Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Israel está en camino a estar gravemente superpoblado, según estudio

Por: Tamara Zieve

CORTESÍA DE LA POLICÍA DE ISRAEL

Para el año 2065, la población de Israel será de 20 millones y está en camino de convertirse en el país más poblado de la OCDE, según un estudio publicado este mes por la Institución Shoresh.

Ya se sabe que Israel tiene las tasas de fertilidad más altas en el mundo desarrollado y los hallazgos de la Institución Shoresh muestran que la tasa de Israel se mantiene en una liga propia de 3.1, casi un niño por familia más que en México, que está detrás del Estado judío en la lista.

Si bien el país a menudo celebra la alta tasa de fertilidad de Israel, el presidente de la Institución Shoresh para la Investigación Socioeconómica y un economista en la Universidad de Tel-Aviv, el profesor Dan Ben-David utilizaron su estudio para advertir que Israel se dirige hacia una situación insostenible de sobrepoblación. La productividad laboral y una brecha poblacional severa.

Con 8,8 millones de personas a fines de 2017, Israel ya es el cuarto país más poblado de la OCDE, detrás de Bélgica, Países Bajos y Corea, siendo este último el más poblado pero con las tasas de natalidad más bajas (1.2).

Según el estudio, para 2065, el pronóstico es de 922 israelíes por kilómetro cuadrado, dos veces y media la densidad de población actual de Israel.

El estudio de la Institución Shoresh muestra que ya en la actualidad, la tasa de dependencia de Israel, es decir, la proporción de la población en edad no laboral con respecto a la población en edad que trabaja, es la más alta en la OCDE: 64,2%, según los datos de 2015.

Ben-David predice que la carga económica futura se verá exacerbada por la composición interna de las tasas de fertilidad de Israel, con los últimos datos de la Oficina Central de Estadísticas de 2016 que ubican las tasas actuales de fertilidad haredi en poco menos de 7 hijos por familia, mientras que la tasa promedio entre los musulmanes es de 3.29,  respecto a los judíos religiosos / tradicionales un poco más de 3, y los drusos, cristianos y judíos seculares un poco más de 2.

El informe señala que incluso entre la proporción de la población en edad de trabajar del país, la proporción que no participa en la fuerza laboral es mayor que en la mayoría de los países de la OCDE. “Por lo tanto, la carga sobre los hombros restantes de quienes trabajan es alta y se puede esperar que aumente sustancialmente en el futuro”, señala el instituto.

También destaca los datos de la OCDE de 2011-2014 que colocan a Israel en el sexto lugar de la parte inferior de la lista de los 34 países de la OCDE con respecto a los puntajes de alfabetización y capacidad numérica en los exámenes internacionales.
Los niños de habla árabe de Israel representan una cuarta parte de los alumnos de primer grado, señala el instituto. Sus puntajes promedio en matemáticas, ciencias y lectura en los exámenes internacionales están por debajo de los de muchos países del Tercer Mundo. Además, la mayoría de los niños haredi, que representan casi una quinta parte de los alumnos de primer grado en Israel, ni siquiera participan en los exámenes internacionales y muchos no estudian los temas del plan de estudios básico.

Ben-David dice: “los grupos de población con las tasas de fertilidad más altas en Israel están recibiendo una educación que no les permitirá apoyar una economía desarrollada en el futuro, con todas las implicaciones de seguridad nacional que esto tendrá en la capacidad futura de Israel de existir en la región más violenta del planeta”.

“La dirección a la que se dirige Israel actualmente es clara”, dijo Ben-David. “Esto está llevando a mucho más que un grave hacinamiento y un uso excesivo de los recursos muy limitados del pequeño país. “La composición de la población en rápido crecimiento está llevando a un resultado final que se extenderá más allá de lo inhóspito a lo insostenible en términos de la capacidad de Israel para financiar sus necesidades y proteger sus fronteras”.

“Si bien es obligatorio un cambio en las políticas gubernamentales que han fomentado altas tasas de fertilidad, desde la eliminación de los beneficios infantiles hasta la eliminación de los beneficios de vivienda hasta la suspensión de los tratamientos de fertilidad subsidiados para familias con muchos hijos, su efecto será más en términos de señales a la sociedad sobre un cambio en las prioridades nacionales ya que su impacto general en la fertilidad ha sido marginal en el mejor de los casos”, continuó Ben-David.

“La ruta principal hacia un cambio significativo en las tasas nacionales de fertilidad se encuentra en otra parte, abriendo las compuertas de educación y permitiendo que el conocimiento ya existente en sus mejores instituciones de educación superior fluya a todas las escuelas de Israel. La educación no es solo un factor importante para determinar el bienestar económico personal. “Como ha sido el caso en el mundo desarrollado, y en Israel, las tasas de natalidad no son inmunes al impacto profundo que la educación tiene en los niveles de vida”, concluyó Ben-David.

Vía Jerusalem Post

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

SUSCRIPCIÓN
$0.00 El primer mes
  • A partir del segundo mes:
  • $1.37
  • Mensual
  • Discount Code: prueba