Según se informa, la Fuerza Aérea de Israel ha comenzado a utilizar sus cazas de vanguardia F-35i ‘Adir’ para atacar objetivos iraníes en Irak.

El periódico árabe Asharq Al-Awsat, con sede en Londres, citando a los anónimos diplomáticos occidentales, informó de que Israel había atacado almacenes iraníes que almacenaban armas y misiles en el campo de Ashraf, al noreste de Bagdad, dos veces en el último mes.

También añadió que el 19 de julio, la base fue atacada por un caza israelí F-35i ‘Adir’. La base fue supuestamente atacada de nuevo el domingo.

En el informe también se señala que poco antes del ataque de Israel se habían lanzado misiles balísticos de fabricación iraní a la base. Miembros del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán y terroristas de Hezbolá murieron en el ataque, según Al-Arabiya.

Un segundo ataque de Israel el domingo se dirigió contra asesores iraníes y un cargamento de misiles balísticos en el campo de Ashraf, al noreste de Bagdad.

El representante de las Fuerzas de Defensa de Israel se niega a comentar el informe del periódico Al-Sharq Al-Awsat.

No es la primera vez que aparece en la prensa información sobre la actividad de los cazas F-35 israelíes.

A mediados de febrero, varios medios de comunicación informaron de que el radar JY-27 de la Defensa Aérea Siria en el aeropuerto de Damasco, fabricado en China, fue destruido por los cazas F-35i Adir de Israel. Se denunció que el caza F-35i Adir de la Fuerza Aérea de Israel había destruido el 20 de enero el radar JY-27 de diseño chino de la Defensa Aérea Siria, cerca del Aeropuerto Internacional de Damasco.

Al igual que en el caso anterior, no se habían presentado pruebas concretas.