Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Siete Testigos de Jehová encarcelados en Rusia por “extremismo”

Foto: JEHOVAH'S WITNESSES

Otros seis testigos de Jehová han sido encarcelados en Rusia, los últimos miembros de la religión que han sido detenidos por lo que el gobierno considera una actividad “extremista”, pero que los líderes de la iglesia insisten en que es una expresión de su fe.

Seis hombres – Konstantin Bazhenov, Alexei Budenchuk, Felix Makhammadiev, Roman Gridasov, Gennady German y Alexei Miretsky – fueron arrestados en redadas en sus casas en la sudoccidental ciudad de Saratov el 12 de junio de 2018. Los hombres fueron acusados en virtud de la parte 1 del artículo 282 del Código Penal ruso, que prohíbe “la organización de actividades de una organización extremista”.

El jueves, el juez Dmitry Larin, del Tribunal de Distrito Leninsky de Saratov, declaró culpables a los seis y los condenó a penas de entre dos y tres años y medio cada uno. El fallo de Larin también prohíbe que los hombres ocupen puestos de liderazgo en organizaciones públicas durante cinco años, y restringe su libertad de movimiento durante un año más después de ser liberados.

En sus últimas palabras, los hombres citaron la Biblia, agradecieron a la corte e insistieron en que no albergaban ninguna animosidad, según un comunicado de prensa de la Sede Mundial de los Testigos de Jehová, que afirmaba que los hombres habían sido encarcelados “por su pacífica adoración cristiana”.

“Toda la lógica de la acusación se basaba en la tesis especulativa de que la fe en Dios es ‘una continuación de las actividades de una organización extremista’, dijo el portavoz Jarrod Lopes. “En lugar de buscar y probar la culpabilidad de los acusados, el objetivo de la investigación era probar su afiliación religiosa, a pesar de que ninguna religión está prohibida en Rusia”.

“Habiendo probado la religión de los acusados, que no ocultaron, el tribunal interpretó automáticamente este hecho como la actividad de una entidad legal prohibida”, añadió Lopes.

Los hombres están apelando las condenas, que han sido denunciadas tanto por defensores de los derechos religiosos como por grupos de derechos humanos.

“Seis testigos de Jehová en Rusia acaban de ser sentenciados a prisión…. por ‘extremismo’. En otras palabras, por nada”, dijo Rachel Denber, directora adjunta de Human Rights Watch para Europa y Asia Central, en una declaración. “Deberían ser liberados”.

Mientras que Rusia ofrece ostensiblemente libertad de religión, los testigos de Jehová fueron clasificados como una “organización extremista” en 2017, la misma designación utilizada para el Estado Islámico (ISIS).

En febrero de 2019, otro testigo de Jehová, el danés Dennis Christensen, fue condenado a seis años de prisión. Ese mismo mes, funcionarios del noroeste de Siberia afirmaron haber arrestado a un grupo de testigos de Jehová por predicar su superioridad sobre otros grupos religiosos. No está claro cuántas personas fueron detenidas, pero la policía dijo en una declaración que el grupo estaba “propagando ideas extremistas y reclutando nuevos miembros para el grupo religioso proscrito”.

Según se informa, los testigos de Jehová también han sido sometidos a torturas, como palizas y descargas eléctricas.

“Los agentes desnudaron a los hombres, pusieron una bolsa sobre la cabeza de cada sospechoso y la envolvieron con cinta adhesiva. Los agentes le ataron las manos a cada sospechoso detrás de la espalda, le rompieron los dedos y lo golpearon en el cuello, los pies y el área de los riñones”, dijo la iglesia en una declaración a Newsweek en febrero. “Los agentes vertieron agua sobre los hombres, los electrocutaron con una pistola aturdidora en el área del ano, aumentando gradualmente la fuerza de la descarga”. Mientras eran torturados, se les pidió a los hombres que identificaran dónde se celebraban las reuniones de los testigos de Jehová y quiénes eran sus líderes.

Las autoridades rusas sostienen que las lesiones fueron autoinfligidas para ganar compasión.

En 2011, el Departamento de Estado de Estados Unidos impuso sanciones a dos agentes de inteligencia rusos, Vladimir Yermolayev y Stepan Tkach, por su presunta participación en torturas y violaciones de derechos humanos contra testigos de Jehová.

Hay aproximadamente 170.000 testigos de Jehová en Rusia. En diciembre, Vladimir Putin rechazó las acusaciones de que la religión había sido clasificada como una organización terrorista como “un completo disparate”.

“Los testigos de Jehová también son cristianos. No entiendo muy bien por qué son perseguidos”, añadió. “Así que esto debe ser investigado”.

Anatoly Pchelintsev, del Centro Eslavo Cristiano para la Ley y la Justicia, dijo a las autoridades de la BBC que están buscando los objetivos más fáciles.

“Las fuerzas de seguridad se miden por los resultados. Y dan un valor especial a los casos de terrorismo o extremismo”, dijo. “¿A quién más pueden atrapar? Van tras los pacifistas Testigos de Jehová, para hacer sus estadísticas y justificar su propia existencia”.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More