Noticias de Israel en español 24 horas en directo

¿Cuánto tiempo puede mantenerse una guerra a gran escala en Gaza?

Por: Yossi Melman

rpp.pe

Cada incidente menor tenía el potencial de salirse de control y convertirse en una gran escalada, una etapa previa a una guerra.

Dos veces este mes mes, durante los fines de semana, se evitó una guerra a gran escala con Gaza en el último momento. Sin embargo, aunque se haya evitado temporalmente, la amenaza aún se cierne en el horizonte cercano.

Los viernes en la frontera entre Israel y Gaza son muy tensos ya que es el día sagrado musulmán. Cada semana van a las mezquitas, oran y oyen la predicación incitante

Inspirados, y en muchos casos financiados, por el liderazgo de Hamas, miles de habitantes de Gaza se han congregado cada viernes siguiendo oraciones cerca de la cerca fronteriza para protestar contra el bloqueo israelí.

Pero estas no son manifestaciones pacíficas.

Los manifestantes tratan constantemente de infiltrarse en Israel, dañar la valla de seguridad y atacar las posiciones militares israelíes y la maquinaria civil.

Vuelan cometas incendiarias, globos y condones llenos de helio que quema campos, huertos y reservas naturales en el lado israelí de la frontera.

Cada viernes durante los últimos cuatro meses contenía el potencial para una guerra total.

Cada incidente menor tenía el potencial de salirse de control y convertirse en una gran escalada, una etapa previa a una guerra.

Y esto es exactamente lo que sucedió dos veces en julio. El viernes 14 de julio, la Fuerza Aérea de Israel (FAI) atacó una plataforma de lanzamiento de globos y, a diferencia de ataques similares anteriores, los activistas de Hamas fueron asesinados.

Hamas y la Jihad Islámica Palestina (JIP) respondieron disparando casi 200 cohetes y granadas de mortero en dirección a los asentamientos rurales israelíes. La FAI tomó represalias al día siguiente (sábado) al golpear 40 objetivos de Hamas y PIJ, incluida una base de batallón completa. Fue el mayor ataque de la FAI a la luz del día desde la última guerra de Gaza en el verano de 2014, con el nombre en código “Borde Protector“.

Para evitar la guerra, ambas partes se apresuraron a pedir ayuda al general Abbas Kamel, jefe de inteligencia egipcio, y Nickolay Mladenov, el enviado especial de la ONU para Medio Oriente.

Los dos negociaron un alto el fuego con términos que no son realmente claros ni definidos. Por lo tanto, ese cese al fuego inestable finalmente se rompió solo una semana después.

Esta vez la razón fue un francotirador sorpresa desde Gaza, que mató al soldado israelí St.-Sgt. Aviv Levi, de 20 años, de la Brigada de Infantería Givati, que patrullaba la frontera. Fue la primera víctima mortal israelí en el frente de Gaza desde la última guerra.

No está claro quién disparó las balas, quién dio las órdenes y si provenían de la máxima autoridad de Hamas o de una iniciativa local. De todos modos, desde la perspectiva de Israel, Hamas, que gobierna el enclave con mano de hierro, es la entidad soberana de Gaza y, por lo tanto, es responsable de cada acto de violencia contra las tropas o civiles israelíes.

Unas horas más tarde, Israel tomó represalias ferozmente a través de un ataque masivo de la FAI contra 30 posiciones de Hamas, incluidas dos bases de batallones. Unos pocos terroristas de Hamas fueron asesinados y se esperaba que Hamas continuara el círculo vicioso de violencia lanzando una andanada de cohetes. Pero no fue así.

La moderación de Hamas ese viernes por la noche fue una clara indicación de que no quiere intensificar la situación. Más tarde, Hamas anunció que se había llegado a un nuevo acuerdo de alto el fuego también debido a los buenos servicios de Kamel y Mladenov, quien fue ministro de Relaciones Exteriores de Bulgaria.

Como es una cuestión de rutina, ambas partes reivindicaron la victoria y se jactaron de que la otra parte había pedido, incluso rogado, el cese de las hostilidades.

