Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Ciudadanos de Jordania ven a Israel como un enemigo pese al tratado de paz entre ambos países

AMÁN, Jordania (AFP) – Veinticinco años después de la firma de un histórico tratado de paz, los lazos entre Jordania e Israel reflejan los vaivenes de una región turbulenta, mientras que muchos jordanos todavía consideran al Estado judío como un “enemigo.

El tratado de paz entre Israel y Jordania, entintado en el Valle de Arava el 26 de octubre de 1994, puso fin formalmente a décadas de guerra entre los dos vecinos, pero el acuerdo enfrenta continuos desafíos, según los analistas.

Israel sigue siendo nuestro enemigo número uno”, dijo Yazid Khleifat, un funcionario de 38 años, a AFP.

“Israel ha desplazado a millones de nuestros hermanos palestinos y ha matado a miles de árabes”, dijo.

Más de la mitad de los 9.5 millones de habitantes de Jordania son de ascendencia palestina.

El reino hachemita, en gran medida desértico, limita con Israel y los territorios palestinos, donde un conflicto de décadas ha definido los temblores políticos de Oriente Medio.

Jordania, el único país árabe, además de Egipto, que tiene un tratado de paz con Israel, administró Judea y Samaria, incluyendo en su mayor parte el este de Jerusalem, hasta la Guerra de los Seis Días de 1967.

Sigue siendo el custodio de los lugares sagrados musulmanes en Jerusalem, donde el Monte del Templo de la Ciudad Vieja, hogar de los dos templos bíblicos judíos, es el lugar más sagrado del judaísmo.

A pesar del plan de paz, Israel no respeta la custodia de Jordania sobre los lugares sagrados… y sus intentos de judaizar Jerusalem están en pleno apogeo”, dijo Khleifat.

“La cuestión de la custodia es delicada para los hashemitas porque afecta a su legitimidad religiosa”, dijo Labib Kamhawi, analista político radicado en Ammán.

Los miembros de la dinastía hachemita a la que pertenece el rey Abdullah II reclaman descendencia directa de Mahoma.

Enemigo del pueblo

El rey Abdullah II ha caracterizado repetidamente la paz con Israel como “fría y cada vez más fría” y ha advertido que Jerusalén era una “línea roja”.

El estatuto de Jerusalem es una de las cuestiones más espinosas del conflicto israelí-palestino.

Israel liberó principalmente el este de Jerusalem de Jordania en la Guerra de los Seis Días de 1967 y más tarde aplicó su soberanía en un movimiento nunca reconocido por la comunidad internacional.

En 2017, el presidente estadounidense Donald Trump reconoció formalmente la ciudad como la capital de Israel, un movimiento que enfureció a los palestinos que ven el sector oriental de Jerusalem como la capital de su futuro Estado.

En otro desafío, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu prometió durante la última campaña electoral de Israel aplicar la soberanía israelí en la zona del Valle del Jordán si regresaba al poder; los resultados de la votación del 17 de septiembre no fueron concluyentes.

Israel, con quien firmamos un acuerdo de paz hace 25 años, no es el mismo hoy”, dijo Oraib Rantawi, director del Centro Al Quds de Estudios Políticos. “Este es otro Israel, gobernado por una racha religiosa ultranacionalista”.

Kamhawi está de acuerdo. “El jordano medio no acepta a Israel como amigo o aliado, pero lo considera un enemigo que ha violado a Palestina y los lugares sagrados”, dijo Kamhawi.

Youssef Rashad, de 41 años, que trabaja en marketing, dijo a AFP que Israel “no quiere realmente la paz”.

“Jordania respeta la paz con Israel, pero Israel…. no quiere la paz para empezar y ha utilizado el tratado como tapadera para ganar tiempo y destruir cualquier intento de solución de dos Estados” con los palestinos, añadió.

Tinta sobre papel

Varios proyectos económicos se llevaron a cabo entre Jordania e Israel tras el tratado de paz, pero han fracasado, lo que pone de relieve las difíciles relaciones entre los dos países vecinos.

Entre ellas, la construcción de un aeropuerto conjunto, un canal que une el Mar Rojo y el Mar Muerto y una zona industrial.

“La mayoría de estos proyectos se han quedado en tinta sobre papel”, dijo Rantawi.

Israel abastece a Jordania con 50 millones de metros cúbicos de agua al año y gas, mientras que el comercio entre los dos países es muy modesto.

Y aunque más de 100.000 turistas israelíes visitan Jordania cada año, sólo 12.000 jordanos viajaron a Israel en 2018.

Sin embargo, la cooperación en materia de seguridad e inteligencia sigue estando estrechamente entrelazada.

El embajador israelí Amir Weissbrod habló de la cooperación de ambas partes en materia de seguridad y agua, y señaló que las visitas israelíes a lugares turísticos populares en el sur de Jordania están aumentando.

“Estamos tratando de encontrar maneras de mejorar las relaciones; ambos países pueden hacerlo mejor”, dijo a AFP. “Jordan es un socio de confianza. Somos confiables el uno para el otro”.

Pero en otra señal de tensión, el rey Abdullah anunció el año pasado planes para reclamar la soberanía sobre dos pequeñas parcelas de territorio, Baqura y Ghumar, conocidas en Israel como Naharayim y Tzofar, arrendadas a Israel en virtud del tratado de paz de 1994.

Por primera vez, hay una señal del rey Abdullah II de que la paz se verá afectada negativamente por lo que está sucediendo con la cuestión palestina”, dijo Rantawi.

Pero Rantawi y Kamhawi también advirtieron que la medida, que los jordanos han acogido con beneplácito por considerar que restaura la “dignidad” del reino, podría desatar más tensiones entre los dos países.

Vía The Times of Israel

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More