Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Sobrevivientes franceses del Holocausto celebran Bar y Bat Mitzvah en el Muro Occidental

Por: Ilanit Chernick / En: Jpost / Traducción de Noticias de Israel

“Hago esto por mi madre, la llevaron a Auschwitz y nunca volvió a casa”. Estas fueron las palabras de Jacques Innedjian, sobreviviente del Holocausto, que celebraba su bar mitzvah por primera vez como hombre a finales de sus 80 años.

Innedjian fue uno de los 80 sobrevivientes franceses del Holocausto, muchos de los cuales quedaron huérfanos o se escondieron durante la Shoah, que celebraron sus bar y bat mitzvahs por primera vez. El viaje a Israel fue organizado por la rama educativa de la Agencia Judía Israel Experience y el Fondo Social Judío Unido de Francia en Israel (FSJU).

Innedjian le dijo al diario Jerusalem Post que no puede describir los sentimientos que tenía sobre la celebración de su bar mitzvah en el Muro Occidental.

“Es una sensación que me sacude todo el cuerpo”, dijo, mostrando su brazo con un número tatuado en él. “Este número era el número de mi madre, es lo único que me queda de ella. Me tatué su número en el brazo para que estuviera conmigo dondequiera que fuera.

“Soy la víctima más extraña, soy hijo de dos genocidios”, continuó. “La familia de mi padre fue víctima del genocidio armenio y mi madre fue asesinada en el Holocausto”.

Añadió que su padre había perdido a su hermano gemelo durante el Genocidio Armenio.

Después de que su madre fuera llevada a Auschwitz, Innedjian fue escondido.

“No recuerdo de dónde estaba escondido ni de dónde vengo… No puedo hablar más de esto, no quiero llorar”, dijo mientras se le llenaban los ojos de lágrimas. “Es demasiado emocional para mí”.

Para Innedjian, siempre fue un sueño visitar Israel. “Y hay una parte de mí que espera que mientras esté aquí, yo también muera aquí”.

Dijo que durante años ha intentado superar su pérdida.

“Sé que mi madre hubiera querido que siguiera adelante con mi vida, que estudiara, que viviera y que hiciera todo lo que toda la gente hace, pero nunca fui capaz de superar el trauma”, dijo.

Para Amar Joseph, ponerse tefilín en el muro occidental fue un “momento mágico para mí”, en su primer viaje a Israel.

“Todo esto es muy abrumador y emotivo para mí: he venido aquí en memoria de mi familia, para conmemorarlos y la forma en que fueron asesinados en el Holocausto”, dijo.

Joseph dijo que mantener viva la tradición judía es extremadamente importante y ayuda a “preservar la memoria de mi familia”.

Recordó que sus tíos fueron enviados a Auschwitz “y nunca volvieron”, mientras él estaba escondido. Justo antes del final de la guerra, fue capturado y enviado al campo de tránsito de Drancy en París.

“Pero, afortunadamente, fuimos felizmente liberados tres meses después”, dijo Joseph.

Como parte de los eventos del día, el grupo dio una visita especial de los túneles subterráneos del Muro Occidental. A pesar de tener entre 80 y 90 años, muchos caminaban por los senderos rocosos con facilidad.

Después, los hombres fueron llevados al Kotel para ser bar mitzvah, mientras que las mujeres fueron llevadas al lado de las mujeres para aprender sobre la importancia de un bat mitzvah, para celebrar el hito, y para escribir notas para colocar en la pared.

Las lágrimas corrían por los rostros de las mujeres mientras celebraban y rezaban en el Muro Occidental, muchas de ellas por primera vez en sus vidas.

Varias de las mujeres hablaron de sus desgarradoras historias del Holocausto, y algunas dijeron que era demasiado doloroso hablar de sus experiencias.

Rose Coneon se sintió profundamente conmovida por la experiencia.

“Hay algo eléctrico en el aire, realmente se puede sentir”, dijo. “Siempre que hay una ceremonia para Francia en algún lugar del mundo, me emociono mucho, y aquí siento lo mismo porque estoy conectando con mi judaísmo, con mis raíces”.

Coneon dijo que cuando era una niña durante el Holocausto, se fue con sus padres al sur de Francia.

“Viajamos a pie a una pequeña aldea cerca de Toulouse”, dijo. “Me escondí con mi primo y mis abuelos, mientras mis padres, mi tía y mi tío caminaban por las montañas hacia España y se unieron a la resistencia en Argelia”.

Al preguntársele sobre sus experiencias, recordó que cuando tenía siete años y estaba escondida, no tenía nada con qué comer ni con qué jugar.

“Apenas había comida o juegos, y no podíamos ir a la escuela”, dijo, añadiendo que las personas que los escondían lograban conseguir ropa de la Cruz Roja para ellos.

“Era muy difícil de recordar”, añadió Coneon, mientras miraba el Muro de las Lamentaciones, “pero me siento muy bendecida de estar aquí”.

Nacida en 1937, la familia de Miriam Szmuel huyó de Polonia a París justo antes de que estallara la guerra.

“Me escondió una familia, ellos me salvaron”, dijo. “Estoy aquí por ellos”.

Para Szmuel, “es imposible no ser tocado cuando se visita el Muro Occidental… es muy conmovedor estar aquí”.

Cuando regresó con sus padres después del Holocausto, Szmuel dijo que era difícil al principio conectarse con ellos porque “eran como extraños para mí”. De repente tuve que llamarlos mamá y papá y no los conocía. También estaban muy tristes porque mi padre perdió a toda su familia. La hermana de mi madre pasó por Auschwitz y vivió con nosotros, y la esposa de mi tío y sus tres hijos también fueron asesinados”.

A pesar del profundo efecto psicológico que esto tuvo en ella, Szmuel se casó.

“Soy madre y abuela”, dijo triunfante. “Y aún hoy en día trabajo como profesor de yiddish”.

El director general de Israel Experience, Amos Hermon, explicó en relación con el viaje que “la experiencia israelí es siempre muy entusiasta en cuanto a la organización de estos grupos. El propósito de estos viajes es dar a los participantes una visión completa y de calidad del país y darles una experiencia israelí digna de ese nombre”, dijo.

Añadió que la Agencia Judía trajo el grupo a Israel porque “continuaremos operando entre las comunidades judías para localizar a los sobrevivientes del Holocausto y a sus familias, dándoles la oportunidad de transmitir sus historias a las generaciones más jóvenes”.

Myriam Fedida, directora de la FSJU Israel, dijo que “Andre Katz y su equipo de Passerelles, el departamento de la FSJU que acompaña y apoya a los supervivientes del Holocausto y a los niños ocultos, ha realizado el increíble proyecto de traer a 80 de ellos a Israel”, y añadió que “hemos trabajado estrechamente con Israel Experience para garantizarles una experiencia increíble en Israel”.

Vía The Jerusalem Post

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More