Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Netanyahu visita en secreto Omán, país con el que Israel no tiene relaciones diplomáticas

Por: Raphael Ahren

Noticias 10

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu visitó al sultán Kabus Ben Said después de largas negociaciones entre los dos países. La reunión discutió las formas de avanzar en el proceso de paz en el Medio Oriente.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, realizó una visita secreta a la nación del Golfo de Omán el viernes, la primera visita de un líder israelí en más de dos décadas y una señal del acercamiento de los vínculos entre el Estado judío y el mundo árabe sunita.

El viernes por la tarde, su oficina sorprendentemente anunció que Netanyahu y su esposa Sara acababan de regresar de una “visita oficial” a Mascate, durante la cual se reunieron con el sultán Qaboos bin Said al Said.

“La visita de Netanyahu es un paso significativo en la implementación de la política delineada por el Primer Ministro Netanyahu para fortalecer los lazos con los países de la región, al tiempo que aprovecha las ventajas de Israel en materia de seguridad, tecnología y economía”, dijo la Oficina del Primer Ministro en un comunicado.

La última visita de un líder israelí a Omán tuvo lugar en 1996.

El primer ministro Netanyahu con el sultán de Omán, el sultán Kabus Ben Said (Vía Haaretz)
El primer ministro Netanyahu saluda al sultán de Omán, Kabus Ben Said (Vía Haaretz)

 

Netanyahu fue invitado a Omán por el sultán, que ha estado gobernando el Estado del Golfo desde 1970, “después de largos contactos entre los dos países”, dice el comunicado.

Una declaración conjunta emitida por Jerusalem y Mascate dijo que los dos líderes discutieron “formas de avanzar en el proceso de paz del Medio Oriente” y varios “temas de interés mutuo para la paz y la estabilidad en el Medio Oriente”.

Netanyahu ha hablado durante años sobre el acercamiento de los lazos entre Israel y el mundo árabe, citando no solo a Irán como un enemigo común sino también al interés de muchos países en cooperar con Israel en asuntos de seguridad y defensa, así como a la creciente industria de alta tecnología de Israel.

“No debes subestimar la apertura y la sed en el mundo árabe de hoy para Israel”, dijo el jueves. “Y la razón, la primera razón antes que cualquier otra cosa, es que participamos ahí en la innovación”.

Omán, un país de aproximadamente cuatro millones y medio de habitantes en la costa sureste de la península arábiga, ha sido durante mucho tiempo uno de los pocos Estados árabes que no rehúye las relaciones abiertas con Israel.

En 1994, el entonces primer ministro Yitzhak Rabin visitó Omán, donde fue recibido por el sultán Qaboos bin Said Al Said. En 1995, unos días después del asesinato de Rabin, el primer ministro en funciones, Shimon Peres, recibió al ministro de Relaciones Exteriores de Omán, Yusuf Ibn Alawi, en Jerusalem.

En enero de 1996, Israel y Omán, que siempre ha sido el mejor aliado de Jerusalem en el CCG, firmaron un acuerdo sobre la apertura recíproca de las oficinas de representación comercial. “Omán cree que el paso actual conducirá a un progreso continuo en el proceso de paz y a una mayor estabilidad en la región”, declaró el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel en ese momento, y agregó que la función principal de la oficina será “desarrollar relaciones económicas y comerciales recíprocas con Omán, así como la cooperación en las esferas del agua, la agricultura, la medicina y las comunicaciones”.

Cuatro meses después, Peres visitó Omán para abrir oficialmente las “Oficinas de Representación de Comercio de Israel” allí.

El primer ministro Netanyahu con el sultán de Omán, el sultán Kabus Ben Said (Hadashot)
El primer ministro Netanyahu con el sultán de Omán, el sultán Kabus Ben Said (Hadashot)

 

Dirigida por un pequeño equipo de tres diplomáticos israelíes, la oficina en Mascate funcionó “básicamente como una embajada regular, solo que sin la bandera de Israel”, según un funcionario israelí estacionado en la misión.

Los vínculos abiertos con Omán no duraron ni siquiera media década. En octubre de 2000, a raíz de la Segunda Intifada, los gobernantes de Omán sintieron que la opinión pública se volvía contra Israel, suspendió las relaciones y cerró la misión. El Ministerio de Relaciones Exteriores israelí lamentó la decisión, enfatizando que el cese del contacto y el diálogo no hace nada para avanzar en el proceso de paz entre israelíes y palestinos. “En días de crisis, es especialmente importante que las líneas de comunicación entre los países se mantengan abiertas”, declaró el ministerio.

Sin embargo, a pesar de cerrar la oficina de representación israelí, ubicada en la calle Al-Adhiba de Mascate, el gobierno de Omán alentó silenciosamente a los diplomáticos israelíes a quedarse, siempre y cuando el compromiso en curso entre los dos países se mantuviera en secreto.

Vía The Times of Israel

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More