Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Talibanes justifican el atentado terrorista del 11 de setiembre en reciente video

Por: Tzvi Joffre / En: Jpost / Traducción de Noticias de Israel

REUTERS

El video de Talibán publicado a principios de este verano justificó los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 como causados por las “políticas intervencionistas” de Estados Unidos.

“Esta fuerte bofetada en sus caras fue la consecuencia de sus políticas intervencionistas y no de nuestras acciones”, dice una voz en el video que muestra el vuelo 175 de United Airlines golpeando el World Trade Center. El vídeo, titulado “Umari Army (6)” fue producido por el brazo mediático oficial de los talibanes Al-Emara.

El video fue compartido con el público por la Fundación para la Defensa de las Democracias (FDD) y se publicó un artículo al respecto en el Long War Journal de la ONG.

En 2001, el mulá Omar Mohammad, ex líder de los talibanes, concedió una entrevista a Voice of America, en la que él también explicó que “Estados Unidos merecía los ataques del 11 de septiembre”. Esa entrevista fue publicada entonces por The Guardian.

“Todo el mundo tiene miedo de Estados Unidos y quiere complacerlo”, dijo Omar, mientras confirmaba que los talibanes no abandonarían a Osama bin Laden. “Pero los estadounidenses no podrán impedir tales actos como el que acaba de ocurrir porque Estados Unidos ha tomado al Islam como rehén.

“Estados Unidos ha creado el mal que lo ataca”, agregó Omar. “El mal no desaparecerá aunque yo muera y Osama muera y otros mueran. Los Estados Unidos deberían dar un paso atrás y revisar su política. Debería dejar de intentar imponer su imperio al resto del mundo, especialmente a los países islámicos”.

El vídeo del “Ejército Umari (6)” también incluye una declaración en la que se afirma que los talibanes “nunca aceptarán a un solo soldado ocupante”, según el Long War Journal.

Casi 3.000 personas murieron en los ataques del 11 de septiembre, en los que aviones secuestrados se estrellaron contra el World Trade Center de Nueva York. Por favor, también diríjanse hacia el Pentágono en las afueras de Washington, D.C. y un campo en Pensilvania.

El sábado por la noche, el presidente estadounidense Donald Trump tweeteó que había cancelado las negociaciones de paz planeadas con los talibanes después de que éstos admitieran haber llevado a cabo un ataque en Kabul en el que murieron un soldado estadounidense y otras 11 personas.

¿Qué clase de gente mataría a tantos para aparentemente fortalecer su posición de negociación? “¡No lo hicieron, sólo lo empeoraron! Si no pueden acordar un alto el fuego durante estas importantes conversaciones de paz, e incluso matarían a 12 personas inocentes, entonces probablemente no tengan el poder para negociar un acuerdo significativo de todos modos. ¿Cuántas décadas más están dispuestos a luchar?”

Los combatientes talibanes, que ahora controlan más territorio que en ningún otro momento desde 2001, lanzaron nuevos ataques contra las ciudades septentrionales de Kunduz y Pul-e Khumri durante la semana pasada y llevaron a cabo dos importantes atentados suicidas en la capital, Kabul.

Una de las explosiones se cobró la vida del sargento de primera clase Elis A. Barreto Ortiz, de 34 años, de Puerto Rico, con lo que el número de tropas estadounidenses asesinadas en Afganistán este año asciende a 16.

Time informó la semana pasada que el Secretario de Estado Mike Pompeo se negó a firmar un acuerdo de paz con los talibanes.

El acuerdo no garantizaría la presencia continuada de las fuerzas antiterroristas estadounidenses para combatir a Al Qaeda, la supervivencia del gobierno pro-estadounidense en Kabul, o incluso el fin de la lucha en Afganistán, según funcionarios familiarizados con las negociaciones de paz.

“Aún no hay acuerdo para firmar. Si hay un acuerdo que sea aprobado por todas las partes, incluido el presidente Trump, y si el secretario es el signatario apropiado, lo firmará”, dijo Morgan Ortagus, portavoz del Departamento de Estado, a TIME.

“Nadie habla con certeza. Ninguno”, dijo un funcionario afgano que participa en las sesiones informativas sobre el acuerdo. “Todo se basa en la esperanza. No hay confianza. No hay una historia de confianza. No hay evidencia de honestidad y sinceridad por parte de los talibanes”.

Los grupos insurgentes continúan negociando con los Estados Unidos y han exigido que todas las fuerzas extranjeras se vayan.

Estados Unidos puso fin a su papel de combatiente en 2014, aunque aún quedan 20.000 soldados estadounidenses y de la OTAN. El personal del ejército entrena y apoya a las tropas afganas que luchan contra los talibanes. Temen que las tropas de Afganistán queden vulnerables si los EE.UU. se van.

Vía The Jerusalem Post

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More