El presidente francés Emmanuel Macron y el primer ministro Benjamin Netanyahu honraron a las víctimas de la deportación masiva de judíos franceses a los campos nazis hace 75 años.

Los líderes judíos franceses dieron discursos en una emotiva ceremonia en el estadio Vel d’Hiv, en las afueras de París, donde la policía francesa reunió a unos 13.000 judíos entre el 16 y 17 de julio de 1942, antes de ser enviadas a campos de exterminio nazi. Menos de 100 sobrevivieron.

Malhechores anti-israel y otros activistas expresaban ira por la aparición de Netanyahu, criticando con rabia la presencia judía en Judea y Samaria y el bloqueo a la Franja de Gaza.

Macron lo llamó un «gesto natural» por invitar a Netanyahu, pero insistió en una entrevista el domingo en el diario Journal du dimanche que “no está tratando de confundir el tema de la conmemoración y las relaciones franco-israelíes”.

Macron mantuvo conversaciones separadas con Netanyahu.