Sería más exacto decir que, en realidad, ambas partes están contentas con el alto el fuego.

Sin embargo, los problemas básicos -que Gaza, la Autoridad Palestina que controla Judea y Samaria e Israel que enfrenta a Hamas- siguen vivos y coleando.

En julio de 2014, Hamas e Israel se encontraron en una guerra que ambos no deseaban.

Fue la tercera guerra entre las dos partes desde 2007, cuando Hamas derrocó al gobierno de la AP por un golpe de Estado militar.

La guerra duró 50 días y cobró la vida de 73 israelíes (entre ellos 68 soldados), un trabajador extranjero y 2.125 palestinos, más de la mitad de ellos civiles, incluidos cientos de mujeres y niños.

Medio millón de palestinos abandonaron sus hogares, que fueron golpeados y dañados, o encontraron refugio del bombardeo israelí. Miles de edificios fueron destruidos.

Israel recibió una lluvia de 4.500 cohetes de varias gamas y proyectiles de mortero que causaron daños a comunidades rurales, mataron ganado y quemaron campos en el sur, y algunos daños incluso ocurrieron más al norte. Decenas de cohetes alcanzaron los suburbios de Tel Aviv, aunque causaron poco daño. La economía israelí sufrió una disminución sustancial en su producción. Algunos cohetes cayeron cerca del aeropuerto y resultaron en la suspensión de los vuelos internacionales al Aeropuerto Ben-Gurion, la principal puerta de entrada de Israel al mundo. El costo total de la guerra para el Ministerio de Finanzas israelí fue de $ 4 billones.

La tercera guerra de Gaza terminó con un cese del fuego y entendimientos que supuestamente traían una solución a largo plazo. Se logró y acordó a través de conversaciones indirectas entre Israel y Hamás mediadas en El Cairo por la inteligencia general egipcia. Pero desde el principio fue claro que ambas partes mostraron renuencia a cumplir con todos sus compromisos.

Los principales obstáculos fueron:

• Israel exigió que Hamas devuelva los cuerpos de los soldados de las FDI muertos en la guerra.

Más tarde, después del alto el fuego, Israel también exigió la liberación de dos civiles israelíes que cruzaron la frontera a Gaza y están detenidos por Hamas. Hamas dice que solo hará esto si Israel libera a cientos de terroristas palestinos, algunos de los cuales han estado involucrados en brutales y mortales asesinatos de israelíes.

Israel se niega a hacer tal trato.

• Hamas quiere que Israel levante su bloqueo y permita el flujo de miles de millones de dólares para la reconstrucción de Gaza. El dinero se lo comprometieron los países donantes, como Qatar, los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, la Unión Europea y Japón, con planes para construir una central eléctrica, un nuevo sistema de alcantarillado y una estación de desalinización de agua. Pero Israel estableció su propia condición previa: Hamas primero debe desmantelar su infraestructura de cohetes y dejar de cavar túneles subterráneos.

Por lo tanto, la esperanza de un acuerdo a largo plazo entre las dos partes no fue un comienzo.

Sin embargo, con algunas excepciones ocasionales de enfrentamientos, el alto el fuego se mantuvo durante casi 44 meses, el período más largo de paz para los residentes israelíes en el área desde 1968.

Pero la frágil situación se rompió el 30 de marzo. Hamas organizó lo que llamó la “Gran Marcha del Retorno“, que llevó a decenas de miles de palestinos a la zona fronteriza entre Gaza e Israel.

Semana tras semana intentaron atravesar la valla fronteriza, causando daños a la valla, a posiciones militares y maquinaria pesada.

El gabinete instruyó al ejército a prevenir, por todos los medios, los intentos de Hamas de penetrar a Israel. La FDI respondió con dureza y con un puño de hierro. Los soldados fueron desplegados a lo largo de los 66 kilómetros de la frontera de Gaza, respaldados por francotiradores, tanques, artillería, puestos de inteligencia y aviones no tripulados en el cielo.

