X

Mossad registra un alto crecimiento económico mientras el presupuesto de las FDI se reduce

Mossad registra un alto crecimiento económico mientras el presupuesto de las FDI se reduce. (MARC ISRAEL SELLEM)

El informe del Contralor del Estado del lunes llamó la atención sobre el crecimiento explosivo del Mossad, mucho más allá de su presupuesto aprobado, en los últimos años en comparación con el presupuesto cada vez más reducido de las FDI.

El informe es una revelación extremadamente rara y detallada de los procedimientos y debates internos del Mossad, normalmente clasificados, sobre el futuro a largo plazo de la organización, incluyendo un debate sobre el traslado de su sede desde Glilot, al norte de Tel Aviv, que tuvo lugar en el 2011.

De hecho, el primer gran informe de seguridad de Matanyahu Englman como contralor señala que la agencia de espionaje voló su presupuesto de 1,5 millones de NIS a 2,6 mil millones de NIS en los últimos años.

Esto está sucediendo al mismo tiempo que las FDI se enfrentan a recortes en general y tiene que tomar decisiones difíciles sobre la interrupción de los principales programas de armas o fuerzas con el fin de mantener otros.

En cuanto al crecimiento del Mossad, el informe reveló que, en junio del 2017, el director del Mossad Yossi Cohen mencionó en una reunión del Alto Mando del Mossad que “está ponderando el dilema de la necesidad de hacer más y con respecto a la apertura del estado para facilitar el crecimiento. Como recordatorio, estamos llegando a números mucho más grandes que nuestro presupuesto en contraste con una agencia de seguridad diferente que detuvo su crecimiento y en contraste con las FDI que se espera que reduzcan su crecimiento”.

Cohen continuó: “Vamos en la dirección opuesta y en contraste con la tendencia mundial donde se necesitan menos empleados, con el Mossad es lo contrario”.

Esto fue en realidad un cambio de posición de Cohen desde una reunión del Alto Mando del Mossad en junio del 2016, solo unos meses después de haber tomado el relevo de su predecesor, Tamir Pardo.

En la reunión de junio del 2016, Cohen manifestó: “Estoy tratando de entender por qué estamos teniendo problemas para completar el proyecto basado en el presupuesto original. Nosotros en el Mossad no estamos usando completamente nuestro presupuesto y cada año tenemos dinero extra. Este tipo de proyecto lo hacemos una vez cada 30-40 años”.

El jefe de la División de Planificación y Recursos del Mossad (además del director del Mossad, la identidad de todos los demás funcionarios es confidencial) respondió, “porque el Mossad está todavía en las primeras etapas de la utilización de su presupuesto anual”. Podría haber una situación en la que podríamos exceder significativamente el presupuesto”.

Continuó: “Pero es difícil prever el futuro con grandes fondos en estas cantidades. Creo que debemos ir al Ministerio de Finanzas hoy y prepararlos para la posibilidad de que superemos con creces la financiación del proyecto”.

El Diputado del Alto Mando del Mossad intervino que el Ministerio de Finanzas, “debe aprobar la financiación adicional”. El Ministerio de Finanzas es un socio, lo quiera o no. Debemos tener cuidado de que nuestro trabajo en curso no se interrumpa, porque entonces nos meteremos en brechas más grandes”.

Este intercambio parece sugerir que el Mossad está acostumbrado a salirse con la suya con el Ministerio de Finanzas de una manera que las FDI y la mayoría de los demás organismos no lo hacen.

Al mismo tiempo que el Mossad parecía estar abriéndose camino en la expansión agresiva de su presupuesto, en junio del 2016, el Ministerio de Finanzas presionó al Mossad para que accediera a pagar por ciertos artículos, por valor de docenas de millones de shekels, que inicialmente pensó que serían subsidiados por un nuevo presupuesto diferente.

El contralor criticó al Mossad, al Ministerio de Finanzas y a otros ministerios implicados por dejar estos temas fuera de las consideraciones presupuestarias generales. El Mossad dejó estos artículos fuera después de negociar con éxito que pagaría los fondos adeudados en pagos periódicos a lo largo de 15 años.

Aunque parte del crecimiento más reciente del Mossad se ha atribuido a las fuertes relaciones entre Cohen y el Primer Ministro Benjamin Netanyahu, las tensiones entre el Mossad y el Ministerio de Finanzas por un presupuesto en constante expansión son anteriores a la época de Cohen.

En marzo del 2012, el entonces jefe Pardo tuvo un intercambio con los funcionarios que se ocupaban de la cuestión acerca de si simplemente seguir creciendo sin recortes o estabilizar el crecimiento del Mossad reorientando los antiguos recursos a las nuevas necesidades, incluida la eliminación o la reorganización de la mano de obra de funciones obsoletas.

Aunque Pardo parecía estar de acuerdo en ralentizar el crecimiento del Mossad, el informe indicaba entonces que la agencia ignoraba este compromiso de crecimiento reducido durante el resto del mandato de Pardo y hasta el 2016.

