Covid-19 en Israel: Número de paciente con respiradores alcanza el nivel más alto desde marzo

Casos graves de COVID en Israel descienden por debajo de 600 por primera vez desde mediados de agosto

Yonatan Sindel/Flash90

El número de pacientes con coronavirus que reciben tratamiento con respiradores ha superado los 200 por primera vez desde finales de marzo, según las cifras del Ministerio de Sanidad publicadas el viernes, aunque los científicos afirmaron que la oleada de nuevos contagios provocada por la variante Delta podría controlarse pronto.

El sitio web del Ministerio de Sanidad mostró que 203 personas con el coronavirus estaban conectadas a respiradores, de un total de 274 pacientes que figuraban en la lista de pacientes en estado crítico el viernes por la mañana, mientras que un comunicado separado del Ministerio situaba el número de pacientes conectados a respiradores en 206. El número de pacientes en estado grave, que incluye a los considerados críticos, se redujo ligeramente con respecto al día anterior, pero se mantuvo por encima de los 700.

La última vez que Israel tuvo más de 200 pacientes con respiradores fue el 31 de marzo, cuando 202 personas estaban conectadas a máquinas para respirar. Esto se produjo al final de una ola de infecciones que supuso un récord de 358 personas conectadas a respiradores el 25 de enero.

Aunque en la cuarta ola de infecciones de Israel se ha registrado un número récord de casos diarios, el número de pacientes que han necesitado hospitalización se ha mantenido relativamente bajo en comparación con brotes anteriores, lo que los expertos atribuyen a las altas tasas de vacunación del país.

Las cifras del Ministerio mostraron el jueves 6.314 nuevos contagios, continuando una lenta tendencia a la baja, y el número de casos activos se redujo ligeramente a 65.432.

El número de muertos desde el inicio de la pandemia ascendió a 7.611. Un total de 529 personas han sucumbido al virus desde el comienzo del mes, lo que convierte a septiembre en el segundo mes consecutivo en el que Israel registra al menos 500 muertes, después de que en agosto se produjeran 609 muertes atribuidas al COVID-19.

La gran mayoría de las nuevas infecciones y de los casos graves se han producido entre personas no vacunadas. Según el ministerio, 493 de las personas en estado grave no estaban vacunadas, en comparación con 134 pacientes que fueron vacunados con dos dosis, y 55 pacientes que recibieron una tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus.

Las autoridades israelíes afirman que el país no corre peligro de quedarse sin respiradores, pero algunos han hecho saltar las alarmas por la falta de máquinas de ECMO disponibles para los pacientes más enfermos. Cuarenta y uno de los 49 ECMO del país estaban en uso el viernes por la mañana, según informó la emisora Kan, y todos ellos, excepto seis, eran de personas no vacunadas.

Una máquina de ECMO en la sala de coronavirus del hospital Shaare Zedek de Jerusalén el 23 de septiembre de 2021. (Yonatan Sindel/Flash90)

A diferencia de los ventiladores, que sólo ayudan a respirar, las máquinas de oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO) proporcionan asistencia cardíaca y respiratoria oxigenando la sangre del paciente fuera del cuerpo y se utilizan para los enfermos más graves.

La profesora Galia Rahav, jefa de la unidad de enfermedades infecciosas del Centro Médico Sheba, cerca de Tel Aviv, indicó a la Radio del Ejército que las unidades de cuidados intensivos estaban empezando a racionar el tratamiento.

“Estamos en la fase en la que tenemos que decidir quién obtendrá una plaza en cuidados intensivos y quién no, y según la lista de prioridades, los no vacunados obtendrán una cama. También recibirán primero el Regeneron. Eso no es justo”, dijo.

Pero también criticó al gobierno por negarse a imponer nuevas restricciones a las reuniones, alegando que muchos de los que están en las unidades de cuidados intensivos se han infectado en eventos multitudinarios.

“Es deprimente. No se preocupan por nosotros. Estamos en primera línea, pero no nos hacen caso”.

Los funcionarios del gobierno han señalado las tasas de hospitalización relativamente bajas y han seguido una política de mantener las restricciones al mínimo, al tiempo que han impulsado de forma decidida la vacunación, siendo incluso el primer país del mundo en ofrecer vacunas de refuerzo a casi toda la población general.

Sin embargo, a diferencia de las anteriores oleadas del virus en Israel, que se caracterizaron por fuertes aumentos seguidos de fuertes descensos, la actual cuarta oleada se ha mantenido obstinadamente en una meseta, que muchos expertos han achacado a los que no están vacunados o a los que ya no se benefician de la inmunidad ofrecida por las dos primeras dosis.

Un sitio de prueba de coronavirus Maccabi recién inaugurado en la ciudad central de Modiin, el 13 de septiembre de 2021. (Yossi Aloni / Flash90)

El jueves, un grupo de expertos del gobierno habría instado a los ministros a replantearse la política en función del número de casos graves y no del total de casos, y pidió más restricciones a las reuniones.

Sin embargo, el primer ministro Naftali Bennett parece haber rechazado las sugerencias, según informó la Radio del Ejército. El primer ministro señaló que los eventos ya estaban restringidos por el Pase Verde, que requerirá una dosis de refuerzo a partir del 3 de octubre.

Bennett se apoyó en un estudio de la Universidad Hebrea presentado en la reunión, que predijo que el número de nuevos casos descenderá en los próximos 10 días, seguido de un descenso en el número de casos graves, al entrar en vigor el nuevo salvoconducto del Pase Verde.

Los científicos afirmaron que el número de casos graves aumentará antes de esa fecha, pero sólo como efecto de una mayor supervivencia de los pacientes que necesitan una estancia prolongada en el hospital.

Los científicos también sostienen que poner límites de capacidad en eventos en los que la entrada ya está restringida a quienes están vacunados o se han recuperado del virus tendría poco beneficio adicional.

Salir de la versión móvil