X

Más países árabes atacan a la Hermandad Musulmana

Más países árabes atacan a la Hermandad Musulmana. (Reuters)

Durante 92 años, el movimiento global de la Hermandad Musulmana (MB) ha logrado crear franquicias en todo el mundo. A pesar del aumento de poder en varios países después de las revoluciones de la Primavera Árabe, el grupo ahora es testigo de recesiones constantes en Medio Oriente, donde una vez floreció.

El Tribunal de Casación de Jordania emitió un veredicto el jueves pasado disolviendo su capítulo de la Hermandad Musulmana y prohibiendo sus actividades. El tribunal disolvió el grupo por no adaptarse a la ley del 2014 que restringe la actividad política de los grupos religiosos. “Solicitamos una regla de estatus especial para el grupo para ser aprobado por el gobierno, pero los responsables de la toma de decisiones rechazaron la solicitud”, informó el portavoz de la MB jordana Moaz al-Khalidi.

“La Hermandad Musulmana es un modelo de moderación y un elemento importante en el fortalecimiento de la unidad nacional, por lo que disolverla no es de interés nacional”, anunció el jeque Hamza Mansur, que dirige el consejo de gobierno de la Hermandad Musulmana de Jordania.

Si bien la acción judicial no designó al grupo como entidad terrorista, puede preparar el camino para una acción de este tipo en el futuro.

La Hermandad Musulmana de Jordania es el grupo islamista más antiguo y popular del país. Establecida en 1945 como una franquicia del grupo madre en Egipto, se convirtió en la fuerza impulsora de los islamistas en el país y estuvo detrás de la fundación del principal partido islamista del país, el Frente de Acción Islámica (FAI). A pesar de la prohibición impuesta por Jordania en 1999 al grupo terrorista palestino Hamas, el Frente de Acción Islámica mantuvo fuertes vínculos con Hamas a través del líder adjunto de los Hermanos Menores de Jordania, Zaki Bani Arshid. Arshid coordinó las posiciones políticas con Hamas.

Egipto designó a su Hermandad Musulmana como entidad terrorista tras una serie de ataques terroristas dentro del país, aunque muchos lo consideraron como una medida de represión política del régimen actual. Los ataques siguieron a la revolución de junio del 2013, que derrocó al presidente de la Hermandad Musulmana, Mohamed Morsi, del poder.

Arabia Saudita siguió unos meses después con su propia designación. Arabia Saudita tiene múltiples motivaciones, incluyendo la dinámica política regional, para oponerse a la Hermandad después de años de apoyo. “Nos equivocamos cuando abrimos las puertas de nuestras escuelas y universidades a extranjeros que permitieron que tales ideas llegaran a nuestra juventud”, señaló Mohamed Zulfa, miembro del Consejo de la Shura saudí. “Nosotros, desafortunadamente, nos dimos cuenta demasiado tarde”.

La prohibición saudí del 2014 sorprendió a los miembros de la Hermandad Musulmana en Egipto. En respuesta, los medios de la Hermandad Musulmana llegaron a describir a la Casa Real Saudita de Al Saud, y en particular al Príncipe Heredero Mohammed Bin Salman, como “sionistas”. A la prohibición saudí le siguió el arresto y encarcelamiento de varios clérigos islamistas considerados partidarios de la Hermandad. Además, Arabia Saudita ha promulgado una serie de reformas a las que se ha opuesto la Hermandad tras la prohibición, entre las que se incluyen el derecho de las mujeres a conducir, a salir en público sin llevar el hijab y, a principios de este año, la prohibición de la flagelación como medio de castigo judicial.

Los Emiratos Árabes Unidos (EAU) emitieron una prohibición más extensa sobre la Hermandad Musulmana en el 2014 como parte de una lucha más amplia de los emiratíes con elementos de los MB que alegan que conspiraron para derrocar al gobierno. El gobierno de los Emiratos también incluyó como terroristas a docenas de frentes de la Hermandad Musulmana con base en Occidente, incluyendo el Consejo de Relaciones Islámico-Estadounidenses (CAIR), la Sociedad Musulmana Estadounidenses, Ayuda Islámica, la Asociación Musulmana de Gran Bretaña y la Fundación Córdoba en Gran Bretaña.

Incluso en Túnez, donde el Partido Ennahda, afiliado al MB, ha sido una fuerza para tener en cuenta desde el 2011, hay un nuevo movimiento para ponerlo en la lista negra. Una moción presentada por el excandidato presidencial tunecino Abir Moussi para prohibir el grupo de la Hermandad Musulmana fue rechazada a principios de este mes por la oficina del parlamento.

Sin embargo, los Estados Unidos no han prohibido el grupo madre que muchos mencionan que está detrás de la ideología adoptada por los terroristas de Al-Qaeda del 11 de septiembre. Y el juicio de la Fundación Tierra Santa del 2008 expuso el modus operandi de la Hermandad en suelo estadounidense.

La HLF era la mayor organización benéfica musulmana americana. Mientras solicitaba ayuda para viudas, huérfanos y otras personas necesitadas, los fiscales demostraron que tenía un papel secreto: “HLF se convirtió en el principal brazo recaudador de fondos para el Comité Palestino en los Estados Unidos creado por la Hermandad Musulmana para apoyar a Hamas”.

La Hermandad creó el Comité Palestino específicamente para apoyar a Hamas política y financieramente. “Con el aumento de la Intifada y el avance de la acción islámica dentro y fuera de Palestina”, decía un memorando interno del Comité Palestino, “el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas), proporcionó a través de sus actividades de resistencia a la ocupación sionista muchos sacrificios de mártires, detenidos, heridos, lesionados, fugitivos y deportados y pudo demostrar que es un movimiento original y eficaz para dirigir al pueblo palestino”. Este movimiento, que se crió en el seno del movimiento madre, ‘La Hermandad Musulmana’, devolvió la esperanza y la vida a la nación musulmana y la noción de que la llama de la Jihad no se ha extinguido y que la bandera de la Jihad Islámica sigue enarbolando.

La Fundación Tierra Santa y cinco exfuncionarios fueron condenados en el 2008 por haber canalizado ilegalmente más de 12 millones de dólares a Hamas. Sin embargo, las administraciones consecutivas de los Estados Unidos no han logrado prohibir la Hermandad Musulmana.

Durante décadas, muchos gobernantes de países de mayoría musulmana vieron a la Hermandad como una fuente de apoyo político y religioso. Pero ese apoyo a veces se convierte en una amenaza, ya que el grupo se infiltró en los sistemas educativos y planteó otras amenazas, como lo demuestran los logros políticos islamistas en países como Egipto y Túnez. Los costos políticos, económicos y de seguridad de albergar a la Hermandad Musulmana eran demasiado para algunos. Jordania parece ser el último país en llegar a esa conclusión.

Categorías: Medio Oriente