Noticias de Israel en español 24 horas en directo

¿El caza de sexta generación F-3 de Japón hará que el F-22 y el F-35 sean obsoletos?

Por: Sebastien Roblin

National Interest

Tokio ha decidido seguir adelante con el desarrollo de su propio caza furtivo Mitsubishi F-3 de sexta generación de diseño nacional, La revisión de Defensa de mitad de período de 2019 de Japón reveló discretamente que, tras años de dudas, en lugar de comprar un diseño furtivo extranjero adicional para complementar su creciente flota de cazas F-35, completarían el suyo propio.

En febrero de 2019, el Ministerio de Defensa de Japón confirmó explícitamente estas intenciones. Según se informa, los requisitos de desempeño de los F-3 se han fijado para su publicación en el presupuesto de 2020, y su desarrollo comenzará oficialmente en 2021 y el primer vuelo está previsto para 2030.

Los nuevos cazas F-3 comenzarían entonces a reemplazar a los más de cien cazas de combate monomotor Mitsubishi F-2 construidos en Japón, que fueron modernizados (y sobrevaluados) a mediados y finales de la década de 2030.

Más tarde, un reportaje de televisión de Japón en marzo de 2018 reveló un primer plano de los avanzados motores turbofan XF 9-1 de alto empuje y de los radares Active Electronically Scanned Array que se están desarrollando para el programa F-3. El especial también reveló un costo proyectado de desarrollo de programas de 5 trillones de yenes, equivalente a casi 45 mil millones de dólares estadounidenses. El costo por caza podría fácilmente exceder las cifras citadas anteriormente de 20.000 millones de yenes (179 millones de dólares).

Estados Unidos despliega cazas furtivos en Qatar en medio de tensiones con Irán
El F-22 Raptor es el mejor caza sigiloso del mundo

La odisea de los cazas furtivos de Tokio

En 2016, Japón alcanzó un hito tecnológico cuando voló con su Demostrador de Tecnología Avanzada (ATD, por sus siglas en inglés), el X-2 Shinshin. En desarrollo desde 2007, el ATD costó 350 millones de dólares e incluía un innovador revestimiento de cerámica compuesta/carburo de silicio y potentes turboventiladores de empuje vectorial para una maniobrabilidad extrema y velocidades de vuelo de súper crucero. El Shinshin, descrito con mayor detalle en este artículo, supuestamente tenía una sección transversal de radar del tamaño de un “escarabajo gigante”.

Pero el ATD era un demostrador tecnológico, no un prototipo de un caza de combate totalmente equipado. Cuando Tokio se opuso inicialmente a la estimación de 40.000 millones de dólares, congeló el desarrollo y emitió solicitudes de información a las empresas extranjeras de aviación.

El concepto de un híbrido del fuselaje del F-22 con la aviónica más avanzada del F-35 parecía particularmente atractivo; pero la factura de un caza de este tipo seguía siendo extremadamente alta, con un valor estimado de 215 millones de dólares por aeronave. Japón también cortejó a Grumman, que décadas antes había desarrollado un caza furtivo XF-23 ‘Black Widow’, y a British BAe, que actualmente está desarrollando el caza furtivo Tempest.

Cualquiera de las dos opciones habría significado comprometerse a construir más cazas de combate de quinta generación en lugar de mirar hacia adelante con diseños de sexta generación como el Tempest y el FCAS europeo.

Además, las industrias avanzadas de la aviación militar son muy difíciles de poner en marcha de nuevo después de una larga interrupción, ya que los ingenieros experimentados se retiran, las fábricas cierran y las tecnologías se vuelven obsoletas. Si Japón no comenzara a desarrollar un caza furtivo ahora, sería imposible hacerlo en el futuro, lo que hundiría las esperanzas de Tokio de romper su larga dependencia de las compañías de defensa con sede en Estados Unidos.

F-35 vs F-3

Los cielos de Siria están abiertos para que Israel vaya tras Irán
El F-35 Lightning II durante una prueba de reabastecimiento de combustible cerca del río Patuxent en Maryland el 5 de septiembre de 2014. (Layne Laughter / Lockheed Martin)

Muchos analistas predijeron la desaparición del F-3 después de que Tokio anunciara su intención de comprar 105 cazas F-35A’s y F-35B Lightning además de los 42 ya pedidos. Tokio podría incluso adquirir algunos de los F-35 de forma más rápida y barata en fábricas estadounidenses en lugar de producirlos en Japón.

Sin embargo, el F-35 está diseñado principalmente como un caza de ataque aire-aire en lugar de un caza de combate de superioridad aérea en la línea del F-22 Raptor, que ya no está en producción.

Si bien la Fuerza Aérea de Autodefensa de Japón están aumentando su capacidad de ataque en superficie, las patrullas aéreas defensivas son, con mucho, su principal misión. En 2018, la Fuerza Aérea de Autodefensa de Japón envió cazas para interceptar a las aeronaves militares rusas y chinas que se acercaban, en promedio, casi tres veces al día. La Fuerza Aérea de China supera en número a los seis a uno de Japón, y sus últimos cazas como el J-11D y el J-20 están cerca de igualar la ventaja cualitativa histórica de Japón.

Las características deseables en los cazas de defensa aérea son el largo alcance/resistencia para patrullas largas; la alta velocidad para enfrentarse rápidamente a los cazas que se aproximan antes de que suelten sus armas; y la maniobrabilidad para derrotar a los cazas contrarios en combates a distancia visual. En todas estas características de la vieja escuela, los cazas japoneses de cuarenta años F-15J Eagle superan al F-35.

