pentágono retiró enormes cantidades de su propio equipo de Afganistán, y entregó parte de él al ejército afgano.

Pero el material suministrado a las fuerzas afganas que ahora está en manos de los talibanes ha suscitado preocupación.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, dijo el miércoles que el departamento está estudiando la cuestión.

Las armas y vehículos capturados sólo amplían los poderes de los talibanes de forma limitada, según los expertos.

“Las armas más peligrosas que los talibanes han capturado son los obuses D-30 y los medios de la Fuerza Aérea afgana”, dijo Jonathan Schroden, director del Programa de Contrarrestar Amenazas y Desafíos de CNA, una consultora de seguridad de Washington.

“No está claro que tengan la capacidad de utilizar todas las plataformas aéreas que han capturado, pero ya han demostrado la capacidad de utilizar esos obuses”, dijo.

Aun así, esto los convierte, en el mejor de los casos, en una amenaza directa limitada para los vecinos mejor armados.

Por otra parte, las cantidades masivas de armas pequeñas y municiones que heredaron, dijo Schroden, podrían “encontrar su camino a muchas partes diferentes del mundo y a una variedad de otros grupos terroristas.”

“Probablemente, lo mejor que puede hacer Estados Unidos en este momento es trabajar con los vecinos de Afganistán para tratar de interceptar el transporte de cualquiera de estos equipos a través de las fronteras del país”, dijo.