La oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (OHCHR, por su sigla en inglés) urgió a Israel a “actuar conforme al derecho internacional y proteger los derechos humanos de la joven palestina de 17 años, Ahed Tamimi”, detenida tras un nuevo ataque de provocación contra soldados israelíes.

Ahed Tamimi fue grabada una vez más intentando que las cámaras registren alguna reacción de los soldados con la finalidad de difundirla en los medios de comunicación, en un procedimiento recurrente en ella y en su familia. La ahora joven árabe es vista atacando a golpes en el rostro y patadas a los soldados que logran mantener el profesionalismo ante las agresiones físicas y verbales de la agresiva joven árabe. Su historial de ataques a soldados y civiles judíos comienza en su niñéz.

Tamimi fue detenida el 19 de diciembre y permanece detenida luego de que el martes un tribunal israelí, bajo distintos cargos.

“Privar de libertad a un menor de edad es el último recurso que debe utilizarse y de suceder una detención, el menor no debe aguantar demasiado tiempo encarcelado”, dijo Michael Lynk, a quien la ONU ha otorgado el título de Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados desde 1967”.

Desde que Michael Lynk fue designado Relator Especial en marzo de 2016, ha presentado un reporte ante la Asamblea General en octubre de 2016, un reporte ante el Consejo de Derechos Humanos en abril de 2017 y ha publicado una serie de comunicados de prensa y declaraciones. En ninguno de estos menciona los abusos a los derechos humanos cometidos por la Autoridad Palestina, por Hamas o por cualquier otro grupo palestino, ya sea contra los mismos palestinos o contra israelíes.