Más tarde, los funcionarios del Mossad afirmaron que las necesidades de recursos humanos se duplicarían en comparación con las estimaciones anteriores más modestas del Ministerio de Finanzas.

En una reunión del Mossad en abril del 2015, los funcionarios indicaron que la división de tecnología del Mossad debe crecer entre un tercio y la mitad.

En febrero del 2016, el jefe de la División de Logística del Mossad explicó que el personal de operaciones no había crecido significativamente, pero que el personal de apoyo sí lo había hecho, mientras que nuevamente se planteó la idea de intentar estabilizar el crecimiento.

Al mismo tiempo, un tema repetido por los funcionarios del Mossad fue que el estado está utilizando más y más operaciones clandestinas para una variedad de necesidades de seguridad nacional en evolución.

Según el contralor, el Mossad respondió al informe alegando, “el ritmo de crecimiento en realidad es producto de una decisión administrativa de la dirección del Mossad a la que se llegó en base a las responsabilidades y misiones del Mossad”.

Otra saga fascinante explorada por el informe es la cuestión de si se debe trasladar el cuartel general del Mossad desde su antiguo lugar en Glilot.

Según el informe, a partir del 2011, el Mossad y otras agencias revisaron 17 posibles nuevos lugares, centrándose en detalle en siete de las posibles nuevas ubicaciones.

La cuestión era que el Mossad necesitaba mucho más espacio de oficina, ya que seguía creciendo de forma espectacular.

En febrero del 2013, Netanyahu tomó la decisión final de mantener el Mossad en Glilot y aprobó el plan de expansión a largo plazo del 2040 en términos generales.

Sin embargo, el contralor criticó a Netanyahu por no seguir el plan en términos de cómo está evolucionando y expresándose en última instancia.

En el 2014, el Mossad, el Ministerio de Finanzas y la Autoridad de Tierras de Israel (ILA) firmaron un acuerdo a tres bandas para cubrir las futuras necesidades de construcción física de la agencia de espionaje hasta el 2040.

La primera fase de la construcción debía durar hasta el 2021.

Con el tiempo, el Mossad no solo tendría muchas más oficinas, sino también un nuevo auditorio, un garaje subterráneo, una nueva cocina y cafetería central, nuevos espacios de ejercicio, una nueva sinagoga, una nueva terminal para que entren los empleados y proveedores, nuevos laboratorios y una nueva estructura no identificada.

Las adiciones al campus también incluirán nuevas e importantes comunicaciones, agua, electricidad y otras infraestructuras.

Originalmente, los 1 500 millones de NIS reservados para la expansión del campus del Mossad en Glilot se dividieron en 1 170 millones de NIS del Ministerio de Finanzas, más otros 330 millones de NIS del ILA.

Parte del acuerdo fue posible cuando el Mossad retiró sus objeciones de seguridad a los nuevos edificios residenciales cercanos.

Se construirían 13 500 nuevas unidades residenciales por un valor de cinco mil millones de NIS.

Pero todas las estimaciones presupuestarias se basaron en un pequeño crecimiento constante, mientras que, en el 2016, el Mossad necesitaba espacio de oficina para un 20% adicional de empleados

La revisión del contralor se realizó durante el período comprendido entre agosto del 2016 y mayo del 2018.

Englman señaló que el Mossad no realizó una revisión exhaustiva de sus necesidades presupuestarias a largo plazo para poder seguir existiendo y seguir siendo efectivo cuando presentó sus solicitudes presupuestarias.

Además, añadió que el Mossad ha manifestado que necesita crecer en recursos humanos, pero no ha descrito en detalle cómo utilizará su nueva mano de obra.

Además, reafirmó que el organismo no ha realizado un análisis de cómo ciertos agentes pueden seguir realizando tareas múltiples y cómo las calificaciones de los nuevos agentes contratados coinciden con las funciones para las que serán designados.

Englman escribió que el Consejo de Seguridad Nacional debería haber vigilado más cuidadosamente el seguimiento y la supervisión del desarrollo del plan a largo plazo del Mossad, ya que forma parte de la visión estratégica a largo plazo del país.

Además de que el primer ministro no supervisó el programa y el presupuesto de 1 100 millones de NIS sobrepasado, el contralor criticó al subcomité ministerial con autoridad sobre las asignaciones presupuestarias de defensa de más de 500 millones de NIS por no supervisar el programa.

El informe también hace referencia al Ministerio de Inteligencia, que técnicamente tiene la responsabilidad del presupuesto del Mossad y a veces lidera el comité ministerial en ese sentido, pero no lo destaca para hacer críticas especiales adicionales.

Ni la oficina del Primer Ministro ni el Ministerio de Inteligencia han respondido en el momento de la prensa.

El contralor mencionó que el Mossad respondió que estaba en contacto regular con el Ministerio de Finanzas sobre sus necesidades cambiantes.

Categorías: Seguridad
Etiquetas: FDIMossad