Después de un mes de manifestaciones, Hamas no logró su objetivo. Sus manifestantes no cruzaron la frontera y fueron detenidos, pagando un alto precio. Aproximadamente 150 palestinos fueron asesinados, principalmente por los francotiradores, entre ellos decenas de adolescentes. Unas 5.000 personas resultaron heridas. Israel fue criticado por la comunidad internacional por usar una fuerza desproporcionada, pero se sintió victorioso.

Al darse cuenta de que las tácticas de las demostraciones y dañar la valla no traían ningún dividendo fructífero, Hamas pasó a una nueva táctica.

Ya durante las marchas en la frontera, los niños volaban cometas en dirección a Israel. Los comandantes de Hamas se lanzaron sobre la idea con una táctica inteligente. Incendiaron las cometas y las llevaron a Israel, aprovechando el viento del verano, que sopla hacia el este desde el mar.

Las cometas incendiarias comenzaron a causar daños a campos, huertos, bosques y reservas naturales.

Mientras que Israel logró encontrar una solución al nuevo desafío mediante el uso de drones y rayos láser para cortar las cuerdas, Hamas una vez más superó a Israel. Paralelamente a las cometas, comenzaron a volar globos y condones, llenos con gas helio extraído de los almacenes del hospital donde se utilizó para resonancias magnéticas y otros equipos médicos. El gas da a los objetos voladores un impulso efectivo.

La nueva arma ha demostrado ser altamente destructiva, llevando a una escena deprimente en los campos que rodean a Gaza: negro carbonizado de los cientos de incendios.

La presión del público y de los medios estaba aumentando en el gabinete para responder en consecuencia.

Pero el Jefe de Estado Mayor de la FID, Gadi Eisenkot, respaldado por informes del oficial legal en jefe de las FDI, explicó al gabinete que, dado que los globos y los condones se lanzan desde refugios lejos de la frontera, es imposible utilizar un francotirador para obtener un golpe preciso. Al mismo tiempo, Eisenkot explicó que sería legalmente problemático y que probablemente sería condenado internacionalmente, si el ejército disparara misiles desde aviones no tripulados a los jóvenes que vuelan los globos. Los misiles son menos precisos, más letales y el daño colateral sería muy alto, explicó.

Pero eventualmente, Eisenkot no tuvo más remedio que obedecer las órdenes del gabinete, liderado por el primer ministro Benjamin Netanyahu, quien estaba preocupado por su imagen pública como un líder indefenso, indeciso y débil.

Israel comenzó a disparar misiles contra los refugios y las plataformas desde donde se lanzaban los globos, así como contra los operativos de Hamas que orquestaban la campaña de globos. Algunos de ellos fueron asesinados y Hamas a cambio disparó cohetes y más proyectiles dentro de Israel.

En los últimos cuatro meses, se han disparado 500 cohetes y proyectiles de mortero. Es bien sabido por Hamas que el sistema antirrobo Iron Dome no puede interceptar los proyectiles si su tiempo de vuelo es inferior a 25 segundos y su distancia es de 7 kilómetros.

Afortunadamente, estos cohetes causaron muy pocos daños físicos, pero volvieron a hacer insoportable la vida de los residentes de la región.

En julio, Israel comenzó a escalar sus ataques en Gaza y, finalmente, la política de política arriesgada dio sus frutos. Hamas se apresuró a pedir un alto el fuego y prometió esta vez que cubriría todo. Los compromisos de Hamas incluyen no enviar a sus activistas a cruzar a Israel, no dañar la valla, no volar cometas, condones y globos y no lanzar cohetes y proyectiles.

Israel, a cambio, se compromete a cesar su operación militar en Gaza. Muchos observadores militares y diplomáticos dudan mucho de que el nuevo alto el fuego se mantenga por más de unas pocas semanas.

Esto se debe a que los problemas básicos de Gaza y sus dos millones de residentes, que han sido tomados como rehenes por Hamas, y en menor grado Israel, se han mantenido.

Mientras las dos partes no resuelvan los problemas básicos y los obstáculos, mientras Gaza siga siendo pobre y al borde de un desastre humanitario, seguirá siendo una fuente de guerra.

Vía Jerusalem Post

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More