Hablando antes de la votación de la resolución de la ONU que condena a Israel por “excesiva violencia contra Gaza” y que pide una “protección internacional para los palestino”, el embajador de Israel, Danny Danon había condenado la resolución como “groseramente sesgada”, argumentando que ataca a Israel, pero no menciona a Hamas ni siquiera una vez.

Quien respaldó la resolución “se ha confabulado con una organización terrorista” y “empodera a Hamas”, dijo. “Eres la munición para las armas de Hamas”. “Ustedes son las cabezas nucleares de sus misiles”.

“Esta sesión de hoy se trata de nuestro derecho a defender a nuestra gente. Es el intento de la comunidad internacional de quitarnos nuestro derecho básico a la autodefensa”, dijo Danon. “La resolución que tienen ante ustedes hoy no protege a los palestinos inocentes. No protege a los israelíes inocentes. No condena, ni siquiera menciona, a Hamas, la organización terrorista internacionalmente reconocida que es directamente responsable de la violencia en nuestra región”.

También hablando antes de la votación, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley criticó la resolución como “totalmente unilateral”, diciendo que no hace nada para avanzar en la paz o mejorar las vidas palestinas.

Más bien, dijo, “alimenta una narración para la gente desesperada de Gaza de que sus líderes no son responsables de su situación”. “Eso aviva el odio. Sacrifica la honestidad, la precisión, el compromiso y la reconciliación a favor del avance de una agenda política estrecha”.

“No hay actores perfectos en ninguno de los lados de este conflicto”, agregó Haley. “Pero a nadie le sirve pretender que toda la culpa recae en un lado”.

La resolución, sin embargo, asegura que Hamas “es por completo inimputable de los recientes disturbios” y “culpa de todo a Israel”, acusó.

Por lo tanto, dijo, Estados Unidos estaba ofreciendo una enmienda para proporcionar “un pequeño paso en la dirección del equilibrio”.

La enmienda habría condenado a Hamas “por disparar cohetes repetidamente contra Israel y por incitar a la violencia a lo largo de la cerca, poniendo a los civiles en riesgo”.

También exigió que Hamas “cese toda actividad violenta y acciones provocadoras, además condena la desviación de recursos en Gaza para construir infraestructura militar, incluidos túneles para infiltrarse en Israel y equipos para lanzar cohetes hacia áreas civiles”.

Esos recursos, decía la enmienda de Haley, “podrían haber abordado las necesidades críticas de la población civil y expresa gran preocupación por la destrucción del cruce Kerem Shalom por parte de los actores en Gaza, que ha obstaculizado gravemente las entregas de alimentos y combustible para la población de Gaza”.

“Esta es una enmienda modesta que refleja la verdad mínima de lo que está sucediendo en Gaza”, dijo el miércoles. “Es lo mínimo que una organización o nación internacional que se respete puede hacer por la causa de la paz”.