Sin embargo, la sigilosa sección de cruce de radar del F-35 y los potentes sensores en red lo hacen más fácil de sobrevivir y peligroso que un F-15 que puede ser detectado a docenas de millas de distancia. Pero Japón seguiría prefiriendo un caza que fuera a la vez sigiloso y una máquina de combate aire-aire dedicada.

Cuando Jane le preguntó a un oficial japonés cuáles eran las cinco prioridades principales para el F-3, primero enumeró “capacidad para la superioridad aérea futura”.

Las otras cualidades incluían la capacidad de modernización, la propiedad tecnológica nacional y la asequibilidad. Japón puede esperar reducir sus costos exportando al extranjero, ya que el parlamento japonés legalizó las ventas de armas en 2014. Sin embargo, el hardware militar de Japón tiende a ser bastante caro y aún no ha tenido mucho éxito en la exportación. Sin embargo, los cazas furtivos siguen teniendo una gran demanda y son difíciles de adquirir, ya que hasta ahora sólo se ha exportado el F-35.

¿Cómo será el F-3?

Todo lo que es seguro es que el F-3 será un caza bimotor capaz de montar seis armas internas. Más allá de eso, los bosquejos conceptuales altamente divergentes publicados por los ingenieros japoneses indican que un diseño final está lejos de ser seleccionado.

Sin embargo, hay más información disponible de varias tecnologías que los ingenieros japoneses están deseosos de incorporar en el F-3.

En 2019, Japón comenzó a probar los turboventiladores de baja derivación XF-9-1 desarrollados por Ishikawa Heavy Industries. Estos pueden generar 11-12 toneladas de empuje en seco, o 15-16.5 toneladas ‘húmedas’ (vertiendo combustible en los postquemadores) y tolerar 1.800 grados Celsius de calor. Mientras que los dos turboventiladores del F-22 generan 13 toneladas de empuje en seco y 17.5 en mojado, el XF-9 es medio metro más corto y 30 centímetros más delgado que el F-119, dejando más espacio para las armas internas.

Por otra parte, el Ministerio de Defensa de Japón ha estado investigando las boquillas tridimensionales de vector de empuje que redireccionan el empuje del motor hasta veinte grados en cualquier dirección. Si estos pueden ser implementados sin comprometer la sección de cruce de radar (difícil), esto sugiere que Japón quiere que el F-3 esté entre los cazas de combate modernos más maniobrables del mundo junto con el F-22 y el Su-35, mejorando su capacidad para evadir misiles y eliminar adversarios de maniobras en el combate a distancia visual.

Cada XF-9 puede generar unos extraordinarios 180 kilovatios de electricidad, que podrían utilizarse para alimentar armas de energía dirigida, como láseres o armas de microondas basadas especialmente en radares, que podrían freír los circuitos de los misiles balísticos que se dirigen hacia las islas japonesas.

Japón también ha estudiado la posibilidad de convertir la piel del fuselaje del F-3 en una enorme antena de radar “conformada” utilizando sensores compuestos de piel inteligente, y ha probado un sensor electromagnético ESM que no sólo ayuda a detectar adversarios, sino que también puede minimizar o distorsionar las propias emisiones de radiofrecuencia de un caza furtivo para su propia defensa.

Para la instrumentación de la cabina, los científicos japoneses están considerando deshacerse de la tradicional “pantalla Head’s Up Display” en favor de un sistema de pantalla montada en casco estilo F-35 combinado con una sola pantalla de cristal líquido de gran tamaño. También se está desarrollando una inteligencia artificial que utiliza la interfaz hombre-máquina para optimizar el flujo de datos a la situación y aligerar las cargas de trabajo de los pilotos.

Japón también ha estado investigando los enlaces de datos de alta velocidad que podrían conectar en red a los sensores e intercambiar datos con fuerzas amigas. Estos están específicamente diseñados para contrarrestar adversarios enemigos numéricamente superiores, así como cazas furtivos como el caza J-20 de China o el próximo bombardero de sigilo H-20.

Las tecnologías probadas en el X-2 que podrían reaparecer en el F-3 incluyen aviónica fly-by-wire de fibra óptica resistente al EMP, y sistemas de vuelo “autorreparadores” que detectan y compensan automáticamente los daños en las superficies de control de una aeronave.

El Ministerio de Defensa japonés también está invitando claramente a la transferencia de tecnología y la asistencia de empresas como Lockheed, Boeing o BAe para facilitar la finalización del proyecto, a pesar del liderazgo de las empresas nacionales.

Las tecnologías anteriores ponen a prueba muchas de las características de los cazas de combate conceptuales de la sexta generación (aunque todavía no se han mencionado la tripulación opcional y el control de los aviones de combate), y son bastante impresionantes a nivel individual. Sin embargo, su integración en una plataforma voladora capaz supone un reto mucho mayor, al igual que su producción en serie de forma rentable. El F-35 de Estados Unidos, por ejemplo, sufrió muchos retrasos y sobrecostes debido a las dificultades para integrar sus muchas nuevas tecnologías en desarrollo simultáneo. Por lo tanto, los ingenieros japoneses tienen mucho trabajo que hacer mientras intentan alcanzar el objetivo de desarrollo de quince años.

Vía National Interest

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More