Noticias de Israel en español 24 horas en directo

¿Cómo debe Israel manejar los crímenes del Holocausto y el antisemitismo en Polonia?

REUTERS / Kacper Pempel.

La “calibración” es crucial en la diplomacia. Y cuando se trata de las relaciones de Israel con Polonia, la calibración es la condición clave. Si bien ambos países tienen interés en las buenas relaciones diplomáticas, Israel tiene un segundo interés: evitar una actitud que permita a Polonia y los polacos encubrir o distorsionar elementos horribles en la historia del país hacia los judíos.

Mientras las autoridades israelíes calibren sus afirmaciones y se apeguen a la verdad, tendrán la base moral en la relación. Pero la falta de sofisticación, profesionalismo y moderación puede destruirlo fácilmente.

Poco después de convertirse en ministro de Relaciones Exteriores de Israel, por ejemplo, Yisrael Katz dijo (citando al ex primer ministro israelí, Yitzhak Shamir) que los polacos amamantan el antisemitismo de la leche de sus madres.

Con sus comentarios ofensivos, Katz dañó enormemente lo que podría haber sido un importante éxito diplomático israelí: una reunión oficial de los cuatro países de Visegrado (la República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia) en Israel. Debido a sus comentarios, el gobierno polaco decidió no enviar a su representante, lo que resultó en la cancelación de la conferencia oficial. El primer ministro Benjamin Netanyahu ha trabajado pacientemente para mejorar las relaciones con estos países.

Katz habría servido bien los intereses de su país si se hubiera disculpado por su declaración errada.

Sin embargo, es ilusorio pensar que semejante disculpa hubiera puesto fin a los problemas de Israel con Polonia. Los problemas incómodos entre Polonia e Israel siguen regresando, porque parece imposible que muchos polacos admitan que no todos sus antepasados ​​fueron víctimas de los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Un gran número de polacos asesinaron a judíos o los entregaron a los nazis.

Desde principios de este siglo, ha habido importantes revelaciones sobre crímenes masivos cometidos por polacos contra judíos durante el Holocausto.

Jan Gross reveló el asesinato de casi todos los judíos locales en la aldea de Jedwabne por sus vecinos polacos. Jan Grabowski proporcionó una perspectiva mucho más amplia sobre los delitos antisemíticos extremos cometidos por polacos. La investigación realizada por su equipo encontró que aproximadamente 200,000 judíos fueron asesinados por polacos durante el Holocausto. Grabowski, quien enseña en la Universidad de Ottawa, presentó una demanda contra la Liga Polaca contra la Difamación en el Tribunal de Distrito de Varsovia. Afirma que 134 personas que firmaron la declaración de la liga en contra de su investigación lo han difamado.

Otro israelí que aparentemente no sabe qué significa la calibración cuando se trata de Polonia es el controvertido historiador Daniel Blatman. Ha aceptado la oferta del gobierno polaco para dirigir el problemático museo del Holocausto del país, que se inaugurará en Varsovia en 2023. Blatman atacó violentamente a Yad Vashem en un artículo titulado “Yad Vashem enseña el Holocausto como países totalitarios, enseña historia”.

En una entrevista de 2016, la Ministra de Educación de Polonia, Anna Zalewska, se negó a reconocer el hecho de que los ciudadanos polacos fueron responsables de asesinar a sus vecinos judíos en Jedwabne. También se negó a admitir la responsabilidad de los polacos que asesinaron a sus vecinos judíos en Kielce en 1946.

El número de aspectos problemáticos relacionados con la Polonia contemporánea también es grande. Un estudio de la Universidad de Bielefeld, publicado en 2011, encontró que el 63 por ciento de los polacos está de acuerdo con la afirmación antisemita de que Israel está llevando a cabo una guerra de exterminio contra los palestinos. Estas cifras también fueron altas en los otros seis países de la Unión Europea donde se llevó a cabo el estudio. Sin embargo, en ningún otro país el porcentaje fue superior al 50 por ciento.

El fuerte deseo de muchos polacos de distorsionar el pasado de su país lleva a la necesidad de que Israel anticipe los problemas futuros. Un ejemplo actual es la discusión en Alemania sobre el establecimiento de un monumento en Berlín dedicado a los polacos asesinados durante la ocupación alemana.

Las atrocidades alemanas deben ser recordadas, incluso más ahora en vista de los desarrollos contemporáneos en Alemania. Como judíos, debemos ser sensibles a las atrocidades extremas cometidas contra otros. Pero también debemos proteger la historia y la verdad.

En 1979, el “polaco” Papa Juan Pablo II visitó Auschwitz. Dijo allí: “Seis millones de polacos perdieron la vida durante la Segunda Guerra Mundial, una quinta parte de la nación”. Uno no debe dejar pasar esta fusión semántica. Tres millones de polacos fueron asesinados por los alemanes en asesinatos racistas, que constituían el 10 por ciento de los polacos. Pero tres millones de judíos polacos fueron asesinados en antisemitismo exterminador: más del 90 por ciento de todos los judíos polacos.

Si el monumento para las víctimas polacas en Berlín se materializa, los judíos e Israel deben tener cuidado de que no aparezcan textos distorsionados en él.

 

Vía The Algemeiner

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

PREMIUM
$1.37 Mensual
  • Acceso a todos los artículos editoriales exclusivos para suscriptores.