Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Netanyahu añade mil millones de dolares al presupuesto de defensa de las FDI

Por: Yaakov Lappin / En: Israel Hayom / Traducción de Noticias de Israel

GPO / Amos Ben Gershom

En los últimos días, el primer ministro de Israel Netanyahu prometió añadir más de mil millones de shekels (300 millones de dólares) al próximo presupuesto de defensa. Su promesa es un recordatorio de una futura batalla  que se está gestando entre los ministerios de Finanzas y Defensa de Israel sobre el alcance del próximo presupuesto de defensa.

La disputa se intensificará aún más a la luz del déficit público de 50.000 millones de NIS (14.000 millones de dólares). Acordar un presupuesto de defensa crea la base para el plan de trabajo plurianual de las Fuerzas de Defensa de Israel, que detalla exactamente lo que los militares deben adquirir, de qué manera deben desarrollarse y adaptarse a las circunstancias cambiantes, y cómo pueden reforzar sus capacidades aéreas, terrestres y marítimas.

Este año marca el último y quinto año del actual programa plurianual de la FDI, apodado “Gideon”. El plan fue el primer plan a largo plazo en muchos años que tuvo éxito. Antes de que se pusiera en marcha en 2015, los gobiernos inestables y las luchas entre ministerios torpedearon el financiamiento a largo plazo de programas anteriores. La capacidad de las FDI para prepararse para la guerra y fortalecerse sufrió como resultado de ello.

El Dr. Sasson Hadad, investigador principal del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS), fue asesor financiero del jefe de personal de las FDI y jefe de la División de Presupuesto del Ministerio de Defensa. Participó activamente en la formulación del presupuesto plurianual del Ministerio de Defensa.

Cuando se le preguntó acerca de cuán perturbadora es la situación política actual en Israel para la capacidad de las Fuerzas de Defensa de Israel de formular el próximo programa plurianual, Hadad dijo que “la perturbación puede ser grave”. “La FDI no trabaja sin un plan de trabajo plurianual. La mayoría de sus proyectos son largos y se establecen con anticipación”.

Sin un plan coordinado, el aumento de la fuerza de las FDI se parecería a “una orquesta” en la que “cada uno hace lo que quiere, y el ruido es terrible”, dijo.

Con Gideon llegando a su fin, el hecho de que no haya un gobierno que apruebe el próximo presupuesto causará retrasos sustanciales, advirtió.

Como resultado, el Jefe de Estado Mayor de la FDI, el Teniente General Aviv Kochavi, ha comenzado a preparar el próximo programa sin apoyo presupuestario.

Esto crea “brechas que no siempre se pueden cerrar”, dijo Hadad, señalando que antes del plan Gideon, tres planes plurianuales anteriores quedaron en el camino debido a la falta de planificación gubernamental.

“En el primer año, debemos correr a toda velocidad, para implementar el plan plurianual. El estancamiento hace que los planes pierdan impulso”.

Además, existen diferencias de opinión entre Netanyahu y Kochavi sobre las áreas a las que se debe dar prioridad en el próximo plan de trabajo de la FDI.

Hadad destacó una serie de cuestiones que el próximo primer ministro y los militares de Israel tendrán que acordar después de que una nueva coalición llegue al poder después de la segunda ronda de elecciones, fijada para el 17 de septiembre.

El primero es el alcance real del presupuesto, dijo, que determinará cómo se desarrollará la FDI en los próximos años.

Netanyahu ha pedido que el próximo presupuesto sea el 6% del presupuesto interno bruto, “significativamente mayor de lo que es ahora, pero el Ministerio de Finanzas se opone totalmente a ello”, dijo Hadad. “Según mi experiencia, lo más importante es que habrá un marco presupuestario claro. De lo contrario, habrá interminables discusiones. Ambos ministerios saben cómo luchar entre sí muy bien. Deberíamos establecer el contexto presupuestario y seguir adelante. Esto es lo que intentamos hacer con Gideon, y funcionó bastante bien. Todavía había algo de fricción, pero sobre todo detrás de puertas cerradas”.

Además, existen diferencias de opinión entre Kochavi y Netanyahu sobre la forma en que las FDI deben construirse a sí mismas.

“Misiles contra las fuerzas terrestres; submarinos contra la fuerza aérea; aviones teledirigidos contra aviones – estos temas han sido discutidos públicamente. Si otro primer ministro que no sea Netanyahu llega al poder, como Gantz, puede haber menos fricción sobre estos temas”, dijo Hadad.

El próximo plan plurianual, denominado “Tnufa” (en hebreo “momentum”), deberá abordar también la necesidad de mejorar la disuasión, según Hadad, contra los enemigos cercanos y lejanos. Esto incluye a los grupos terroristas en el Líbano y la Franja de Gaza, e Irán, así como a los Estados que hoy en día son amigos, pero que de repente podrían sufrir revoluciones y ser dirigidos por elementos hostiles.

“El aumento de la fuerza de estos estados es enorme. Están importando no sólo tecnología estadounidense, donde se ha asegurado una ventaja a Israel, sino también tecnología china, como los misiles”, señaló Hadad.

Además, el hecho de que el potencial de conflicto con Irán haya aumentado sustancialmente durante el último año -después de que Estados Unidos se retirara del acuerdo nuclear de 2015 y Teherán amenazara con reiniciar su programa nuclear- tendrá un impacto significativo en el próximo presupuesto y programa, dijo Hadad.

La llegada de misiles precisos a la región y la guerra cibernética también desempeñarán un papel importante en la elaboración del plan de trabajo.

Todo cuesta dinero cuando se trata de defensa.

El general de brigada (Res.) Yaakov Nagel, ex jefe del Consejo de Seguridad Nacional, dijo que Gideon se centró en crear fuerzas terrestres fuertes capaces de realizar maniobras en la profundidad del territorio enemigo. Sin embargo, dijo, todavía hay una inversión masiva en la Fuerza Aérea de Israel y en inteligencia.

“Este es el concepto, y costará dinero”, dijo. “Todo cuesta dinero cuando se trata de defensa.”

El próximo plan plurianual deberá abordar el hecho de que la guerra moderna se está moviendo hacia la tendencia del “campo de batalla vacío”, en el que los combatientes permanecen fuera de la vista y los que son demasiado visibles son destruidos.

“Necesitamos prepararnos para los cambios en el campo de batalla”, dijo. “Esto incluye robótica e inteligencia artificial. Por otro lado, aunque todavía nos enfrentamos a amenazas asimétricas, tenemos que ser capaces de hacer frente a todo tipo de amenazas, incluida una guerra clásica”.

Las FDI deben mantener su capacidad para tratar con los ejércitos estatales, así como con los actuales estados semiestatales y los adversarios de las organizaciones terroristas, argumentó.

Desde que asumió su cargo en enero de 2015, Kochavi ha nombrado a varios equipos para que trabajen en la forma en que las FDI puedan aumentar su fuerza en la próxima década.

Nagel expresó su esperanza de que la inestabilidad política en Israel sea efímera. “Gideon se retrasó porque había una alineación de intereses”, dijo.

Una vez que se forme un nuevo gobierno, “llevará mucho tiempo” aprobar el próximo plan de trabajo plurianual, dijo Nagel. “En su elaboración participan el Consejo de Seguridad Nacional, las FDI, la Shin Bet[agencia de seguridad] y el Mossad[agencia de inteligencia]. Luego hay largas sesiones de gabinete. Y luego está la aprobación”.

Vía israelhayom

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More