Después de Ghouta, Siria mira a los rebeldes en Daraa, en la frontera de Israel

Por: Layal Abou Rahal y Rim Haddad | Traduce: © israelnoticias.com

(Mohamad Abazeed / AFP)
0

La captura de Ghouta Oriental es un hito significativo para el régimen sirio y allana el camino para que las tropas del gobierno se desplacen hacia el sur donde comenzó el levantamiento de siete años: Daraa, la provincia que toca la frontera de Israel.

Después de asegurar la capital de los cohetes mortales que una vez llovió desde sus suburbios, el presidente sirio, Bashar Assad, ahora tiene fuerzas listas para desplegarse en otras partes del país devastado por la guerra.

Los islamistas y jihadistas que controlan la provincia noroccidental de Idlib siguen siendo una amenaza, pero los analistas dicen que la prioridad de Assad probablemente será la provincia sureña de Daraa, donde las protestas contra su gobierno estallaron por primera vez en 2011.

Después de perder franjas de territorio por los rebeldes, el ejército sirio recuperó el control de más del 55 por ciento del país con la ayuda crucial de su aliada Rusia, según el analista Fabrice Balanche.

Su victoria más reciente es en Ghouta: el antiguo bastión rebelde que ahora ha sido neutralizado después de un asalto aéreo y terrestre y la evacuación de miles de rebeldes y civiles promovida por Rusia. Parte del asalto incluyó un ataque con armas químicas en la ciudad de Douma que mató a docenas e hirió a cientos.

“La liberación de Ghouta Oriental significa levantar la seguridad y la amenaza militar que representa para Damasco”, dijo Bassam Abou Abdallah, quien dirige el Centro de Estudios Estratégicos de Damasco.

“Después de Ghouta, es probable que el gobierno sirio se dirija hacia el sur, la situación actual en Daraa debe completarse”, dijo a la AFP.

El régimen dijo que retomó el Ghouta oriental el sábado después de un asalto de casi dos meses que mató a más de 1.700 civiles y los acuerdos de evacuación que llevaron a los rebeldes y a los civiles al ómnibus al norte de Siria.

‘Problema real’ de Daraa

Con Ghouta ahora bajo control, el único riesgo que se le plantea a Damasco proviene de unos pocos distritos del sur que aún pertenecen al grupo Estado Islámico, incluido el campamento palestino de Yarmuk.

El diario Al-Watan, que está cerca del gobierno, dijo que el ejército intentará “acabar” con esos distritos, pero los analistas creen que el interés real del régimen está en otra parte.

“Mantener algunos reductos de ISIS sirve a la narrativa del régimen para reconquistar el resto del territorio sirio”, dijo Julien Theron, profesor del Instituto de Estudios Políticos de París.

Dijo que el régimen podría volver a desplegar tropas para reforzar otros frentes contra los rebeldes, incluido Daraa, que describió como un “problema real”.

Soldados del ejército sirio se reúnen en un área en las afueras al este de Douma, mientras continúan su feroz ofensiva para retomar el último bastión opositor en Ghoutam Oriental el 8 de abril de 2018. (AFP)
Soldados del ejército sirio se reúnen en un área en las afueras al este de Douma, mientras continúan su feroz ofensiva para retomar el último bastión opositor en Ghouta Oriental el 8 de abril de 2018. (AFP)

La gran provincia de Daraa se encuentra al sur de Damasco y también comparte fronteras con Jordania y la parte israelí de los Altos del Golán.

Los rebeldes no jihadistas, respaldados por los Estados Unidos y Jordania, poseen casi tres cuartas partes y partes de la capital provincial, también llamada Daraa.

“El régimen se ha estado enfocando en la provincia de Daraa durante mucho tiempo, tratando de romper el territorio rebelde para llegar a la ciudad”, dijo Theron.

“Los rebeldes controlan la frontera sur de Siria, lo que ha socavado la imagen del régimen de ser el dueño de su propio territorio”, agregó.

Volver a tomar el cruce fronterizo de Nasib con Jordania, retenido por los rebeldes desde 2015, es un premio en particular, ya que podría traer recompensas financieras para un régimen con poco efectivo.

En el pasado, el cruce ha sido un punto de tránsito clave para el comercio entre Siria, Jordania y los países del Golfo.

Ghouta ‘lección’ para los rebeldes

Pero los analistas también dicen que el régimen de Assad deberá evitar cualquier escalada con Israel.

“Las áreas en el sur de Siria son particularmente sensibles porque están ubicadas entre Damasco, por un lado, y las fronteras jordana e israelí por el otro”, dijo el analista Sam Heller.

“Cualquier acción militar podría afectar la seguridad nacional de los tres países”, dijo el investigador del International Crisis Group.

Los combatientes de la oposición preparan municiones en la zona de al-Mushrifa, cerca de la ciudad de Khan Sheikun en la provincia de Idlib, controlada por los rebeldes en el norte de Siria, durante los enfrentamientos con las fuerzas gubernamentales el 2 de enero de 2018. (Omar Haj Kadour / AFP)
Los combatientes de la oposición preparan municiones en la zona de al-Mushrifa, cerca de la ciudad de Khan Sheikun en la provincia de Idlib, controlada por los rebeldes en el norte de Siria, durante los enfrentamientos con las fuerzas gubernamentales el 2 de enero de 2018. (Omar Haj Kadour / AFP)

Thomas Pierret, un especialista en Siria de la Universidad de Edimburgo, dijo que Daraa era el siguiente paso obvio para el régimen después de Ghouta, sobre Idlib.

“Daraa es probablemente más urgente por razones económicas y reabrir el comercio con Jordania”, estimó.

Assad se ha comprometido reiteradamente a recapturar “cada centímetro” del territorio sirio perdido entre los grupos armados desde 2011. Y aunque Idlib seguramente está en su punto de mira, los analistas dijeron que la compleja dinámica de la provincia podría ponerlo más abajo en su lista de prioridades.

Idlib está en manos de una serie de fuerzas rebeldes, islamistas y jihadistas que, en varias ocasiones, se han unido o combatido en batallas de influencia.

Tomar tales fuerzas de frente podría ser demasiado costoso para el ejército de Assad, dijo Theron. Además, Idlib se encuentra en la frontera con Turquía y ha sido objeto de negociaciones entre Ankara y Moscú, dijo Heller.

“Hasta nuevo aviso, Idlib no es uno de los objetivos del régimen de Damasco, ya que es rehén de los cálculos políticos mundiales más que militares”, dijo Heller.

“El destino de Idlib está vinculado a lo que está sucediendo detrás de escena en los acuerdos entre Turquía y Rusia”, dijo a la AFP.

Desde Damasco, Abou Abdallah dijo que esperaba que la misma táctica utilizada para capturar a Ghouta se aplicará para reconquistar Daraa e Idlib: “presión militar para llegar a un acuerdo o asentamiento sin presión militar”.

La caída de Ghouta a esa velocidad debería ser una lección tanto para Idlib en el norte como para Daraa en el sur”.

Vía The Times of Israel

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies