Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Hezbolá interrumpe el inicio de las conversaciones fronterizas entre Israel y Líbano

Por: Herb Keinon

REUTERS

Las luchas internas libanesas aparentemente están retrasando las negociaciones entre Israel y Líbano sobre la demarcación de la frontera marítima, con el Primer Ministro libanés Saad Hariri presionando para que las conversaciones comiencen, pero enfrentando la resistencia de Hezbolá.

El sitio web libanés Naharnet informó a principios de esta semana que Francia y EE.UU. lamentaron que se hayan congelado los esfuerzos para iniciar las conversaciones.

El informe citaba fuentes involucradas en las negociaciones que decían que “el lado libanés, específicamente Hezbolá, ha decidido interrumpir las negociaciones debido a una intervención iraní-siria vinculada a la nueva tensión entre Estados Unidos, Israel e Irán”.

El diplomático estadounidense de alto rango David Satterfield, que durante meses ha estado tratando de que las dos partes discutan el tema, se convirtió en el enviado de Washington a Turquía el miércoles pasado. No está claro si seguirá trabajando en este tema o si se lo pasará a su sustituto para el subsecretario de Estado para Asuntos de Oriente Próximo, David Schenker.

El Departamento de Estado no dijo si Schenker, que asumió su cargo hace un mes, visitaría la región ni cuándo. En los últimos meses, Satterfield se ha desplazado repetidamente entre Israel y el Líbano.

El Ministro de Energía, Yuval Steinitz, dijo a mediados de junio que las conversaciones comenzarían en un mes, pero no hay indicios de que el inicio de las conversaciones esté en el horizonte. La oficina de Steinitz tampoco hizo comentarios sobre el tema.

Durante una entrevista radial a principios de julio, Steinitz dijo que mientras los libaneses quieren desarrollar sus recursos naturales, el país se enfrenta a una “presión interna” y está “bajo el dominio del miedo de Hezbolá”.

El lunes, Hariri fue citado en los medios de comunicación libaneses diciendo que está “haciendo grandes esfuerzos para iniciar negociaciones” para demarcar la frontera, y que “eventualmente tendremos que tomar decisiones sobre esta cuestión en el gabinete”.

Israel y Líbano, que técnicamente han estado en estado de guerra desde 1948, llevan mucho tiempo en desacuerdo en cuanto a su frontera marítima en el Mediterráneo oriental, una cuestión que ha cobrado cada vez más importancia en los últimos años tras el descubrimiento de grandes yacimientos de gas natural en la zona.

Según funcionarios israelíes, Hariri y las partes drusas y cristianas están interesadas en resolver la disputa fronteriza porque la exploración de gas natural frente a la costa añadiría millones al tesoro libanés, que necesita urgentemente ser reabastecido. Sin embargo, Hezbolá y su patrocinador, Irán, tienen otros intereses y están poniendo obstáculos en el camino.

En disputa hay un triángulo de 860 kilómetros cuadrados, que incluye varios bloques de perforación que el Líbano presentó a licitación hace dos años. El año pasado Beirut firmó su primer contrato para perforar los bloques. Se espera que un consorcio de gigantes de la energía, Total, Eni y Novatek, comience a trabajar en diciembre, y que finalmente perfore también en un bloque en disputa.

Según se informa, Satterfield pudo superar una serie de puntos conflictivos que impedían el inicio de las conversaciones, incluida su duración, Israel estaba a favor de los seis meses y el Líbano era un país abierto, y bajo la mediación de quién.

El Líbano se ha opuesto anteriormente a las negociaciones bilaterales con Israel, razón por la cual Estados Unidos actuará como mediador y por la que se espera que las conversaciones se celebren en las oficinas de la FPNUL en Nakura, dando también a las Naciones Unidas cierta posición en las conversaciones.

En cuanto a la duración, los Estados Unidos han propuesto una solución de compromiso en virtud de la cual las conversaciones no tendrán un plazo firme, pero Washington, al anunciar las conversaciones, abogará por que concluyan en un plazo de seis meses.

Un factor de estancamiento adicional y más complicado proviene de la demanda libanesa de que las conversaciones, que se espera que sean indirectas, ya que los funcionarios libaneses e israelíes no hablarán directamente entre sí, sino más bien a través de un mediador de EE.UU., traten no sólo de la frontera marítima, sino también de la frontera terrestre.

El Líbano afirma que cuando Israel se retiró del país en 2000, una retirada certificada como completa por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en ese momento, es necesario devolver al Líbano unos 11 puntos a lo largo de la frontera entre Rosh Hanikra y el Monte Dov (granjas de Shaba). Beirut está decidido a abordar esta cuestión en las negociaciones, mientras que Israel se niega a debatir la cuestión.

Vía Jerusalem Post

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More