X

¿Qué pasó con el tratado de paz entre Sudán e Israel?

¿Qué pasó con el tratado de paz entre Sudán e Israel? (BS)

No parece ser exactamente la materia de la que se hace la paz.

Un día después de que el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Sudán, Haidar Badawi, anunciara que su país esperaba un acuerdo de paz con Israel, fue removido de su cargo sin ceremonias. Badawi elogió a los Emiratos Árabes Unidos por su iniciativa de establecer relaciones normales con Israel, y mencionó que tanto Israel como Sudán se beneficiarían de tal acuerdo.

El Ministro de Relaciones Exteriores sudanés designado Omar Qamar al-Din Ismail afirmó que estaba “sorprendido” por la declaración del portavoz, y que había hablado fuera de turno. Badawi explicó que basaba sus comentarios en la falta de negación por parte de altos funcionarios sudaneses de una declaración hecha por el Ministro de Inteligencia Eli Cohen de que, tras el acuerdo de normalización entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos la semana pasada, es probable que Israel y Sudán firmen un acuerdo similar el año próximo.

Pero no le des demasiada importancia a la destitución de Badawi. Las palabras del portavoz pueden haber sido prematuras y pronunciadas sin la debida autorización, hay guerras de territorio político en Sudán también, pero es probable que tarde o temprano Sudán siga el ejemplo de los Emiratos Árabes Unidos y firme un acuerdo de paz con Israel.

Y este no es un cambio pequeño en Medio Oriente, teniendo en cuenta que, a principios del decenio anterior, Israel, según fuentes extranjera, atacaba periódicamente los convoyes o escondites de armas en Sudán que tenían su origen en Irán y se dirigían, a través de Egipto y los túneles del Sinaí, a Gaza. Después de uno de esos ataques en el 2013, el ahora depuesto dictador de Sudán, Omar al-Bashir, prometió que su país nunca normalizaría las relaciones con el “enemigo sionista”.

Sin embargo, ahora, incluso con el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores del Sudán, demasiado hablador, los dos países están a punto de hacer precisamente eso.

¿Por qué? Hay varias razones, pero ahora mismo la más importante es que los Emiratos Árabes Unidos lo quieren. Y los Emiratos Árabes Unidos ejercen una gran influencia dentro de Sudán como resultado de la masiva ayuda financiera que le dieron a Bashir en la última década en un esfuerzo por sacarlo de la órbita iraní.

Pero los dos países se amargaron con Bashir cuando no hizo lo suficiente para librar a su gobierno de los islamistas, y la decisión de los EAU de dejar de enviar dinero a Sudán en el 2018 como pago por las tropas sudanesas enviadas a luchar en el lado saudí y de los EAU contra las fuerzas apoyadas por Irán en Yemen fue una de las causas de las manifestaciones en Sudán en el 2019 que finalmente condujeron a la caída de Bashir. Cuando los Emiratos Árabes Unidos retiraron la financiación de Sudán, el gobierno de Bashir se derrumbó.

Pero los Emiratos Árabes Unidos renovaron su ayuda a Sudán inmediatamente después de que Bashir fuera depuesto, una inyección inmediata de tres mil millones de dólares en abril de 2019, y eso dio a los Emiratos Árabes Unidos una enorme influencia sobre los generales que ahora dirigen el país.

Y Abu Dhabi está muy interesado en la normalización israelí-sudanesa, incluso antes de anunciar el acuerdo de la semana pasada con Jerusalem. Los Emiratos Árabes Unidos estuvieron detrás de la reunión celebrada en Uganda en febrero entre Netanyahu y el jefe del Consejo de Soberanía del Sudán, Abdel Fattah al-Burhan, durante la cual acordaron empezar a normalizar los vínculos. Esa reunión fue fundamental para allanar el camino para una llamada telefónica entre Burhan y el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, algo muy significativo para los sudaneses.

Lo que alegan los Emiratos Árabes Unidos tiene influencia en Jartum, y los Emiratos Árabes Unidos están interesados en conseguir que otros países se normalicen con Israel, de modo que no se les considere aislados en el mundo árabe.

No es la primera vez que se habla de un inminente avance con Sudán. Tras la histórica visita del presidente del Chad, Idriss Déby, a Israel en noviembre del 2018, se informó de que el Sudán sería el próximo país musulmán africano que renovaría sus vínculos con Israel, informes que se reforzaron tras la visita de Netanyahu al Chad en enero siguiente.

Pero entonces los disturbios dentro del Sudán cobraron impulso, lo que llevó al golpe que derribó a Bashir.

Entonces, ¿por qué los informes de una inminente normalización entre Israel y el Sudán parecen más creíbles ahora que los mismos tipos de informes tras el establecimiento de relaciones diplomáticas entre Israel y el Chad hace un año y medio? Simplemente porque los Emiratos Árabes Unidos, como resultado de su gruesa cartera, tienen más influencia dentro de Sudán que el Chad.

Categorías: Proceso de Paz
Etiquetas: Abu Dhabi
Relacionado